Muere a los 86 años José Pérez Palmis, primer presidente del Consejo Social de la Universidad

José Pérez Palmis. /SUR
José Pérez Palmis. / SUR

Su labor altruista fue clave para la creación del Parque Tecnológico y en el impulso de mejoras sociales en La Palmilla

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

José Pérez Palmis, primer presidente del Consejo Social de la UMA, falleció ayer en Málaga a los 86 años tras una larga enfermedad. De origen murciano, se trasladó en 1975 para ejercer como delegado del Banco Exterior, entidad en la que antes había ocupado puestos de responsabilidad en Valencia centrados en la actividad con empresas. Desde el final de su vida laboral, este licenciado en Derecho tendría un papel muy activo al frente del Consejo Social de la Universidad, un puesto al que le animó a optar el dirigente socialista Carlos Sanjuán por sus contactos con el mundo empresarial.

Desde este foro de participación para mejorar la relación entre la UMA y la sociedad malagueña le dio un decisivo impulso al Parque Tecnológico de Andalucía como presidente de la Asociación para la Investigación y la Tecnología (ASIT), una entidad sin ánimo de lucro creada ex profeso y que gestionó el proyecto Cetecom, uno de los primeros centros públicos de investigación.

Pérez Palmis estuvo en ese grupo inicial –junto a ingenieros malagueños como Felipe Romera, Luis Ignacio Martínez y Francisco Núñez, entre otros–, que se implicaron en el arranque del PTA bajo el empuje político del alcalde Pedro Aparicio para atraer a Málaga inversión tecnológica. Movido siempre por un espíritu de lucha altruista, Pérez Palmis empleó energías en favorecer también mejoras en La Palma-Palmilla, barrio del que siempre decía –y escribía –que «tiene el récord mundial del aguante y de las promesas incumplidas». Al frente de ASIT está ahora su hijo Tomás, que ya le ayudaba allí cuando empezó en 1989 en un espacio cedido en la parroquia del barrio. Desde el local municipal que ocupa desde hace años su Centro de Software y Tecnología Libre, sus miembros fomentan las oportunidades educativas con especial acento en la alfabetización digital.

Una de sus actividades es el reciclado de ordenadores usados cedidos por empresas y administraciones para ponerlos al servicio de las familias y entidades sociales que trabajan en el barrio, donde ASIT ha facilitado la contratación de 2.000 personas a través de su centro de empleo. En su discurso de agradecimiento al cumplirse los 20 años del Consejo Social, el siempre ingenioso y ambicioso filántropo Pérez Palmis propuso crear «un centro del conocimiento con tres módulos: ciencia, tecnología y humanidades para crear empleo e innovar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos