Julio Ruiz Palmero: «El uso del móvil en clase llegará a ser algo normal»

Ruiz, en el salón de actos de Ciencias de la Educación./Álvaro Cabrera
Ruiz, en el salón de actos de Ciencias de la Educación. / Álvaro Cabrera

Presidente comité organizador 6.º Congreso TIC. Profesor titular de Tecnología Educativa, asegura que los docentes no pueden dar la espalda a la realidad que los alumnos viven fuera del aula

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

El congreso internacional Buenas Prácticas con TIC, que se desarrolla en la Facultad de Ciencias de la Educación hasta el viernes, alcanza su sexta edición, organizado por la Universidad de Málaga, a través del grupo de investigación Innoeduca, y el Centro de Profesores de Málaga.

¿Quién cree que plantea más reparos a las nuevas tecnologías en el aula, los padres, los profesores o los alumnos?

–Sin duda, los padres. Por miedo o desconocimiento de lo que hacen nuestros hijos con la tecnología. También hay un problema de formación, muchos no han crecido en este ambiente tecnológico que tienen ahora los jóvenes y creen que puede tener efectos perversos.

¿Cómo se puede superar ese miedo?

–Yo recomendaría que se acerquen a la tecnología sin miedo, que se pongan con sus hijos cuando están utilizando el móvil o en las redes sociales. Que no vivan en un mundo aparte respecto a sus hijos.

Lo habitual en colegios e institutos es la prohibición del uso del móvil, ¿cree que llegará el momento en que sea una herramienta de trabajo para el alumno?

–Sí, el uso del móvil llegará a ser algo habitual. Y no tardará mucho. Si se está haciendo un trabajo y hay que buscar información, o compartir una foto, es el instrumento al que ellos están habituados y que utilizan con agilidad.

Muchos centros educativos lucen una placa con la denominación ‘Centro TIC’. ¿Qué deberíamos encontrar dentro?

–Un espacio de trabajo colaborativo, un ambiente de protagonismo por parte del alumnado en todo el proceso, una nueva metodología en la que hayamos superado la transmisión unidireccional profesor-alumno, que hoy día ya no tiene sentido. Porque el alumno en cualquier momento coge su ‘smartphone’, tableta u ordenador y consulta lo que quiere y tiene más información de la que el profesor puede darle. En definitiva, lo que debe encontrar en un centro TIC son estrategias de aprendizaje, estrategias para buscar, seleccionar y organizar esa información para provocar en ellos el conocimiento.

Imagino que también ordenadores...

–La administración educativa se ha dedicado a llenar las aulas de tecnología, con el fin de que baje la ratio ordenador/alumno o tablet/alumno. Pero la clave no está en poner más material, sino que esta inversión vaya acompañada de planes de formación. Es cierto que se ha hecho mucha inversión en tecnología por parte las administraciones, pero la clave no es solo la tecnología que tiene que estar, y tiene que haber una conectividad wifi y fibra, que eso no sea un problema, pero no centrarnos solo en eso, la clave está en nosotros, en los docentes.

¿En qué sentido deben actuar los docentes?

–Con la tecnología no vamos a conseguir nada si no va acompañada de una buena planificación didáctica, de una buena metodología y de unos cambios en los procesos de aprendizaje.

Entiendo por lo que dice que no basta con tener una pizarra digital para ser un docente ‘tic’.

–En absoluto. La tecnología tiene un efecto llamada, que dura dos o tres días. Pero si no va acompañada de una propuesta metodológica y de un plan de trabajo no hacemos nada. Es la pedagogía la que debe llevar la iniciativa, y la tecnología un instrumento a su servicio.

Por lo que dice usar la tecnología no siempre es sinónimo de innovación...

–La innovación es una cosa y la tecnología es otra. La innovación puede ir acompañada de la tecnología, pero no siempre la tecnología supone que se haga innovación. De hecho, se ha innovado a lo largo de la historia de la educación y no había tecnología. El hecho de usar la tecnología no va a hacer a un profesor más moderno ni más innovador.

Entre los ponentes cuentan con Rosa Liarte, profesora malagueña que fue finalista de los premios a los profesores más innovadores. ¿Cree que es un caso excepcional?

–Hay muchos colegios y profesores que trabajan y muy bien, aunque sin esta repercusión. Rosa es un referente en el ámbito no universitario y, además de todo lo que hace, es muy meritorio que haya sido capaz de dinamizar a todo el profesorado del centro. Lo que pasa es que muchos docentes no comparten lo que hacen, por miedo, vergüenza o complejos y no son conscientes del valor de compartir el conocimiento.

Como matemático de formación, quisiera preguntarle por la falta de profesores de esta especialidad en los institutos...

–Es algo que me sorprende, lo he visto en los periódicos, y en los contactos con antiguos compañeros. Cuando estudié Matemáticas éramos 300. Ahora creo que no llegan a 50. Están dando Matemáticas profesores de Dibujo Técnico, y eso redunda claramente en la calidad de la enseñanza.

Fotos

Vídeos