La falta de profesoras en algunas carreras impide la prometida paridad en UMA

Una clase de Electrónica Digital, con sólo alumnos./Álvaro Cabrera
Una clase de Electrónica Digital, con sólo alumnos. / Álvaro Cabrera

Los nuevos estatutos deberían haber incluido una ‘garantía’ de igualdad en las listas, pero en algunos centros hubiera sido imposible por la escasa presencia femenina

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La prometida igualdad hombre-mujer en las listas electorales para los órganos de representación de la Universidad de Málaga se ha topado con la realidad del escaso número de profesoras en algunas escuelas y facultades, sobre todo las de ingenierías, lo que ha hecho inviable la pretensión de una paridad completa en los órganos colegiados, como había propuesto el Rectorado. En pleno proceso de debate de unos nuevos estatutos para la UMA, el equipo de gobierno envió un proyecto con la redacción propuesta que sirve de base para el trabajo de la comisión encargada de la reforma. En su artículo 11.2, sobre igualdad e la elección de representantes, en la propuesta del Rectorado se indicaba que «en las elecciones a órganos colegiados, se garantizará la presencia equilibrada entre mujeres y hombres en las listas electorales». Tras su paso por la junta de portavoces claustrales, la redacción se ha matizado y de ‘garantizar’ la paridad ha quedado en ‘promoverá’.

Noticia relacionada

La UMA ha iniciado el proceso para la reforma de sus estatutos. Según la normativa, corresponde al rector presentar un anteproyecto normativo, del que se da traslado a los grupos claustrales para que presenten enmiendas. De acuerdo con los estatutos de la UMA, son colegiados los órganos generales, es decir, el consejo social, el consejo de gobierno y el claustro universitario. También lo son las juntas de facultad o escuela y los consejos de departamento.

Porcentaje 60-40

De todos estos órganos citados en los estatutos, pocos cumplen la proporción paritaria a la que aspira el Rectorado. En el equipo de gobierno son 9 hombres y 7 mujeres. También es paritaria la representación en el consejo social (13 hombres y 13 mujeres) y en el claustro (165 hombres (56%) y 128 mujeres (44%).

La Ley de Igualdad estableció que las listas debían ser paritarias, pero no impone un número igual de hombres y mujeres, sino que la proporción de unos y otras en las candidaturas electorales no puede ser inferior al 40% ni superior al 60%. Esta proporciones, 60-40, que se fijó para las listas electorales, es la que, por extensión, se utiliza para valorar la representación de las mujeres y los hombres. De esta manera, el claustro también sería paritario (44% de mujeres y 56% de hombres), pero no así el consejo de gobierno: de sus 55 miembros, 34 son hombres (el 62%) y 21 mujeres (38%). Como se aleja del porcentaje 60-40, se entiende que no es paritario.

Junta de centro

Las juntas de centro son, según los estatutos, el órgano de gobierno de cada escuela o facultad. Está compuesta por el decano o director y el secretario, que son miembros natos, y 31 electos. De estos, 17 son profesores con vinculación permanente.

En las juntas de centro el desequilibrio hombre/mujer es mucho mayor, y ha sido uno de los motivos que han obligado a la junta de portavoces a matizar la propuesta inicial. Son las escuelas de ingenierías donde la presencia de la mujer es minoritaria. Destaca la ETSIde Telecomunicación, con sólo 6 mujeres en su junta de centro. En Telecomunicación hay 33 mujeres entre su personal docente e investigador, de un total de 155. «Con esa cifra está claro que tendríamos más complicado que otros centros alcanzar la paridad exacta», señala su director, Fabián Arrebola. En Informática hay una mujer más en la junta de centro, 7. Ernesto Pimentel, su director, también reconoce la dificultad de alcanzar esa paridad, tanto por el escaso número de profesoras como también de alumnas. En Ingenierías Industriales son 10 las mujeres en junta de centro, aunque el equipo directivo está mas equilibrado: 6 hombres y 4 mujeres. Aún así, su director, Alejandro Rodríguez, sostiene que la paridad en las listas «sería prácticamente inviable» en su centro.

Una situación diametralmente opuesta se da en Ciencias de la Educación. Es el centro con más mujeres en su junta, hasta 22, con lo que también incumple los parámetros de paridad. Y es que, como reconoce la decana, Rosario Gutiérrez, «aquí el alumnado y el profesorado es mayoritariamente femenino».

Fotos

Vídeos