Económicas recupera los antiguos barracones ante la falta de espacio en la facultad

En los barracones, que tienen ya 40 años, se habilitarán cuatro aulas y se conectará mediante un camino con la facultad. /Migue Fernández
En los barracones, que tienen ya 40 años, se habilitarán cuatro aulas y se conectará mediante un camino con la facultad. / Migue Fernández

La UMA solicitó levantar dos plantas sobre la cafetería, pero Urbanismo retrasa la autorización porque el campus de El Ejido está afectado por un plan especial

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los estudiantes de Económicas volverán a los antiguos barracones levantados detrás del Rectorado y el Paraninfo de la Universidad, en El Ejido. La falta de espacio en este centro ha obligado a pensar en estas viejas infraestructuras, que acumulan 41 años de antigüedad: se levantaron en 1977 cuando fue necesario derribar el primer edificio de la facultad por problemas estructurales.

La facultad solicitó y el Rectorado tramitó una reforma del actual edificio para ganar espacio, con dos plantas sobre la actual cafetería, que habrían sumado cuatro aulas polivalentes a las infraestructuras del centro. Pero Urbanismo está retrasando la autorización de la obra ya que El Ejido está afectado por un plan especial, el que tiene que desarrollar y reordenar los usos del campus una vez la Universidad de Málaga traslade todos sus centros a Teatinos. Fruto de este acuerdo entre Ayuntamiento y UMA es la cesión de estos antiguos barracones al municipio, para el uso de asociaciones y colectivos del barrio. Aunque ha quedado uno de ellos aún en propiedad de la UMA, que es el que será rehabilitado para nuevas aulas. El presupuesto para esta intervención es de 250.000 euros.

El decano de Económicas, Eugenio Luque, justifica el proyecto de ampliación por el «grave problema de espacio que padecemos» ya que, como ha pasado en otros centros, los nuevos planes de estudios obligan a grupos más pequeños. «Algunas aulas las hemos podido dividir, pero aún así nos faltan clases, tanto para los estudios de grado y, sobre todo, para los másteres y títulos propios». El proyecto de ampliación sobre la cafetería «cubría nuestras necesidades, ya que contemplaba aulas grandes, pero modulares, que se podían subdividir en función del número de alumnos». Pero al no ser posible la nueva construcción, el Rectorado les ha planteado la posibilidad de utilizar uno de los antiguos barracones, que aún no ha pasado a propiedad del Ayuntamiento. «Yo inauguré esos barracones, como alumno, en 1977», recuerda Luque, quien no pensaba que los estudiantes de su centro tuvieran que volver a esas viejas instalaciones, que tienen ya 41 años.

Aulas provisionales mientras se levantaba la nueva escuela

La facultad, denominada en un principio de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales, se aprobó por el Gobierno en 1963, aunque entonces dependiente de la Universidad de Granada. José Jiménez Blanco fue su primer decano, y ocupó de manera provisional el edificio del actual Archivo Municipal, en la Alameda Principal. El 7 de octubre de 1965 comenzó a impartir enseñanzas. Unos meses antes, el 10 de abril, se había colocado la primera piedra de la futura facultad en unos terrenos cedidos por el Ayuntamiento y la Diputación en El Ejido. El 9 de diciembre de 1967 se inauguró el nuevo edificio, siendo decano Alfonso García Barbancho. En el libro sobre el 50 aniversario de la facultad, Juan Francisco Zambrana Pineda, José Juan Benítez Rochel y Víctor Manuel Heredia Flores señalan que este primer edificio «no se construyó bien, tuvo problemas aún antes de su apertura, exigió diversas actuaciones y finalmente fue abandonado para su derribo en el verano de 1977», añaden los autores.

El proyecto, que tiene un presupuesto de 250.000 euros, contempla la rehabilitación completa de uno de estos barracones, para adaptarlo y construir dos aulas grandes y dos pequeñas, así como aseos. Además, se hará un camino para integrar este edificio en la facultad. Este barracón se encuentra justo detrás del Paraninfo de la UMA.

Solución de urgencia

La vicerrectora de Smart Campus, Raquel Barco, señala que «ante la imposibilidad de materializar el proyecto de ampliación de la facultad, o que se retrase en exceso la autorización municipal, hemos tenido que buscar esta solución de urgencia». Aunque los barracones tienen ya cuatro décadas, se va a realizar una intervención integral, desde suelo a fachadas, nuevas instalaciones, aire acondicionado, etcétera, con el objetivo de conseguir cuatro nuevas aulas en un espacio de 280 metros cuadrados. Es el único de los antiguos pabellones que aún no han pasado a propiedad municipal, confirma la vicerrectora. De hecho, se colocó una valla metálica que separa el resto de barracones de este que aún es propiedad de la Universidad de Málaga.

Tanto el decano como la vicerrectora de Smart Campus han coincidido en confiar que estas nuevas instalaciones estén terminadas para que puedan utilizarse el próximo curso académico.

Menos plazas de nuevo ingreso a la espera de que se autorice un segundo doble grado

La Facultad de Económicas va a reducir su oferta de plazas de nuevo ingreso para el próximo curso. Al menos será la propuesta que presenten al Rectorado, y que tendrá que ser aprobada en consejo de gobierno. El centro no tiene capacidad para tantos estudiantes, argumenta el decano, que para este curso tenía un cupo de entrada de 740 alumnos, «aunque siempre entran más, hay situaciones sobrevenidas, como traslados de expedientes, que se tienen que atender». Ya el curso pasado se produjo una reducción de 30 plazas respecto al anterior, 20 en ADE y 10 en Finanzas. Para el próximo se plantea un nuevo ajuste en Administración y Dirección de Empresas, con una propuesta de 250 plazas de nuevo ingreso, 30 menos que las que se han ofertado en el actual. El doble grado de ADE y Derecho mantiene sus 75 plazas y el grado de Economía las 120. Sí se prevén modificaciones en el grado de Finanzas y Contabilidad. Este año ha tenido 190 plazas de nuevo ingreso (diez menos que el anterior). El centro ya solicitó el año pasado la implantación de un nuevo doble grado, el de Finanzas y ADE. En caso de que sea aprobado, la oferta de plazas prevista será de 115 para el grado de Finanzas y 75 para el nuevo doble grado. «Tenemos el compromiso del rector de que este año sí se nos autorizará, así que estamos trabajando con la previsión de incrementar nuestra oferta académica, pero con algunas plazas menos», señala Eugenio Luque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos