La UMA busca a los mejores estudiantes

Estudiantes, en uno de los patios centrales de la Escuela de Ingenierías Industriales./SUR
Estudiantes, en uno de los patios centrales de la Escuela de Ingenierías Industriales. / SUR

Diez carreras de la Universidad de Málaga han exigido una nota superior a diez. Son el doble que hace cinco años

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Llegar a la universidad no es fácil, y más complicado resulta estudiar lo que se quiere o se ha soñado. El acceso a la universidad se endurece y las notas son cada vez más altas. En la Universidad de Málaga, además de las diez carreras que han exigido más de un 10 (sobre 14), hay 15 que han quedado por encima del 9 y un total de 27 de sus 65 titulaciones que han tenido una nota de corte por encima de 8. En términos globales, en 26 titulaciones ha subido la nota de acceso (lo que representa casi el 40 por ciento de los grados), en 19 ha quedado igual y en 20 bajó la nota respecto al curso anterior. En 24 de las titulaciones se ha podido entrar con un 5 de nota media entre Bachillerato y selectividad.

La situación en las distintas escuelas y facultades es muy desigual y se dan circunstancias curiosas en varios grados. Así, Matemáticas ha pasado de 5 a 9,407, Informática de 5 a 8,171, Robótica de 5 a 11,16, entre las que más han subido su nota de acceso en los últimos años. En otros casos, la bajada es significativa, como sucede con Fundamentos de Arquitectura –antes Arquitectura–, que de un 11 hace unos años ha pasado a quedarse este curso por encima de un 5. Medicina se mantiene imbatible, por encima de un 12,6, muy cerca de universidades con mucha más tradición, como Granada o Sevilla, con un 12,7, pero con la particularidad de que Málaga oferta muchas menos plazas (170 frente a las 253 de Granada o 291 de Sevilla). Y con más nota que una universidad centenaria como la de Salamanca (12,35).

En 26 de las 65 titulaciones de la UMA este curso ha subido la nota de corte, con 27 grados por encima de un 8 de nota de selectividad

Matemáticas y algunas ingenierías son los grados en los que la nota de acceso ha repuntado con más fuerza

Después de varios años anclada en un 5, la nota para el acceso a Ingeniería Informática ha experimentado un fuerte repunte, hasta colocarse en solo tres años en un 8,2. Más nota exige Ingeniería de Software, que ha duplicado su nota en cinco años para situarse rozando el 10. «En realidad, los tres grados en el ámbito de informática han contemplado un avance sustancial en relación a su nota de acceso», señala el director de la escuela, Ernesto Pimentel. Esta demanda, en opinión de Pimentel, «es reflejo de la trascendencia que la informática tiene en el tejido productivo y la valoración de las empresas de nuestros titulados, lo que está suponiendo un aumento de la oferta laboral orientada a estas disciplinas. Todo ello está contribuyendo positivamente a la valoración y percepción de la sociedad de los titulados en el ámbito de la ingeniería informática», afirma.

Cubiertas todas las plazas

En su escuela ‘hermana’, Telecomunicación, los cinco grados que oferta se han quedado en un 5 de nota de acceso. Su director, Fabián Arrebola, señala no obstante que «continuamos en una tendencia positiva», y que la escuela ha cubierto toda su oferta. Incluso «se ha superado», afirma, pues del cupo de entrada, 335 plazas, finalmente se han matriculado de nuevo ingreso 376 alumnos, en parte por los traslados de expedientes. El curso pasado fueron 357 los estudiantes de nuevo ingreso.

Noticia relacionada

La Facultad de Ciencia imparte el grado con segunda mayor nota de acceso, Bioquímica, que este curso se quedó en un 11,895. Matemáticas ha superado el 9 y Biología se ha quedado rozando esta nota. Su decano, Antonio Flores, considera que la buena nota de Biología puede ser por el ‘efecto arrastre’ de Bioquímica: muchos alumnos se quedan fuera de esta última y eligen como segunda opción Biología por afinidad. El caso de Matemáticas es diferente. Desde el curso 210/11 y durante cuatro seguidos se quedó en un 5, y no se completaban las plazas. Y en cuatro años se ha colocado en un 9,4. «Hay una gran demanda de matemáticos, es una titulación ‘de moda’ en cierta medida, no hay paro y las empresas los demandan con insistencia. Incluso en educación se han quedado sin profesores y este año se han abierto bolsas extraordinarias para poder cubrir sustituciones», indica Antonio Flores. En cambio, Ciencias Ambientales o Ingeniería Química son carreras que empezaron con nota de acceso alta, pero a las que estos últimos cursos se accede con un 5. «El problema es que algunos alumnos llegan a estas carreras por exclusión, muchos incluso proceden de bachilleratos que no es el de Ciencias, con lo que luego tienen grandes problemas», lamenta.

En su contexto

7.622 estudiantes
de nuevo ingreso se matricularon el pasado curso en títulos de grado y 1.797 en másteres oficiales.
¿Qué es la nota de corte?
Es la nota del último solicitante que es admitido en su titulación y centro y formaliza su matrícula, y dependerá cada curso del número de plazas que se oferten, el número de solicitantes que concurran por ella y las calificaciones que acrediten.

La Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales tiene dos de sus titulaciones por encima del 10, una situación que se ha mantenido en los últimos cuatro años. Se trata del doble grado en Administración y Dirección de Empresas y Derecho, que arrancó muy fuerte, en el curso 2011/12 ya por encima del 10. En el caso del doble grado de Administración y Dirección de Empresas y Economía, comenzó a impartirse en el curso 2013/14, con un 7,994 de nota de corte, aunque al curso siguiente ya rebasó el 10, y así se ha mantenido.

Los grados simples también exigen buena nota, en torno al 8, mientras que Finanzas se queda en un 5, «quizás por ser el título menos conocido», explica su decano, Eugenio Luque, para quien las titulaciones de Económicas «gozan de un alto reconocimiento». Muchos estudios colocan a Económicas entre las carreras del futuro, explica, al mismo nivel que las ingenierías. «Los estudiantes salen con una formación muy completa», afirma el decano. Pero avanza también que el futuro de la formación universitaria debe adaptarse a las necesidades que va a plantear el mercado y las empresas y que, en este sentido, se va a requerir una formación «más transversal y multidisciplinar», en la que los dobles títulos se presentan como una alternativa muy demandada.

Una situación inversa es la que se vive en la Facultad de Arquitectura. De una nota de 10 se ha pasado en siete años a un 5,74. Su director, Carlos Rosa, señala que es «un problema coyuntural» que afecta a todo el país. De hecho, indica que en muchas escuelas no han cubierto las plazas (Granada, Sevilla o A Coruña, por ejemplo). «Afortunadamente, en nuestra escuela, en el proceso de preinscripción siempre se han cubierto en junio y no hemos llegado a ofertar plazas en septiembre. Es de destacar que, aunque ha bajado la nota de admisión, nunca han quedado plazas libres para nuestros grados», afirma el director de Arquitectura.

Entre la vocación y el empleo

El vicerrector de Estudiantes, José Francisco Murillo, considera que resulta difícil analizar qué lleva a un estudiante a tomar la decisión sobre la carrera a estudiar. En muchos casos es vocacional, en otros se llevan por las posibles salidas. El caso es que hay estudiantes con buen expediente que se inclinan por estudios que exigen menos nota. «Hay un abanico muy amplio de carreras y hay algunas claramente vocacionales», señala. En otros casos, los estudiantes y sus familias tratan de vislumbrar cuál puede ser la mejor salida profesional, «pero estamos en un momento de grandes cambios, lo que hoy parece que puede tener salida dentro de cinco años puede haber cambiado, o empleos del futuro que ahora mismo no se estudian. Tenemos que acostumbrarnos a vivir en esta situación de perplejidad», afirma el vicerrector.

Las buenas notas de los alumnos tienen un reflejo en el rendimiento posterior. «Tenemos muy buenos estudiantes», afirma el vicerrector. «Llegar a la universidad con una nota superior a 10 indica que detrás hay muy buena ‘materia prima’». Pero hay ocasiones en que la calificación no condiciona el desarrollo de los estudios y se dan casos de jóvenes que llegan con una nota justa y luego tienen un rendimiento excelente y, por el contrario, quien elige una determinada carrera que exige una nota alta y luego se da cuenta de que no es lo que esperaba. «Por esto insistimos a los estudiantes en que piensen muy bien su elección», dice Murillo Mas.

Notas de corte

Medicina 12,631

Bioquímica 11,895

Fisioterapia 11,675

Robótica 11,16

Econ.+ADE 11,43

ADE+Derecho 10,959

Enfermería 10,696

Ing. Mec+D 10,49

Trad e Inter. 10,439

E. Primaria (inglés) 10,045

Criminología 9,95

I. Software 9,87

Matemáticas 9,407

Periodismo 9,126

Biología 8,973

Bellas Artes 8,919

C. Audiovisual 8,67

ADE8,61

T. e Int. Frances8,444

Terapia Ocupacional 8,42

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos