Profesores asociados de la Universidad de Málaga crean una plataforma para exigir su promoción profesional

Pabellón de gobierno de la UMA, en el campus de El Ejido./Fernando González
Pabellón de gobierno de la UMA, en el campus de El Ejido. / Fernando González

En la UMA este colectivo supera el medio millar de profesores, el 26 por ciento de la plantilla de personal docente e investigador

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los profesores asociados de la Universidad de Málaga, que suponen una cuarta parte del personal docente e investigador (PDI) se han constituido en plataforma, una iniciativa con la que tratan de canalizar algunas de sus reivindicaciones. Ente las más importantes, sus derechos laborales y la posibilidad de promoción profesional dentro de la universidad. La asociación de profesores asociados de la UMA ha sido precisamente uno de los miembros fundadores de la plataforma estatal, que se constituyó hace unos días en Valencia para defender los intereses de un colectivo con una problemática muy similar en todas las universidades españolas y que ya ha mantenido contactos con representantes políticos nacionales para tratar de modificar la Ley Orgánica de Universidades, de manera que se incorpore una nueva figura contractual para acabar con la temporalidad de profesorado asociado.

Antonio Castro Higueras, del departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, es el portavoz de este colectivo en la UMA. Según los últimos datos correspondientes al curso 2016/17, en la UMA hay 474 profesores asociados, a los que hay que sumar otros 157 del concierto con instituciones sanitarias. Estos 631 profesores suponen casi el 26 por ciento de la plantilla total de PDI en la UMA (1.179 funcionarios y 1.266 laborales).

El colectivo de profesores asociados reclama estabilidad laboral, que se cumplan las sentencias que están reconociendo que se trata de personal indefinido y tener oportunidades de promoción profesional dentro de la universidad.

«Los propios rectores han reconocido que somos un colectivo de profesores pobres. Se nos paga a 5 euros la hora, y en estas condiciones no se puede alcanzar la excelencia que se pretende. Las universidades han dejado la docencia en manos de los asociados. La UMA no es la que peor está, ya que somos un 25% del PDI, pero hay casos de hasta un 70% de profesorado asociado», señala Antonio Castro.

LA UMA ha aprobado diez plazas de contratados doctores para la promoción de profesores asociados

Hay dos categorías de profesores asociados: 3+3 y 6+6 horas, es decir, tres o seis horas de docencia y otras 3 o 6 de tutorías. Pero todos emplean mucho más tiempo en la preparación de las clases, indica Castro, hasta cuatro horas de trabajo para preparar una clase de una hora. «Son horas que no se nos pagan, por la que no cotizamos, es un fraude de ley», asegura. De esta manera, la visión que tiene el colectivo es que «somos mano de obra barata para las universidades, que con la crisis ha decidido externalizar la docencia, subcontratándola a un colectivo mal pagado». Un asociado de 6+6 horas tiene un sueldo bruto mensual de 722 euros, siendo la UMA una de las universidades que mejor pagan.

Otra cuestión que les preocupa es la promoción profesional. A la mayoría les resulta imposible acceder a otras categorías profesionales, como es la de ayudante o contratado doctor. Casi ningún convenio recoge el derecho a promoción de los asociados. Y con una dedicación fundamentalmente volcada en la docencia, pocos pueden dedicarse a investigar. Y son los resultados en investigación uno de los parámetros más valorados para acceder a plazas de contratados doctores. «Muchos, la mayoría, de los asociados de la UMA somos doctores, al menos 300, que en una elevada proporción también tenemos la acreditación de la ANECA necesaria para optar a plazas de contratados doctores», sostiene Antonio Castro. Piden por tanto que, aquellos que cumplan los requisitos, puedan promocionar a contratados doctores, que es personal laboral pero con contrato fijo. En este sentido, la UMA ha aprobado un plan para la promoción de los asociados, con 10 plazas de contratados doctores para este colectivo. «Un primer paso muy interesante», opina el portavoz del colectivo, «aunque insuficiente».

Algunos jueces están dando la razón a los profesores asociados. Una reciente sentencia en Vigo reconoce el carácter indefinido de la relación laboral de un asociado con la Universidad de esa ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos