Diario Sur

Permitido pensar

Permitido pensar
Salvador Altamirano, Isabel Broco, Inés López, Jesús Hermosa y Antonio Palma.
  • Setenta estudiantes de la Universidad de Málaga de 23 titulaciones diferentes participan en el Ideas Factory

En el ambiente de la cuarta planta del edificio El Rayo Verde las ideas casi se podrían atrapar con las manos. 70 estudiantes están aquí trabajando durante tres días dándole vueltas a sus proyectos, tratando de dar con las claves del éxito. Están distribuidos en 12 equipos, con alumnos de diferentes titulaciones, una de las claves del éxito de este programa, afirma el vicerrector de Innovación Social y Emprendimiento, Rafael Ventura.

Los estudiantes trabajan en proyectos muy heterogéneos. Desde una aplicación que permita poner el móvil en ‘modo coche’ a otra que facilite a los universitarios compartir coche. Las hay centradas en el turismo, para hacer rutas personalizadas o proponer juegos de escapada en pueblos abandonados. También se busca eliminar colas en las cafeterías universitarias, o digitalizar la cartilla veterinaria de las mascotas. Otros grupos trabajan en el reciclaje de plástico o la mejora en la gestión de la contabilidad. Incluso hay quienes se echaron al mar a bordo de un hidropedal equipado con una barbacoa. Por ideas, que no quede.

Jesús Hermosa (Telecomunicación), Inés López (Bioquímica), Antonio Palma (Economía y ADE), Isabel Broco (ADE y Derecho) y Salvador Altamirano (Turismo) trabajan en una aplicación que genere rutas turísticas personalizadas. El usuario selecciona lo que quiere ver (restaurantes, museos, arte urbano, etc.) y la aplicación le lleva a esos lugares. Los ingresos procederían del pago de las empresas por aparecer en la ruta.

‘Barcacoa’ es el título que ha puesto otro grupo de jóvenes emprendedores a su idea. Une los tradicionales hidropedales de la playa con la idea de una barbacoa a bordo. Trabajan en el proyecto Clara Toyas (Diseño Industrial), Javier Olmedo (ADE), Fernando Zaragoza (Márketing), Sonia Rueda (Márketing), Ciro Ferrer (Tecnología Industrial) y José Luis González (Ingeniería Industrial). Ya han localizado a una empresa que podría fabricarlos, con fibra de vidrio, y piensan que la explotación podría ser mediante franquicia a como un servicio más que prestaran los chiringuitos de la costa. Al tratarse de un hidropedal adaptado, no harían falta licencia o título de navegación. A la zona de asientos para pedalear le añadirían una mesa alrededor de la barbacoa.

En el reciclaje energético ha centrado su trabajo otro de los grupos seleccionados en Ideas Factory. Lo desarrollan los estudiantes Matías Canales (Ingeniería Eléctrica y Mecánica), Ana María Espinosa (Márketing), Melanie Carril Caccia, (Márketing), Daniel Gil (Ingeniería Eléctrica y Mecánica) y Luis Lafferthy (Márketing). Tratan de aprovechar los residuos de plástico, transformándolos en hidrocarburos, como gasóleo, gasolina o queroseno mediante un proceso de pirólisis.

Equipo de mentores

Los estudiantes no están solos en esta tarea de desarrollar una idea. Les ayudan los denominados ‘mentores’, profesionales de distintas empresas colaboradoras que pasan por los distintos equipos. Es el caso de Luisa Mejías, responsable de márketing de Cabify en Málaga, una aplicación tecnológica dedicada a los servicios de transporte alternativos, que estaba ayudando a este grupo a buscar el nombre mediante una ‘lluvia de ideas’.

‘Escape-village’ es otra de las ideas que, por qué no, podría convertirse en breve en una exitosa propuesta lúdica y turística. Jorge Recio (Márketing), Ángela Sarria (Márketing), Juan Manuel Marfil (Márketing), Joaquín Terrasa (Ingeniería Informática) y Daniel Dizeo (Bioquímica) trabajan en esta aplicación basada en los juegos de escapada que ya existen, los denominados ‘escape-room’, pero que están basados en pruebas para salir de una habitación en una hora. Ellos lo trasladan a alguno de los 163 pueblos andaluces abandonados y la experiencia se desarrollaría durante uno o dos días. Además de la web desarrollarían una aplicación con geolocalización y valoraciones de los usuarios.

Es la cuarta edición de esta Ideas Factory que organizan la Universidad de Málaga, Promálaga y Cabify como patrocinadores. Rafael Ventura hace una valoración «muy positiva» de este programa, pues hay proyectos que han continuado desarrollándose, otros han pasado a incubadoras y hay otro que ha salido de esta ‘fábrica de ideas’ y está en el mercado. Francis Salas enmarcó la colaboración de Promálaga en apoyo al emprendimiento, «que está en la Universidad», dijo. El equipo ganador estará este verano una semana en Croacia, en una competición similar, de emprendimiento juvenil, con equipos de otros 25 países.