Diario Sur

Un sobresaliente final de carrera

Ferrer, en el vestíbulo de la Facultad de Derecho.
Ferrer, en el vestíbulo de la Facultad de Derecho. / Álvaro Cabrera
  • Enrique Javier Ferrer se gradúa en Derecho en la UMA con un premio nacional a su investigación sobre hipotecas y un expediente plagado de matrículas de honor

‘Pasado, presente y futuro del sistema de ejecución hipotecaria en España’ es el título del trabajo fin de grado (TFG) del joven malagueño Enrique Javier Ferrer Rojas y que ha sido galardonado con el primer premio a un TFG convocado por la editorial ‘Noticias Jurídicas’, una de las más prestigiosas a nivel estatal. Enrique Javier Ferrer ha terminado los estudios de Derecho en la Universidad de Málaga con unas notas excelentes, sobresalientes y matrículas. Ahora se encuentra preparando oposiciones para judicatura, una de las más duras que hay en estos momentos, junto con notarías y registradores.

Aunque comenzó Derecho algo más tarde de lo habitual, con 23 años, la elección fue la más acertada, a juzgar por los resultados. «En el instituto me perdí un poco, no sabía muy bien qué hacer», reconoce. Estudió en los colegios José María Hinojosa y García Lorca, y en el IESHuelin, terminando Bachillerato en el Instituto Provincial de Educación Permanente. Siguió los consejos de su novia, Yolanda Robles, y se matriculó en Derecho, aunque como aprobó la selectividad en septiembre ya no había plazas y esperó al curso siguiente, aprovechando para estudiar inglés. Ahora «me arrepiento de no haber entrado antes», asegura, porque «he disfrutado de todas las asignaturas».

Solo disfrutando de lo que se hace, en su caso de lo que se estudia, se pueden lograr resultados tan brillantes. Y es que Enrique Javier Ferrer tiene una media de sobresaliente en su expediente académico, en su mayoría con matrícula de honor. La clave del éxito no puede ser otra que el estudio y el trabajo. «He dedicado 8 horas diarias al estudio», lo que no le ha impedido salir con su novia, con la familia y los amigos. «Todo es cuestión de organizarse, hay tiempo para todo», asegura.

Oposiciones a juez

Terminada la carrera, Enrique Javier ha tenido poco tiempo para relajarse y descansar. Ha comenzado a preparar las oposiciones a judicatura, consideradas, con notaría y registrador, las más duras de España. No es cuestión de prestigio social, sino de vocación. «Es lo que más me gusta, no me importa que sean difíciles o sencillas, lo cierto es que es mi vocación, es lo que más me gustaría», reconoce. Para preparar el examen cuenta con la ayuda del juez Fernando de la Torre, que prepara a varios opositores, y a quien ‘canta’ los temas dos días a la semana. Y se inclina por el Derecho Civil, que es lo que más le gusta. «El Penal puede tener su morbo, porque juzgas crímenes y violaciones, pero ¡donde se ponga una servidumbre, un derecho real o una hipoteca!», dice con humor.

Y sobre hipotecas ha investigado en su trabajo fin de grado (el que tienen que hacer todos los estudiantes universitarios para alcanzar la graduación). Ha analizado la ejecución hipotecaria, bajo la supervisión de la profesora del área de Derecho Procesal Yolanda de Lucchi López. Ella también le animó a que presentara el trabajo a este concurso, convocado por la editorial Noticias Jurídicas con motivo de su vigésimo aniversario. Para Enrique Javier ha sido una gran sorpresa, ya que se presentaron unos 80 trabajos de estudiantes de 37 universidades. Gracias al premio podrá ver publicado este estudio, en el que realiza un análisis histórico y comparado del sistema de ejecución hipotecaria. Considera que España tenía uno de los mejores sistemas de garantía hipotecaria, pero que la presión social e institucional de estos últimos años consecuencia de la crisis han modificado de tal manera este sistema que ha quedado desnaturalizado, de manera que vaticina que en el futuro será mucho más complicado el acceso a un préstamo hipotecario. Considera necesario un «equilibrio» entre los intereses del acreedor y el deudor y dice que «no es inteligente legislar en caliente».

El trabajo le ha abierto una nueva perspectiva y, si sacara la plaza, no descarta seguir investigando este u otros temas del Derecho Civil. Lleva preparando las oposiciones desde septiembre, y de los 318 temas, ya se ha estudiado 55. Un buen balance fruto, como su expediente, de un trabajo serio y constante.