Diario Sur

La UMA se apunta al «botellón cultural»

vídeo

La actriz Alexandra García, junto a los alumnos que han desarrollado la campaña de lanzamiento del Contenedor Cultural / Foto: Nuria Faz | vídeo: Pedro j. quero

  • La universidad convierte unos containers en un espacio que aspira a ser referente de la creación más joven

  • El rector José Ángel Narváez presenta el Contenedor Cultural como un proyecto de la comunidad universitaria con la intención de que se «desborde» a la ciudad

Ayer mismo el ‘New York Times’ le dedicaba un amplio reportaje a Málaga, la «ciudad de Picasso» que se ha reinventado desde la cultura. Pero la capital de los museos, del arte contemporáneo, de los centros culturales o del cine español no tiene bastante. La última en sumarse a ese proyecto de ciudad es la propia Universidad de Málaga (UMA), que ayer inauguró el Contenedor Cultural, un espacio que pretende convertirse en un referente de la creación y la innovación más joven. Un auténtico «botellón cultural», en palabras del propio rector, José Ángel Narváez, que indicó que el objetivo es poner en comunicación la actividad de estudiantes, antiguos alumnos y profesorado con la propia sociedad malagueña. «Queremos que estos contenedores se desborden e invadan toda la ciudad», anunció Narváez.

Situado al final del Boulevard Louis Pasteur de Teatinos y flanqueado por el gran monumento de Elena Laverón y la Facultad de Psicología, el Contenedor Cultural esta formado por containers de mercancías reciclados, que fueron habilitados hace años para actividades de la UMA. El objetivo del nuevo equipo de gobierno es convertir ahora ese espacio en un foco cultural, artístico y creativo con una programación estable que se nutra de la iniciativa de la propia comunidad universitaria. «Los miércoles programaremos de manera regular teatro, los jueves, música y los viernes, un cinefórum», adelantó la vicerrectora de Cultura, Tecla Lumbreras, que, pese a tener el brazo izquierdo en cabestrillo por una caída, «todavía tengo la mano derecha para brindar» por un proyecto cuyas actividades aspiran a «sorprender».

Tres grandes containers forman el Contenedor Cultural que permite desarrollar varias actividades a la vez.

Tres grandes containers forman el Contenedor Cultural que permite desarrollar varias actividades a la vez. / N. Faz

El Contenedor Cultural esta formado por tres grandes espacios que se distribuyen en la sala de espejos, donde está previsto desarrollar actividades de danza, un aula para la realización de talleres y un amplio salón de actos que admite diferentes tipos de formatos escénicos. «En todas las facultades hay alumnos que forman parte de un grupo de música o hacen teatro y la idea es que tengan aquí su espacio para encontrarse con el público», adelantó Lumbreras, que añadió que también se traerán propuestas de otras universidades andaluzas y que se trabaja en la programación del próximo curso, para el que ya se ha cerrado un taller sobre memoria histórica que impartirá el artista Rogelio López Cuenca o un seminario de divulgación científica y cine.

‘#UMAbarbaridad’

Con el apoyo del Instituto Andaluz de la Mujer y el Ayuntamiento de Málaga, el nuevo espacio se ha puerto en marcha con la colaboración del equipo del vicerrectorado de Cultura, profesores, alumnos y la actriz Alessandra García. Música, arte, literatura, danza, artes escénicas, gastronomía o cine formarán parte de la programación habitual del Contenedor Cultural que, «como en las antiguas vanguardias» –dijo la vicerrectora Tecla Lumbreras–, arrancó ayer con la lectura de un manifiesto denominado ‘#UMAbarbaridad’ que proclamó como seña de identidad que en este espacio «no ha nada imposible».

«Este contenedor también es una fábrica de pensamiento, les ponemos ojos a los cerebros. Es un contrato a tiempo parcial, pero a la vez una fábrica social, la plaza del pueblo, el banco del parque...», sostuvo la arquitecta María Eugenia Candau que puso voz al manifiesto de este espacio que aspira a ser punto de encuentro de la comunidad universitaria y de la propia capital.

La jornada inaugural de ayer estuvo salpicada de actividades y actuaciones, como un taller de cómic a cargo de Pepo Pérez o el concierto estelar del compositor e inventor de instrumentos Roberto Herruzo, que toco temas creados para su original biciarpa. Flamenco y jazz, break dance o sesiones de dj también formaron parte del programa de apertura de ayer en un espacio que espera estar a pleno rendimiento (cultural) con el nuevo curso.