Ponen en marcha una técnica novedosa de regeneración facial por autoinjerto de células madre
/ Mari Carmen Sánchez

Ponen en marcha una técnica novedosa de regeneración facial por autoinjerto de células madre

  • Esta técnica llega de la mano de la empresa Puricifell, compañía biomédica constituida por profesionales de la cirugía plástica y reparadora y profesores de la UMA

La colaboración de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga (UMA) y cirujanos plásticos ha dado lugar a la aplicación de una novedosa técnica de regeneración facial por autoinjerto de células madre procedentes del tejido graso. Esta técnica llega de la mano de la empresa Puricifell, compañía biomédica constituida por profesionales de la cirugía plástica y reparadora y profesores de la UMA. En 2011 obtuvo el premio Spin-Off de la institución académica.

La rectora de la UMA, Adelaida de la Calle, ha presentado este viernes en rueda de prensa dicha técnica, junto a los artífices del proyecto, encabezados por la profesora Victoria de Andrés (directora); el catedrático Pedro Fernández-Llébrez y el cirujano plástico José Ramón Moreno.

Todos ellos han coincidido en destacar los beneficios que aporta la técnica, que la doctora De Andrés ha resumido en "buena, bonita y barata". Así, ha explicado que consiste en actuar sobre la zonas deterioradas de la piel del paciente transfiriendo su propia grasa enriquecida con un concentrado de células madre estromales, obtenidas, por lo general, de la zona abdominal.

Esto se realiza en el propio quirófano, donde los biólogos son capaces de purificar en menos de una hora el resultado de la extracción. Tras el injerto de las células madre por parte de los expertos en cirugía plástica y regeneradora en la zona elegida, el paciente gana en supervivencia, efectividad y durabilidad del proceso, puesto que no existe posibilidad alguna de rechazo o alergias. Además, se abarata notablemente el proceso del implante.

Lo que se obtiene con la aplicación de esta técnica es, en definitiva, rejuvenecimiento facial, regeneración de tejidos perdidos en cicatrices o heridas graves o la sujeción natural de los implantes mamarios, es decir, el mantenimiento de los nuevos tejidos implantados.

El doctor Moreno ha manifestado que "el futuro de la medicina va de la mano del uso de las células madre que, de hecho, ya se utilizan en todas las especialidades, desde la cirugía plástica --como es el caso-- hasta la cardiología.

Ha manifestado que antes, cuando realizaba este tipo de tratamientos de rejuvenecimiento facial, podía apreciar cómo la piel tratada continuaba siendo 'vieja' mientras que, ahora, con el injerto de las células madre la piel se rejuvenece por sí sola con "más fibra y brillo y con un resultado de mayor calidad".

El próximo objetivo es poder conservar esas células madre de cada paciente en un banco de células para que la persona no tenga que entrar en quirófano de forma continuada en el quirófano cada vez que se vaya a realizar el tratamiento.

El nacimiento de la idea de Purificell surgió de la necesidad de purificar células sin costes elevados para que pudieran tener un acceso masivo a la misma todos los interesados, según ha precisado la directora del proyecto, Victoria de Andrés.

Los procesos que existían para llevar a cabo el injerto de las células madre en personas era muy lento y requería de recursos con costes muy elevados, por lo que no era asumible para la mayoría de la población.

La rectora, por su parte, se ha mostrado muy satisfecha con la presentación de esta nueva técnica, y ha considerado que se el ejemplo perfecto de la transferencia de resultados a la innovación".