Cinco generaciones que marcan el turismo

La Costa del Sol aúna a los turistas más clásicos, los de toda la vida, con las nuevas generaciones. /Salvador Salas
La Costa del Sol aúna a los turistas más clásicos, los de toda la vida, con las nuevas generaciones. / Salvador Salas

Un informe describe perfiles clave para esta industria

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Conocer los perfiles de las generaciones de la era digital se convierte en una herramienta de trabajo clave para un sector turístico como el de la Costa del Sol, que por su veteranía tiene que pensar en sus estrategias no sólo en los nativos digitales sino también en los viajeros que sólo usan el móvil para hacer llamadas. El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, insiste en que la madurez de este destino conlleva que en el mismo recalen viajeros de los que él bautiza como de «lápiz y goma» y otros que no saben lo que es un sacapuntas. Ante esta amalgama de clientes, el informe del Instituto de la Economía Digital de ESIC Business & Marketing School, que ha llevado a cabo una investigación en colaboración con Coolhunting Group, desvela importantes claves sobre cómo y qué consumen las generaciones de la era digital. Los detalles que marcan cada una de ellas son fundamentales para saber cómo conquistarles.

La veteranía de la Costa del Sol hace que aúne a viajeros que usan el móvil sólo para llamar y a nativos digitales

Los nacidos entre 1925 y 1944, bautizados como la generación silenciosa, que por encima de todo quieren estar en contacto con sus seres queridos, entendiendo la comunicación como medio para evitar el aislamiento y la soledad. De ahí, que la mayoría consume contenido a través de la televisión. No están habituados al comercio electrónico. Prefieren la compra en establecimientos, y los hijos tienen gran poder de influencia en sus decisiones de compra.

Los nacidos entre 1945 y 1965 son considerados la generación ‘Baby Boomers’, que son los que dominan el mercado con 2,3 billones de dólares en poder adquisitivo. Tienen en su salud una prioridad, por lo que quieren permanecer en activo y sentirse jóvenes e integrados. En cuanto a cómo se comunican, advierte este estudio que el uso de Internet entre los adultos mayores está creciendo. A la hora de consumir son más propensos a interactuar con encuestas o cuestionarios y a visitar la web de una compañía tras descubrirla en redes sociales que otras generaciones. «Tienen un 19% más de probabilidades de compartir contenido en comparación con cualquier otra generación», explica el informe, que apunta además que esta generación gasta más por cada transacción, valora enormemente la conveniencia y aprecian la variedad y la accesibilidad que ofrecen las compras ‘on line’. Este estudio bautiza a los nacidos entre 1960 y 1975 como la generación X, que desea entretenerse, socializar con amigos y pasar más tiempo viajando, más, incluso, que ir de compras. «Quieren experiencias valiosas y memorables. Tener una vida social activa es una parte importante de llevar un estilo de vida saludable», destacan.

Escenario de oportunidades

A la hora de comunicarse se encuentran en el punto intermedio entre los Baby Boomers y los Millennials, y, por tanto, comparten características con ambas generaciones. Para conquistarles, sugieren que el surgimiento de plataformas digitales que ofrecen contenido en infinidad de formatos genera un escenario de oportunidades para satisfacer las necesidades de una generación, que además de al comercio ‘on line’ está abierta a las innovaciones tecnológicas y digitales en el punto de venta. «Busca facilidad, conveniencia, y contenido relevante para sus estilos de vida», precisan.

De los millennials a la generación Z, jóvenes más exigentes que sus predecesores

Tras ésta llegan los tan traídos y llevados Millennials, es decir, los nacidos entre 1980 y 2000. Para ellos, las experiencias están por encima de cualquier objeto material. Prefieren trabajar en lo que les apasiona y les motiva, aunque suponga mayor inestabilidad económica, y viven el momento, si bien están muy comprometidos socialmente y esperan lo mismo de las marcas. Les gusta sentirse únicos, por lo que agradecen los productos y servicios hiperpersonalizados. Para llegar a ellos hay que tener en cuenta claves como las que apunta este estudio de que «si no puedes decirlo en 140 caracteres o menos, no lo digas en absoluto. Tienen en los memes su punto débil, llegando a compartir estas imágenes un 6% más que el usuario promedio».

A la hora de comprar les encanta experimentar y descubrir nuevos productos y servicios, por lo que son el ‘target’ perfecto para los lanzamientos que integran el contenido y las últimas innovaciones tecnológicas. «El periodo de crisis económica y el consumismo de usar y tirar propició el ‘boom’ de la economía compartida y bajo demanda y con ellas las startups como Uber, Airbnb o Instacart. Son impulsores de la economía bajo demanda», señalan. Tras ellos pisan fuerte la generación Z, nacidos entre 2001 y 2012, abierta y respetuosa con la diversidad, y muy comprometidos y responsables socialmente. Las redes sociales son claves. Las revisan con una frecuencia de cien veces por día. «En Instagram, muestran sus aspiraciones personales; en Snapchat, comparten momentos de la vida real; en Twitter, reciben las noticias; y en Facebook, obtienen información», apuntan. Sin embargo, a la hora de comprar les gustan las tiendas físicas. Son jóvenes consumidores que tienen mayores expectativas para sus experiencias de compra ‘on line’. Son más exigentes y marcarán el futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos