Torremolinos acoge un congreso sobre el impacto paisajístico en los destinos turísticos

SUR TORREMOLINOS.

El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, inauguró ayer la primera edición del Congreso de Turismo Transversal y Paisaje Touriscape, que reunirá hasta mañana a académicos y expertos multidisciplinares para el estudio y análisis de la estrategias necesarias para rehabilitar el impacto paisajístico que acusan las ciudades que crecieron como destinos a partir de la eclosión turística de los años sesenta. El rediseño urbanístico del que es objeto el centro de Torremolinos con la ejecución simultánea de las obras de peatonalización de la plaza Costa del Sol, la reforma de la Cuesta del Tajo y la avenida Carlota Alessandri, centró ayer la intervención del regidor, que aseguró que estos proyectos, junto a la remodelación de la plaza de La Nogalera y del entorno de la Torre Pimentel, «trazarán las líneas maestras de un nuevo modelo de ciudad».

«Queremos un destino renovado que ofrezca experiencias singulares al visitante, como han hecho otras ciudades de nuestro entorno», explicó Ortiz, que defendió que Torremolinos es «una ventana de oportunidades no solo para ser un destino vacacional, sino como tremendo expositor de comercialización de productos, servicios y experiencias turísticas ante los más de 12 millones de visitantes que recibe la Costa del Sol». Por su parte, la vicerrectora de Grado de la Universidad de Málaga, María Chantal Pérez, adelantó que el congreso aportará «soluciones que necesitamos para el futuro de la provincia y el país dentro de la configuración de nuestros destinos turísticos, en lo económico y en lo social».

El diputado de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré, incidió en el papel determinante jugado por la industria turística durante el periodo de crisis en la economía de la Costa del Sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos