Los retos del turismo para un 2018 que arranca en la Costa del Sol con luces y sombras

Un grupo de turistas disfrutan de un recorrido en bicicleta por el Centro /SUR
Un grupo de turistas disfrutan de un recorrido en bicicleta por el Centro / SUR

Consolidar las cifras récord de 2017, superar el resurgir de mercados competidores, o reactivar el turismo nacional forman parte de los objetivos

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

2018 acaba de comenzar y aunque su inicio ha sido bueno para el sector turístico, esta industria es consciente de que tiene ante sí un ejercicio con nuevos retos que dibujan un panorama con luces y sombras, tras tres años de batir registros históricos. El sector centra el foco en la recuperación de los mercados competidores como Egipto o Turquía. Una senda de crecimiento que los gobierno de dichos países no quieren que sea efímera, para lo que ya han advertido de que fijarán medidas que incentiven a las aerolíneas y a los operadores turísticos a llevar cuantos más viajeros mejor. Este despertar viene a coincidir en un momento en que el turismo nacional acumula dos años de enfriamiento, que ha supuesto que los establecimientos hoteleros prevean cerrar 2017 con casi un 15% menos de pernoctaciones de españoles. Cabe recordar que estos visitantes fueron el verdadero salvavidas de esta industria cuando los mercados exteriores no mostraban el dinamismo actual.

Pero además, en el nuevo escenario el sector contempla también el impacto del ‘boom’ de 2017 de las viviendas de alquiler turístico, a las que también les espera un año de fuertes cambios ante la nueva obligación de Hacienda de exigir toda la información del alquiler vacacional a las plataformas web que mueven este negocio. A ello se sumará la norma en la que trabaja el Ministerio de Interior para establecer un control exhaustivo de la identidad de los huéspedes, tal y como realizan el resto de alojamientos por motivos de seguridad nacional. Además, la sombra del efecto del ‘Bréxit’ se acorta porque se acerca el momento de su puesta en marcha, lo que supone que se podrá saber con mayor detalle cómo se resolverá el asunto de las aerolíneas, que será el punto clave del que dependerá el impacto en el turismo.

El ejercicio se presenta con muchos deberes por hacer para seguir cosechando éxitos y con nuevas andaduras que acometer para seguir siendo competitivos. Los responsables de las distintas administraciones y los empresarios están convencidos de que será otro buen año, pero en el que no todo vendrá tan rodado. De ahí, que pocos se aventuran a dar previsiones para un año en el que la meta es consolidar los récord con los que ha cerrado 2017. Las cifras que aporta Turismo Costa del Sol señalan que el pasado ejercicio vuelve a ser histórico. «2017 cierra siendo el mejor año turístico de la historia de este destino», explicó Elías Bendodo, presidente de Turismo Costa del Sol, que se mostró cauto sobre la evolución de 2018, si bien señaló que se estima que el crecimiento acumulado en el primer cuatrimestre será de un 2,5 %. En este sentido, Bendodo valoró el dato tras un 2017 en el que espera que la Costa haya superado los 12,4 millones de turistas, que supondría un incremento del 6,4%. Además, apuntó que el impacto económico del turismo en la provincia estará por encima de los 13.800 millones de euros.

El consejero de Turismo de la Junta, Francisco Javier Fernández, apuntó que el principal reto del año es consolidar las cifras « y no tanto cuánto vamos a crecer». Y es que consideró clave también conseguir un reparto del flujo de turistas a lo largo del año y del territorio. «Son buenas las perspectivas, pero es un sector muy sensible a cambios externos. Si seguimos manteniendo la calidad y variedad como marca de Andalucía, el éxito está garantizado», declaró, poniendo sobre la mesa que los mercados competidores empiezan a levantar cabeza y que se mantiene la incertidumbre del ‘Bréxit’. «Por eso vamos a insistir en nuevos mercados y nuevos públicos para diversificar», detalló.

Fernández marcó también como retos una apuesta decidida para fortalecer las pequeñas y medianas empresas, un apoyo a los clubes de producto y el desarrollo de una estrategia en la que impulsar sectores emergentes, como el cultural o el de naturaleza, integrándolos a los clásicos como el de sol y playa. «Esto se ha hecho muy bien en la Costa del Sol y es un modelo que queremos llevar a otros sitios. El objetivo es que los segmentos no sean cápsulas sino que sean permeables para que se beneficien unos de otros», dijo el consejero, para matizar que todo ello permitirá luchar contra problemas como la turistificación.

Nueva ley

Fernández, además de insistir en que un empleo de calidad es un elemento clave, avanzó que habrá importantes novedades legislativas. La primera será cuestión de semanas y se centra en la nueva ley que regirá la actividad de los camping. Después esperan aprobar la norma sobre los cinco estrellas gran lujo, basándose en un sistema de puntos, y también sacar adelante la nueva clasificación hotelera, también por puntos, como se está haciendo a nivel europeo.

El presidente de la Comisión de Turismo de la CEA, Miguel Sánchez, sumo tres grandes retos para este nuevo año: reducir la estacionalidad, controlar la oferta ilegal de viviendas turísticas, reforzar la promoción de los destinos, insistiendo también en el mercado nacional, y acelerar decretos que están en fase de consenso. «Vemos que el plan contra la estacionalidad no está dando los frutos deseados. El sector también está preocupado por el avance de las viviendas turísticas sin tener en consideración la carga que pueden soportar cada municipio, por lo que es necesario una mayor planificación. Como también es importante reforzar la promoción de la marca turística Andalucía en mercados como el de Canadá o en emergentes en los que se requiere ser más constantes en la presencia de la región. Es necesario hacer más acciones conjuntas con los empresarios».

El sector de playas tiene claro que el reto es «que seamos capaces de mantener a los turistas que tenemos y que sigan volviendo conscientes de que como la Costa del Sol no hay nada», apuntó Manuel Villafaina, presidente de la Asociación de Empresarios de Playas. En esta línea, la cofundadora de B BOU Hoteles María Herrero señaló clave «trabajar con pasión para provocar que el cliente se enamore de su experiencia, y quiera no solo venir, sino repetir su estancia», además de apelar a remar todos juntos por el turismo, sus empresas y los destinos.

Málaga capital espera ganar este año un 5% de turistas

Málaga ha despertado de forma espectacular al turismo hasta dejar de ser un complemento de la Costa del Sol para tener un nombre propio en un sector que ya la sitúa como uno de los principales destinos urbanos de España. Y para el año que ha comenzado las expectativas pasan por ganar un 5% más de turistas, tras un 2017 que cerrará con un 8% más de viajeros. El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, destacó que «hasta el mes de noviembre, la capital malagueña ha alcanzado sus mejores cifras en parámetros como el número de visitantes, las pernoctaciones, la estancia media o el grado de ocupación. Así, estos mismos datos señalan que los hoteles malagueños han alojado a 1,3 millones de viajeros, que dejaron a su vez más de 2,4 millones de estancias, la mayor cifra registrada hasta ahora en la ciudad». Andrade apuntó como principales retos la recuperación del mercado nacional, la creación de nuevas centralidades que contribuyan a ampliar el territorio turístico, el avance en la sostenibilidad y la calidad y la puesta en marcha de medidas que eviten la aparición de casos de turismofobia en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos