Las plazas que ofrecen las viviendas turísticas en Málaga y Marbella superan ya a los hoteles

Recepción de un hotel.
Recepción de un hotel. / Sur

En poco más de quince meses estas dos ciudades han más que duplicado su capacidad de carga de turistas con estos nuevos alojamientos

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El avance imparable de las viviendas turísticas ha provocado ya una transformación total de la oferta alojativa. En ciudades como Málaga y Marbella, que junto a Torremolinos son las que cuentan con más plazas hoteleras en la Costa, las camas que ofrecen a los turistas los inmuebles con fines turísticos han superado ya a la de los hoteles. Las cifras implican algo más que fríos datos. El volumen que está adquiriendo esta nueva modalidad alojativa, reglada desde mayo de 2016, supone que tanto la capital como Marbella han más que duplicado en estos quince meses la capacidad de carga de turistas de estos municipios. Una realidad que se ha producido por primera vez este verano, en el que los establecimientos hoteleros de estas localidades han mantenido sus altos niveles de ocupación, pese a esta fuerte irrupción de unas viviendas con fines turísticos que han cerrado el mes de agosto con una ocupación media del 90%. El presidente de Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Carlos Pérez-Lanzac, añadió además que las buenas previsiones se mantendrán durante este mes de septiembre. Unas expectativas que comparten la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa (Aehcos) y cuyo presidente, Luis Callejón Suñé, apunta a llenar el 82% de las plazas.

Torremolinos, una isla de hoteles que se mantiene al margen

La fortaleza del peso hotelero en el principal bastión turístico de la provincia, Torremolinos, es la que permanece intocable. Este municipio parece al margen de este fenómeno de las viviendas destinadas al turismo. La estadística confirma que se ha convertido en un fortín para los hoteles, siendo, además, la localidad malagueña con mayor oferta hotelera, rozando las 20.000 plazas.

En el Registro de Turismo sólo se han inscrito 725 viviendas con fines turísticos en esta localidad, que han añadido a la oferta alojativa apenas 3.177 camas. Algunos empresarios apuntan a la diversidad de la oferta y el volumen de la misma como los elementos claves que están frenando la proliferación de viviendas turísticas al mismo ritmo que en el resto de la provincia. Y es que esta oferta de inmuebles es incluso inferior a la que ha surgido en localidades más pequeñas, pero de gran tirón turístico, como Estepona o Benalmádena.

El nuevo escenario no ha hecho más que perfilarse. La gran transformación está por llegar. El mercado manda y la Costa se adapta a sus dictámenes.

Y eso que los últimos datos facilitados por la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía elevan en la capital malagueña a 10.985 las plazas que ofrecen las 2.212 viviendas de alquiler al turista que ya están inscritas en el Registro de Turismo. Un dato que crece a diario y que ya supera ya las 9.143 plazas hoteleras que operan en la capital de la Costa del Sol, según esta misma fuente.

La situación se reproduce, pero marcando aún más las distancias, en Marbella. En esta localidad, que se coloca a la cabeza de la provincia en viviendas con fines turísticos, la oferta de estos inmuebles es de 16.181 plazas, frente a las 12.276 camas de la planta hotelera de esta localidad, según la información del Registro de Turismo.

Noticias relacionadas

Sin embargo, es Mijas el municipio en el que este fenómeno ha calado con más fuerza. Bien es cierto que la oferta hotelera es escasa, apenas un millar de plazas, pero el ‘boom’ de propietarios que se ha subido al tren turístico arrendando sus inmuebles por días a los viajeros se ha disparado hasta poner en el mercado 10.018 camas.

Edificio de viviendas. / J. Lanza

Las cifras evolucionan por días a un ritmo más que frenético. De hecho, desde la Consejería de Turismo elevan a 76.614 las plazas que conforman ya la oferta de viviendas con fines turísticos de la provincia de Málaga. Es decir, que en cuestión de semanas se superará el conjunto de la oferta hotelera malagueña, que suma 79.029 camas. Para hacerse una idea, apenas cuatro meses atrás, las viviendas representaban el 68% de todas las plazas hoteleras.

Pero esta modalidad alojativa recientemente reglada va más allá de estas cifras y es que no se da abasto a registrar tantos inmuebles como sus propietarios declaran su intención de destinarlos al sector turístico. Desde la Consejería de Turismo explicaron que en el cómputo global de la provincia son 17.736 viviendas con fines turísticos las que han presentado ya su declaración responsable para el inicio de la actividad en la provincia de Málaga. De ellas, 14.553 viviendas ya figuran en el Registro de Turismo, y disponen de su correspondiente número que les permite operar con total legalidad en las plataformas on-line que ponen en contacto al viajero con el propietario del piso.

La provincia de Málaga está a la cabeza de Andalucía en este negocio turístico, que ya suma en la Comunidad 30.180 declaraciones presentadas, de las que 23.987 ya están registradas, aumentando la oferta alojativa de Andalucía en 125.735.

Este nuevo modelo no ha hecho más que llegar, pero sus dimensiones confirman que ha llegado para quedarse y que cuenta con una demanda que garantiza su éxito. Lo cierto es que hasta el momento, el resto de modalidades alojativas, desde los hoteles, apartamentos turísticos, camping o casas rurales consolidan sus crecimientos y avanzan en los mismos. Destacando el auge, con subidas de dos dígitos, de los alojamientos no hoteleros.

Los expertos apuntan a que cada forma de alojarse responde a un perfil concreto de viajero. En este sentido, Pérez Lanzac dejó claro que son las familias el colectivo que más demanda las viviendas de uso turístico, seguido de las parejas y los grupos de amigos. «Encuentran en estos alojamientos la respuesta a sus necesidades y soluciones a situaciones que les resultan incómodas en otros establecimientos al viajar con niños», dijo. A falta de una estadística que ponga cifras a este negocio, los datos sobre la dimensión que alcanza la oferta evidencia que las viviendas turísticas son las artífices de un cambio de modelo que además permite atraer más viajeros.

Temas

Turista

Fotos

Vídeos