Los pisos turísticos de Málaga, en el punto de mira policial

Los pisos turísticos de Málaga, en el punto de mira policialGráfico

Sólo una de cada cuatro viviendas destinadas a uso vacacional en la provincia está dada de alta en la aplicación que usa Interior para controlar a los huéspedes

JUAN CANO y PILAR MARTÍNEZMálaga

Desde el 2 de febrero de 2016, tras la entrada en vigor del decreto que regula el sector, la Policía Nacional lleva el control del hospedaje de las viviendas turísticas. Sin embargo, los datos hablan por sí solos: el cumplimiento de esta obligación se reduce en la provincia al 23% de los propietarios de los inmuebles inscritos en el Registro de Turismo de Andalucía. Los últimos datos de la Consejería de Turismo de la Junta elevan a 18.972 los inmuebles destinados al alquiler vacacional en el conjunto de la provincia, una oferta que permite alojar a un volumen global de 99.251 viajeros. La mayoría escapan al control policial en un momento en que la seguridad es un elemento clave para el conjunto de la sociedad y un valor en alza para cualquier destino turístico.

Aunque la ley obliga a las personas que explotan apartamentos o pisos turísticos a darse de alta en el sistema, todavía quedan muchas por hacerlo. Al cierre de esta edición, la comisaría tiene unos 1.400 mil usuarios registrados en la capital frente a los 3.080 alojamientos de este tipo que hay en la ciudad, lo que representa un 45%. El ritmo de altas en la provincia es inferior a la capital. Concretamente, la policía ha dado de alta ya unas 4.500 viviendas de las 18.972 del total de inmuebles de uso turístico censadas, lo que supone que solo una de cada cuatro ya utilizan la aplicación policial que permite controlar a los huéspedes.

La obligación de mantener informadas a las Fuerzas de Seguridad es la misma que cumplen a diario los 847 establecimientos hoteleros. La normativa obliga a los arrendadores de pisos a comunicar a la Policía Nacional los nombres y apellidos de todos los inquilinos. Para ello, tienen que confeccionar lo que se denomina un «parte de viajero» con las identidades de todos aquellos huéspedes mayores de 16 años, «como si fuera un hotel», explica Gustavo Ferrer, policía adscrito a la delegación provincial de Participación Ciudadana.

Paso a paso del trámite

Información
Por correo electrónico: Basta con enviar un mail a malaga.hospederías@policia.es (solo para la capital, ya que cada comisaría tiene el suyo) y la policía te enviará 11 archivos anexos con toda la información. Cita previa: Hay que presentarse a la hora y día indicados con toda la documentación; un policía te recibirá y resolverá todas tus dudas.
Solicitud
Quién puede formalizarla: el propietario, el titular de la actividad (si no es el mismo) o la persona que gestiona los alquileres presentando una autorización. Documentación: DNI, declaración responsable ante la Junta de Andalucía y original y copia de la escritura o contrato de cesión de explotación mediante subarriendo
Parte de viajero
Datos de interés: Hay que incluir los datos personales (DNI o pasaportes) y fecha de entrada en la vivienda de todos aquellos huéspedes mayores de 16 años.

En la ficha, se deben incluir todos los datos personales (DNI o pasaporte), así como la fecha de entrada en la vivienda. «La idea es que nos lo comuniquen para que tengamos constancia de quién viene», añade el agente, que apela a la necesidad de que todos los arrendadores se den de alta tanto en el registro de la Junta como en la aplicación «hoteles» de la policía porque contribuye a mejorar la seguridad. Mientras se tramita dicha alta, se les facilita un correo electrónico donde enviar los datos durante el proceso de regularización de la vivienda en la policía para que no tengan que cesar su actividad.

«El primer interesado en saber quién está en su casa debe ser el usuario, y más con el nivel 4 de alerta terrorista que hay actualmente. Si no sabemos que una determinada persona está ahí, no podemos actuar. Nuestro objetivo principal es la prevención», continúa Ferrer.

El alta en la aplicación policial es más sencilla de lo que pueda parecer. Basta con enviar un correo electrónico a malaga.hospederías@policia.es (solo para Málaga capital, cada localidad tiene el suyo, por lo que habría que contactar con la comisaría en cuestión) para recabar la información necesaria y obtener los once archivos anexos que llevaba aparejada. Tras ello, obtienen una cita presencial en comisaría para entregar toda la documentación y resolver las dudas que pueda plantear el usuario. A partir de ahí, todas las comunicaciones se realizan a través de la aplicación.

Y hay lista de espera, aunque en los últimos meses se ha reducido considerablemente. Según explican en comisaría, actualmente se están dando citas para principios de junio ante la demanda de información de los usuarios, que empiezan a responder a la obligación que les impone la normativa, ya que de lo contrario se exponen a una inspección y, en caso de detectarse anomalías o irregularidades, a una sanción administrativa ante la Subdelegación del Gobierno.

Las faltas pueden ir de leves a graves y las multas van desde los 100 hasta los 30.000 euros. Se consideran leves (de 100 a 600 euros) las irregularidades en la cumplimentación de los registros, mientras que están catalogadas como graves (de 600 a 30.000) la negativa u obstrucción deliberada a la inspección policial, la carencia de registros o la omisión a la hora de comunicar los «partes de viajeros» a la comisaría.

El alta la pueden solicitar el propietario de la vivienda turística, el titular de dicha actividad, si no es el mismo, o la persona que gestiona los alquileres, a modo de representante, previa autorización del titular. Todos ellos deben adjuntar una declaración responsable realizada ante la Junta, copia y original de la escritura o, en su defecto, el contrato de cesión autorizando dicha actividad mediante subarriendo.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Carlos Pérez-Lanzac, lamentó que la lista de espera para el registro policial «está provocando que algunos propietarios incumplan con lo establecido en la norma. Lo cierto es que de forma general se cumple con este trámite al que estamos obligados a hacer. Es más, el registro del viajero en la Policía tiene que realizarse en las 24.00 horas de llegada del turista y es sancionable no formalizarlo. De ahí que se haga con regularidad». En este sentido, explicó que en la actualidad la Policía está dando las citas a tres o cuatro meses vista. Carlos Pérez-Lanzac compartió que una vez dado de alta en la Policía «el trámite es rápido». Por contra criticó que la normativa andaluza obliga a los propietarios a guardar durante todo un año la documentación de los viajeros alojados. «Todo en papel, con la incomodidad que ello genera para su almacenaje. Además es sancionable no disponer de esta documentación», precisó, para avanzar que precisamente quieren mantener una reunión con la Subdelegación del Gobierno para explicarle las dificultades a las que se enfrentan, sobre todo, en la capital malagueña para el registro policial. «Es donde más documentación están pidiendo», dijo.

Frente a estas consideraciones, a pie de calle cambian las cosas. Es fácil encontrar manifestaciones de propietarios de viviendas turísticas que, pese a conocer sus obligaciones, aseguran no estar dispuestos a informar de cada uno de sus huéspedes, alegando que con este trámite Hacienda controlará al detalle los ingresos percibidos. «O nos sancionan por una cuestión o por otra, y con Hacienda es mejor estar bien», precisó este dueño de un inmueble que, obviamente, quiso mantenerse en el anonimato, pero que cuenta con dos viviendas en la capital de la Costa del Sol.

Sobre este aspecto, Carlos Pérez-Lanzac negó la mayor y aseguró que «cumplir o no con la obligación de informar a la Policía nada tiene que ver con Hacienda porque la mayoría de las reservas se hacen a través de las plataformas de alquiler vacacional. Es un dinero ya declarado». Otros propietarios han renunciado a cumplir con esta obligación, que persigue velar por la seguridad ciudadana, alegando básicamente que ya les come demasiado tiempo el tener preparado el inmueble como para también hacer más gestiones administrativas. «Bastante tengo con estar pendiente de todo lo que necesitan mis huéspedes como para añadir más obligaciones», declaró, rechazando de lleno la posibilidad de contar con alguna de las empresas de gestión de este tipo de viviendas que han proliferado en la provincia desde la aprobación de la normativa y que ayudan en estos trámites.

Pero el asunto tiene una gran trascendencia para el conjunto del ciudadano que ve que esta dejadez pone en riesgo la seguridad. De hecho, días atrás el propio alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, instó públicamente a los dueños de este tipo de alojamiento a que sean transparentes en este registro porque la seguridad es una prioridad. «Hay que cumplir, como hacen los hoteles, con facilitar siempre la información a la Policía. Es algo fundamental para todos», declaró poco antes de la reunión mensual del Foro de Turismo de Málaga donde se gestan las estrategias para el desarrollo turístico de la ciudad y que, en más de una ocasión, ha alzado la voz para reclamar el cumplimiento de todas las obligaciones. Unos requisitos que les recuerdan a los propietarios desde que acuden al Registro de Turismo de Andalucía para inscribir sus viviendas. Después depende de la conciencia de cada uno contribuir a la seguridad ciudadana.

Crean una aplicación para agilizar el registro de los inquilinos

La tecnología es una buena compañera de viaje para quienes están en el negocio del alquiler vacacional. Ahora es también una aliada para agilizar el registro del viajero e inquilino. Emprendedores andaluces han creado una aplicación que reduce un 90% el tiempo del 'check-in' y agiliza los trámites obligatorios de registrar su vivienda y comunicar los datos de los huéspedes a la Policía en el mismo día en que se alojan en las viviendas turísticas.

La 'app' CheKin, creada por un grupo de jóvenes emprendedores andaluces, propone una solución integral para facilitar toda esa gestión de la vivienda turística. «CheKin surge en un mercado que crece cada día y cuenta con más de 360.000 viviendas vacacionales en España. Este nuevo concepto de turismo vacacional todavía no contaba con una solución móvil adaptado a sus características y necesidades», cuenta el CEO de la compañía, Eric Sánchez.

Esta aplicación resuelve de forma «rápida, cómoda y segura» los trámites implicados en el proceso de alquiler de la vivienda turística. Desde ella se puede realizar la lectura de los documentos de identidad y elaborar los contratos. Gracias a la tecnología, el parte de entrada de viajeros se firma en la pantalla digital del teléfono o de la tablet. CheKin se encarga automáticamente de almacenarlo en la nube. «CheKin se conecta de forma telemática con la Policía, Guardia Civil o autoridad competente para el envío de los datos de los huéspedes alojados en la vivienda, algo que viene haciéndose de forma manual», explicó Eric Sánchez.

Con CheKin, el gestor de la vivienda turística puede reducir a tan sólo tres minutos el tiempo que puede tardar en hacer el registro de los huéspedes a mano, que pueden ser de hasta 45 minutos. Y en caso de que el gestor no pudiera hacerse cargo de una tarea en concreto, por ejemplo, recibir a los huéspedes a una hora determinada, la aplicación también permite asignar esa labor a empleados o colaboradores.

CheKin es un proyecto tecnológico impulsado por el Programa Minerva de Junta de Andalucía y Vodafone, que fue presentado de manera oficial en la sede de Turismo de Sevilla y que cuenta con más de mil viviendas registradas, con un registro medio de cinco check-in mensuales por cada una de ellas.

Esta aplicación es un ejemplo más de la cantidad de oportunidades de negocio que ha abierto la regulación de las viviendas con fines turísticas como alojamiento reglado. De hecho son numerosas las empresas que han proliferado para recibir al viajero y entregarle las llaves e informarles de la vivienda en cuestión o de empresas que gestionan cientos de inmuebles cuyos propietarios consideran que precisan de estos servicios para cumplir con todas las obligaciones que la ley establece. Entre ellas la de notificar a la Policía los datos de los huéspedes que cada día se alojan en viviendas turísticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos