Pioneros en el alquiler vacacional

Jannich Petersen y Claus Sorensen, en la sede de Spain Holiday en la capital malagueña. /Álvaro Cabrera
Jannich Petersen y Claus Sorensen, en la sede de Spain Holiday en la capital malagueña. / Álvaro Cabrera

Spain- Holiday, con sede en Málaga, cumple 15 años como portal exclusivo de viviendas turísticas en España

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Un joven danés viajero empedernido, titulado en Informática, buscaba en el año 2000 un empleo en el sur de Europa huyendo del frío nórdico. La oferta de trabajo le llegó a Claus Sorensen más pronto de lo previsto desde una inmobiliaria de Fuengirola. Sin pensárselo recaló en la Costa para programar una sencilla página en la que la agencia colgaba los anuncios de viviendas que estaban a la venta. Desde su puesto de trabajo visionó pronto el filón que suponía el hecho de que gran parte de las casas las adquirían extranjeros para residir apenas un par de meses al año. «Pensé: estas viviendas van a estar vacías diez u once meses. Tengo que hacer algo. Y lo hice», apunta el que ahora es el fundador y CEO del único portal de viviendas de alquiler turístico exclusivo de España, Spain- Holiday.com, que tiene su sede en la capital de la Costa del Sol y que cumple 15 años de vida. «Para mi fue fácil porque en Dinamarca hemos alquilado casas para pasar las vacaciones desde el año 50. Allí era la primera forma de viajar. Sabía que tenía futuro, pero reconozco que no imaginaba que las viviendas turísticas iban a tener el auge de ahora porque los españoles eran muy reticentes a alquilar sus casas. Ahora han abrazado con pasión este negocio», precisa.

Un danés programador informático visionó este negocio como empleado de una inmobiliaria en la Costa, arrancando con cien euros de inversión

Comenzó con un centenar de casas de extranjeros a los que convenció poniéndole gratis los anuncios en una web, en cuyo diseño concentró la inversión de cien euros para poner en marcha su proyecto: un portal de alquiler de viviendas a turistas. Este antecesor al ahora gigante Airbnb arrancó así en 2002 una empresa que ahora oferta más de 11.700 inmuebles en toda España, incluidas villas en Marbella que se alquilan por 28.000 euros a la semana en temporada alta. «Los primeros catorce meses los propietarios de las viviendas en alquiler no pagaban nada. Luego, ya con 500 casas en la web, comencé a facturar. Cobraba 125 euros por anunciarse todo el año. Supe que Spain-Holiday tenía futuro», relata. Y tanto, este portal espera facturar este año 1,9 millones de euros y prevé dar un gran salto en 2018 para el que contempla alcanzar los tres millones de euros, tras haber introducido también la modalidad de cobro de comisión por reserva, tal y como hacen las grandes plataformas que mueven este negocio que ha transformado la industria turística y que ha revolucionado la oferta de alojamiento hasta superar en apenas año y medio en la Costa del Sol el volumen de plazas hoteleras de medio siglo de historia del destino.

Empleados en la sede de Spain-Holiday. :
Empleados en la sede de Spain-Holiday. : / Álvaro Cabrera

Este pionero del alquiler vacacional no teme a la competencia de estos grandes portales que copan este negocio en boga y es que afirma que el futuro está en la especialización, algo que él también visionó desde sus orígenes. «Nosotros solo ofertamos casas ubicadas en el territorio español y contenidos dirigidos a nuestros clientes internacionales para que disfruten al máximo del destino. Esto es un valor único. Por eso estoy tranquilo. Hay un mercado con mucho recorrido y contamos con la ventaja añadida de que vivimos aquí y conocemos la esencia del producto y del destino, que trasmitimos con contenidos que actualizamos constantemente», confiesa, para recordar que al año de comenzar ya tuvo que contratar a su primer empleado, una joven holandesa Helena de Vlieguer, que es la veterana de la empresa y que sigue atendiendo a los clientes extranjeros que quieren alquilar sus viviendas. Ella fue la que tradujo la primera web al holandés, y Claus Sorensen al danés. El origen de lo que hoy es un portal con versiones en trece idiomas, desde los tradicionales inglés y alemán hasta sueco, polaco, ruso, portugués o finlandés. Las mismas lenguas que se hablan en una oficina en la que una veintena de trabajadores, que dominan todos al menos dos idiomas, se afanan en agradar al propietario y al turista que alquila.

Ambiente cosmopolita

Este ambiente cosmopolita que se respira en la sede de este portal va más allá. «En Dinamarca mantenemos una filosofía de trabajo en el que todos estamos en el mismo nivel, se delega la responsabilidad, se escucha al empleado al que se le aceptan los errores como parte del aprendizaje. La idea es que el trabajador esté contento porque así se siente parte de la empresa sin que nadie tenga que controlar su horario o su trabajo. Los resultados son así mejores», explica Jannich Petersen, director general de la plataforma, poco después de ofrecer un trozo de bizcocho, que preside la cocina de la oficina, y que ha traído un empleado que cumple años y que lo celebra con los compañeros en los que la edad media ronda los treinta años y que tienen en común que son, en su mayoría, extranjeros residentes en la Costa. Están divididos en varias secciones y es que uno de los fuertes son los contenidos. «Hemos publicado más de 200 artículos relacionados con la ciudad de Málaga y 78 vídeos en 13 idiomas. En el último año, el portal ha recibido 852.000 visitas para viviendas turísticas y 933.000 visitas al contenido», señala Kaajal Mansukhani, responsable de Comunicación.

Desde el inicio hasta ahora se estima que más de dos millones de turistas se han alojado en una vivienda turística alquilada a través de Spain-Holiday.com, que desde el pasado mes de mayo exige a los propietarios andaluces estar inscritos en el Registro de Turismo para poder anunciar su inmueble. Una criba que ya hizo en Cataluña, en la Comunidad Valenciana y en Baleares.

Sorensen entierra algunos mitos de que los turistas que alquilan viviendas lo hacen porque es un alojamiento más barato. Asegura que el 80% de su oferta son clientes de alto poder, en su mayoría familias que buscan la comodidad que no encuentran en un hotel y grupos de amigos que buscan intimidad. En su mayoría ingleses. Y es que recién llegado de Dinamarca, donde vive con su mujer malagueña y sus hijos, Petersen le informa que una de las viviendas más caras ya está reservada para el próximo verano. Nada menos que por 40 días, por los que unos jóvenes pagarán 50.000 euros por disfrutar una villa preparada para 20 personas. «Por eso los hoteles, por más que se transformen, nunca podrán ofrecer la privacidad que ahora busca el turista y en la que radica el éxito del alquiler vacacional», sentencia.

Temas

Turista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos