María del Mar Martín Rojo: «Málaga no ha tocado techo, no temo que pueda morir de éxito»

María del Mar Martín Rojo, en el corazón del Centro Histórico de Málaga. /Salvador Salas
María del Mar Martín Rojo, en el corazón del Centro Histórico de Málaga. / Salvador Salas

Con la premisa de que «si la ciudad es fantástica para el malagueño, también lo será para el visitante», la concejala de Turismo apuesta por planificar un crecimiento sostenible

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Acaba de aterrizar en el área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga como su concejala responsable tras la reciente remodelación de Gobierno local. María del Mar Martín Rojo es consciente de que toma las riendas del motor económico de la ciudad y se siente con formación, experiencia y ganas para planificar, de la mano de los empresarios y con el Foro de Turismo como pilar de su gestión, un crecimiento sostenible de esta industria en la capital de la Costa del Sol. Sumando a su promoción las sinergias de difundir una Málaga para visitar, trabajar, vivir e invertir, está dispuesta a impulsar nuevos segmentos, como el de compras, y apoyarse en el eje turístico para seguir conquistando mercados lejanos. Y es que está convencida de que Málaga «no ha tocado techo para nada» y que «no hay que temer a morir de éxito». Todo lo contrario, apuesta por atraer más inversiones y poner fin al déficit de camas hoteleras.

Está de enhorabuena. Acaba de recibir el encargo de hacerse con el área que es el motor económico de la ciudad: Turismo. ¿Qué cree que ha podido influir en la decisión del alcalde de asignarle tomar las riendas de este sector?

–No lo sé. Siempre he estado a disposición del alcalde y voy a seguir estándolo en aquel sitio donde él crea que puedo ser útil para la ciudad. Podría imaginar que con el área de Economía Productiva, que habíamos impulsado en esta legislatura para dar una mayor proyección internacional de la ciudad para hacerla visible como un destino idóneo para invertir, trabajar y vivir, ha podido ver las sinergias que puedan complementar con la promoción de la ciudad turísticamente. También ha podido haber valorado que soy economista, licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, y diplomada en Turismo. También tengo experiencia con el sector empresarial, porque mi trayectoria, antes de entrar al sector público, estuvo muy vinculada a la iniciativa privada de la ciudad. Quizá en todo ello haya visto la oportunidad de proyectar la ciudad en su conjunto y unificar esas dos áreas.

¿Es también una mujer viajera?

–Sí. Me gusta viajar con mi familia cuando puedo. Los viajes de trabajo no son iguales.

¿Por España o suele viajar al extranjero?

–Ambos. Con la familia me muevo más por el territorio nacional. Aunque he viajado a distintos países cuando tenía más tiempo.

Ahora va a viajar más. ¿Cómo se siente como responsable del área de Turismo?

–Me siento con una gran responsabilidad, pero muy ilusionada. Es una gran satisfacción poder contribuir modestamente a ese desarrollo económico que pueda venir de la mano del turismo y de la inversión internacional.

Insiste en las sinergias con el área de Economía Productiva. ¿Cree que puede ser un buen maridaje en la promoción de la ciudad?

–Soy una firme defensora de que el turismo es un área transversal, por tanto, está presente en cualquier actividad económica que haya en la ciudad. Creo que si nosotros buscamos la satisfacción del malagueño, pensamos en un desarrollo sostenible, para que se busque el bienestar también de las generaciones futuras y en potenciar la economía local, avanzaremos en una ciudad de calidad. Son elementos importantes que contribuyen a potenciar el turismo. Estoy convencida de que todo lo que se haga para que el malagueño esté bien va a ser clave para que el turista se sienta a gusto en Málaga. Si la ciudad es fantástica para el malagueño, también lo será para el visitante.

Tras el fuerte crecimiento, la ciudad está en el momento clave para planificar su futuro a fin de evitar problemas de turismofobia. ¿Le preocupa que Málaga pueda morir de éxito?

–Málaga no ha tocado techo para nada. Turísticamente no temo que Málaga pueda morir de éxito. Incluso, creo que necesita más oferta hotelera y hoteles con más capacidad. En mi hoja de ruta es prioritario impulsar el Foro del Turismo, porque al final hay que planificar estrategias para el objetivo de avanzar en una ciudad sostenible, que debe venir de la mano de iniciativa privada y de lo público. Y considero que el Foro del Turismo es el órgano del que deben aflorar todas las líneas que se pongan en marcha para diseñar esa ciudad sostenible y con una gran proyección internacional.

«Debo escuchar mucho la voz del empresario; el Foro de Turismo va a ser un pilar en mi gestión»

¿Y cree que está Málaga en una cuenta atrás para diseñar esa ciudad de la que habla?

–Se ha hecho ya mucho. Tenemos que insistir en pensar en una Málaga de crecimiento turístico sostenible, desde el punto de vista tanto económico como social.

¿Y qué plantea para ello?

–Hay estrategias de ciudad que están en marcha.

El alcalde mencionaba en un foro la necesidad de ampliar las centros de atracción turística para evitar la saturación...

–Málaga es mucho más que la calle Larios y el turista tiene que percibirlo. Tenemos que ver nuevas centralidades como puede ser el Soho, Pedregalejo o Tabacalera e, incluso, en el campamento Benítez para diversificar hacia un turismo más de naturaleza, deportivo o para los amantes de contemplar las aves. Y es que hay segmentos, como estos, que ayudan a evitar esas concentraciones de turistas en un mismo punto. En esta línea también queremos impulsar el turismo de lujo y el de compras, intentando atraer marcas selectas. Son segmentos que deben estar presentes en esta etapa.

Apuntaba que faltan plazas hoteleras. ¿Cuántos proyectos de cadenas hoteleras tiene encima de la mesa y qué dificultades encuentran los inversores para llevar a cabo esos hoteles de mayor capacidad que necesita la ciudad?

–En los últimos años se han abierto nuevos hoteles, pero necesitamos más. Estamos hablando de una ciudad que se ha consolidado en segmentos claves como el cultural, congresos, cruceros o turismo idiomático. Concretamente, en el de eventos y congresos se necesitan esos hoteles más grandes. Contamos con nuevos proyectos y de este tipo tenemos el del puerto, que es un establecimiento fantástico con 400 plazas. Además, tenemos conocimiento de inversores que se han interesado por algunas pastillas de la ciudad y a los que estamos informando de las oportunidades.

¿Y no cree que a los inversores les echa para atrás esa burocracia que hace que los proyectos se eternicen? Basta ver lo que está pasando con el hotel del puerto…

–Sin duda, la burocracia puede frenar al inversor. Por eso nosotros pusimos en marcha en el área de Economía Productiva una oficina de asesoramiento al inversor para planificar la tramitación, tanto de la licencia, autorizaciones y asuntos administrativos para atender una de las demandas claves del inversor que es medir los plazos para la ejecución de su proyecto. Lo que queremos siempre es ilusionar al inversor para que apueste por la ciudad.

Hacía también referencia al Foro de Turismo como un instrumento de gestión clave en el desarrollo turístico. ¿Plantea algún cambio en su funcionamiento?

–Voy a asistir a la reunión del martes y creo que fue un acierto su puesta en marcha, y por eso comentaba que es fundamental su existencia y que haya una colaboración público y privada que sea el germen de cualquier iniciativa. Ahora debo de escuchar mucho la voz del empresario. El Foro de Turismo va a ser un pilar en mi gestión.

Desde este mismo foro han partido iniciativas para frenar la oferta de viviendas turísticas ilegales. ¿Qué datos tiene sobre ese asunto y qué actuaciones va a adoptar?

–Hay un decreto de la Junta de Andalucía que regula este sector y, por tanto, nosotros estamos valorando y analizando las plataformas para intentar llevar otro registro y coordinarnos para ver si se está produciendo una competencia desleal y cómo frenarla. Tenemos un informe en marcha.

Málaga forma parte del eje turístico que conforma con Sevilla, Granada y Córdoba, que ha dado forma al proyecto Andalusian Soul. ¿Cree que es una iniciativa que precisa de un impulso?

–Málaga apuesta por Andalusian Soul para actuar en mercados lejanos, en los que es complicado la promoción en solitario. Creo que es un proyecto que al ser reciente necesita de una mayor promoción. En ello estamos.

¿Qué proyecto estrella le gustaría sacar adelante tras hacerse con la cartera de Turismo?

–Veo turismo y veo inversión. Para mí sería fantástico que fuéramos el primer destino en calidad turística en España. Ahora somos el segundo en el sistema Sicted. Málaga está preparada para tener esta proyección internacional como destino de excelencia. Es una ciudad muy completa para visitarla, vivir, trabajar o invertir en ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos