Casi dos mil malagueños intercambian sus casas para disfrutar de sus vacaciones

Las viviendas en el litoral tienen una gran demanda. /SUR
Las viviendas en el litoral tienen una gran demanda. / SUR

Esta forma de viajar se consolida en Andalucía, que es la segunda región con más viviendas intercambiadas, sólo precedida de Cataluña

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En estos meses en los que muchas familias están planificando sus vacaciones de verano, la gran mayoría está barajando entre alojarse en un hotel, un apartamento o una vivienda turística. Pero hay una minoría, que crece cada año y que se consolida como una nueva forma de viajar al alza, que piensa en intercambiar su casa con otro propietario que quiera hacer lo mismo en cualquier rincón del mundo. Varias plataformas facilitan esta tarea y ponen en contacto a unas familias con otras. Precisamente GuesttoGuest, fundada en 2011 y que ya tiene más de 300.000 personas inscritas en más de 180 países y alrededor de 15.000 personas se inscriben cada mes, eleva a 1.600 las viviendas que se localizan en la provincia malagueña dispuestas a recibir a unos turistas que les facilitarán estancias en el lugar elegido. A ellas, suman otras 200 viviendas inscritas en el portal IntercambioCasas, pionero en esta actividad que nace en Estados Unidos como parte de esa tan en auge economía colaborativa.

Los datos apuntan a la Costa del Sol como el destino con mayor oferta de Andalucía, seguido de Sevilla, con unos 1.400 inmuebles. Un fenómeno que coloca a la Comunidad andaluza como segundo destino de España con mayor volumen de viviendas, con 10.000, sólo precedida de Cataluña, con unas 10.500.

En Andalucía hay 10.000 viviendas inscritas en los portales de intercambio

Quienes han viajado intercambiando su casa valoran la experiencia y destacan el respeto y el buen hacer de quienes pasan las vacaciones en tu vivienda. «En realidad los miedos a que hagan algún desastre en la casa se esfuman rápido porque al tratarse de un intercambio, tanto el que llega a tu vivienda como cuando tú llegas a la de tu inquilino sólo se piensa en cuidar el inmueble para que quede como si nadie hubiera pasado por ella», cuenta una joven que desde hace años emplea esta forma para recorrer mundo con su familia. «Yo intercambio también coche y el perro, porque quien viene a casa, un piso en una pequeña localidad del litoral malagueño, también hace uso de nuestro vehículo y cuida de nuestra mascota», asegura, para matizar que quedan encantados. «Es una experiencia de viaje diferente. Te conviertes en un vecino más», señala.

En este caso, las plataformas actúan como verdaderas redes sociales poniendo en contacto a los inquilinos, se dan recomendaciones de transporte, rutas, monumentos para visitar y otra serie de consejos útiles. Los datos apuntan a que a nivel europeo ya un 12% de la población adulta estaría ya dispuesta a intercambiar su casa para viajar, según un reciente estudio de Ipsos Consulting.

España es el segundo país del mundo que más utiliza el intercambio de casas como alternativa a la forma tradicional de alojamiento, sólo por detrás de Francia. En ese sentido, esta nueva tendencia es ya una de las opciones preferidas para este 2018 y ya hay más de 45.000 viviendas españolas inscritas entre estas dos plataformas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos