«En Málaga no hay turismofobia, pero hay que evitar la masificación»

De la Torre, en el centro, junto a ponentes de la mesa redonda del foro de Exceltur. /SUR
De la Torre, en el centro, junto a ponentes de la mesa redonda del foro de Exceltur. / SUR

El alcalde avanza medidas para crecer de forma sostenible en una mesa redonda sobre gestión de destinos con mayor aceptación social

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMadrid Enviada Especial

La antesala de la apertura de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) estuvo marcada por el controvertido asunto de la turismofobia, que se hizo protagonista en las ponencias y debates del Foro de Liderazgo Turístico de Exceltur. En este evento participó ayer el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en una mesa redonda en la que junto a la alcaldesa de Barcelona y el de San Sebastián, Ada Colau y Eneko Goia, respectivamente, abordaron medidas de cómo gestionar destinos con la mayor aceptación ciudadana. De la Torre partió de que «la turismofobia no es un problema en Málaga», pero consideró que siempre hay que estar muy atento para evitar problemas de masificación. En este sentido, explicó en el foro que desde el consistorio malagueño se está apostado por la máxima calidad con un sistema que integre ciudad y turismo. «Hay que diseñar productos que sean atractivos para el ciudadano, pero también para el turista a fin de que ambos empaticen. Es clave la estrategia de ofrecer calidad para aspirar a un turista de mayor nivel, más que hacia un turismo de masas», dijo.

Más...

Además, señaló que Málaga cuenta también con la ventaja de que el flujo de llegadas se distribuye a lo largo de todo el año y consideró que para evitar problemas de saturación hay que planificar el crecimiento descentralizando las zonas de gran atracción turística. En el caso de Málaga, hacia el este y hacia la zona de Tabacalera. De la Torre también reclamó un mayor esfuerzo a la inspección ante los datos de un estudio del Ayuntamiento que advierte que hay numerosas viviendas turísticas que están operando sin estar dadas de alta en el Registro de Turismo. «Tenemos una clara conciencia de que una oferta opaca y no reglada en absoluto es conveniente», dijo.

Ada Colau reconoció que «a Barcelona le gusta ser visitada», si bien dijo: «La alarma sube porque hay vecinos que piensan que la situación está llegando al límite». El debate, moderado por Carlos Bartomeu, presidente de Air Nostrum, contó también con la participación de Abel Matutes, director general de Palladium Hotel Group, y de Oscar Perelli, director de Estudios e Investigación de Exceltur.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos