«Málaga tiene mucho que ofrecer para un crucero en invierno. Es una buena opción»

Wangüemert, en la calle comercial del 'Symphony of the Seas'. :: P. M./
Wangüemert, en la calle comercial del 'Symphony of the Seas'. :: P. M.

La compañía no opera en la actualidad ningún barco en Europa durante los meses invernales Belén Wangüemert Vicepresidenta Asociada y Directora de la Eurozona de la naviera americana Royal Caribbean

PILAR MARTÍNEZ MÁLAGA.

A bordo del gigante del mar 'Symphony of the Seas', en el viaje de Málaga a Barcelona en el que Royal Caribbean hizo la presentación mundial de su nuevo crucero, la Vicepresidenta Asociada y Directora de la Eurozona de esta naviera, Belén Wangüemert, desveló a SUR algunas claves de los proyectos que estudian para volver a posicionar un crucero en Málaga y aclaró las causas de su marcha tras su primera experiencia. El buen clima puede ser determinante para que el puerto malagueño abra una nueva vía de negocio en esta compañía, que ve con buenos ojos las opciones de esta ciudad como base para un crucero en invierno. Una operación que en la actualidad no realiza esta naviera americana en ningún otro puerto europeo.

-¿Qué le falta a Málaga para que Royal Caribbean posicione un barco con puerto base en esta ciudad?

-A Málaga no le falta nada. Creo que la ciudad es una maravilla. Está perfectamente preparada. El Puerto y sus terminales funcionan estupendamente. Además, la relación que tenemos con todos los actores es magnífica, hasta el punto de que la mantenemos desde hace tiempo. Aunque no se ve, hay un trabajo constante, pero la decisiones de llevar un barco de un sitio a otro no dependen ni de Málaga ni de la oficina de España, sino de conjugar muchos factores. Juega en ello los intereses estratégicos de la compañía, los barcos disponibles que tenemos en cada momento o los planes internacionales de cada uno de los mercados. Es un puzzle más complicado de armar de lo que parece. La respuesta es clara. A Málaga no le falta nada. A nosotros nos falta que llegue el momento, porque la oportunidad realmente está.

-Sin embargo, cuando posicionaron un barco en Málaga y dejaron de operar, como de un día para otro, quedó en el aire la sensación de que algo había fallado y que nunca se ha aclarado. ¿Qué pasó para tomar esa decisión?

-No tenía nada que ver con que algo se hubiera hecho mal. El Puerto funcionaba estupendo y el barco también, pero no tuvimos la rentabilidad que esperábamos de este producto. Con otros mercados emergentes y teniendo la capacidad que tenemos no nos podemos permitirnos el lujo de mantener los barcos en un sitio que te da una determinada rentabilidad, cuando puedes mejorarla en otros mercados como el chino o el americano, que se estaba recuperando rápidamente. Nosotros estábamos entrando, en aquel momento en un periodo de crisis y el atractivo de Europa, en aquella época, contábamos con menos armas con las que competir en un entorno en que otros mercados sí que estaban creciendo y tenían perspectivas económicas muy buenas. La obligación de la compañía es la de rentabilizar al máximo cada uno de los barcos. Fue una etapa en la que nos ayudó muchísimo porque generamos una imagen de marca maravillosa. Creo que hemos rentabilizado lo que se invirtió en aquel momento en Málaga porque nos ha permitido crecer y nos ha demostrado que operativamente y a nivel de atractivo es un producto que sí funciona. Nos falta el momento estratégico, económico y la capacidad disponible para potencialmente continuarlo.

-Ahora se aprecia un acercamiento de la compañía a Málaga. De hecho ha sido la ciudad elegida para la presentación mundial del 'Symphony of the Seas'. ¿Qué ha sido determinante en esta decisión?

-Cuando nos entregan el barco, éste tiene que hacer una escala antes de su llegada a Barcelona, por temas técnicos y de provisiones. Ese primer atraque era en Málaga, donde también teníamos la oportunidad de embarcar a prensa de todo el mundo a la que era importante mostrar este producto. Consideramos que era una oportunidad ideal. Además, trabajar con Málaga es muy fácil. Las conexiones aéreas son muy buenas a nivel internacional y creemos que teníamos la posibilidad de jugar con los puertos de Málaga y con Barcelona, donde se posiciona el barco, y sacar el máximo partido al hecho de que el crucero tocaba dos puertos españoles nada más entregárnoslo. Tenía sentido embarcar en Málaga a periodistas y directivos de todo el mundo y desembarcarlos en Barcelona.

-¿Qué incidencia puede tener esta presentación mundial en Málaga de cara a los nuevos proyectos de la naviera en la Costa del Sol? ¿Qué impresiones se han llevado los directivos de la compañía?

-Para este evento no sólo hemos trabajado con prensa sino que también a bordo hemos organizado una conferencia con el departamento comercial de la compañía, con presencia de directivos americanos, europeos, de todo el ámbito internacional. Son unas 400 ó 500 personas, que también han vivido la experiencia de Málaga. El momento era muy bueno, porque han podido conocer a Málaga durante la Semana Santa, que ha sido estupendo con el descubrimiento de las procesiones. También los fuegos artificiales fueron maravillosos. Todo ello nos ayuda a que la vean como puerto de embarque, no sólo de escala, al conocer su atractivo turístico como destino y como infraestructura. Creo que esto le da a Málaga y al Puerto una gran proyección.

-¿Y qué han comentado los directivos de la compañía del destino malagueño? ¿Qué les ha impresionado más o qué no se esperaban encontrar en esta ciudad?

-Lo que más les ha sorprendido y les ha impresionado es el ambiente que han visto y vivido en Málaga, que ha sido maravilloso. El momento de coincidir con la Semana Santa, en el Lunes Santo, ha sido ideal porque no se imaginaban cómo se viven las procesiones. También nos ha acompañado el buen tiempo y han destacado la facilidad en el embarque, que ha sido muy fluido. Se han llevado una grata y muy buena impresión.

-Precisamente por ese buen clima que es el gran reclamo de la Costa del Sol, ¿podría ser Málaga un puerto de invierno para Royal Caribbean en España, con la posibilidad de diversificar rutas hacia el Atlántico?

-Sí. Además, Málaga trabaja muy bien el tema de los itinerarios. Vienen siempre con nuevas propuestas y están siempre muy preparados en este nivel. Creo que Málaga sí permite diversificar en invierno. Ahora tenemos diez barcos en construcción, y, bueno, por qué no. Tienen que navegar no sólo en verano, sino los 365 días al año. Sí que diversificaría la oferta, sobre todo, para el mercado europeo. Nosotros en la actualidad no tenemos barcos operando en invierno en toda Europa, al concentrar la actividad en Estados Unidos.

-¿Aquí sí que se abriría una oportunidad para Málaga?

-Creo que Málaga tiene mucho que ofrecer con un barco en invierno y con un itinerario por el Atlántico. En el Mediterráneo en esos meses es más complicado. Creo que aquí hay una opción de sol, sobre todo, para el público inglés o alemán. Es una alternativa interesante.

-Royal Caribbean tiene concentrado su negocio en Barcelona. ¿Cree que la situación actual de Cataluña les hace plantear alguna alternativa en otro puerto?

-No. No estamos viendo una gran afectación. La verdad es que como tenemos los barcos en verano, pues la parte más complicada de todo lo acontecido no nos ha pillado. No tenemos ningún plan alternativo. Estamos acostumbrados a lidiar con conflictos. Navegamos por todo el mundo y en todas partes pasan cosas. A veces cuando suceden tan cercanas creemos que hay que tomar grandes decisiones, pero al ser una compañía global vemos las cosas con más perspectiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos