Málaga acapara la inversión hotelera en Andalucía con 320 millones de euros

Javier García Mateo, Manuel Atencia y Leopoldo Parias, ayer. /Salvador Salas
Javier García Mateo, Manuel Atencia y Leopoldo Parias, ayer. / Salvador Salas

Un estudio señala que el sector hotelero necesita una reconversión para mantenerse como mercado de primer nivel y operar con tarifas más altas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La provincia de Málaga ha acaparado entre enero y noviembre de 2017 el cien por cien de la inversión hotelera andaluza, por importe de 320 millones de euros, un 12% del total nacional, que ha ascendido a 2.717 millones de euros. El valor capital (miles de euros/habitación) ha crecido un 12,4% gracias a los planes estratégicos del turismo puestos en marcha por el Ayuntamiento de la capital. Al menos, esa es una de las conclusiones del informe 'Hotel Property Handbook 2017' que analiza las claves del mercado de inversión y financiación de los activos hoteleros, presentado ayer en Málaga por Deloitte y la Confederación de Empresarios del Sur de España (CESUR). Según el informe, en lo que va de año han abierto en Andalucía diez nuevos hoteles, de los que cuatro están en Málaga (Gran Hotel Miramar, Catalonia Ronda, Costa del Sol Torremolinos y MS Aguamarina).

El socio del grupo de asesoramiento financiero de Deloitte, Javier García Mateo, que presentó el informe, destacó que el turismo sigue siendo uno de los principales motores de crecimiento de la economía española. Asimismo destacó el «excelente» comportamiento del sector hotelero en España y en Andalucía, aunque incidió en que se enfrenta al reto de su reconversión en los próximos años «si quiere seguir siendo un mercado hotelero relevante».

Precios bajos

Los precios «sorprendentemente bajos» de los hoteles en España explican en parte que se atraiga inversión, principalmente de inversores institucionales y fondos que están sustituyendo al emprendedor hotelero tradicional y «apuestan fuerte por inversiones hoteleras donde haya que meter mucho dinero en reconversión para operar a tarifas el dobles de las actuales», según Javier García Mateo.

Según el experto, el crecimiento de los ingresos ha venido por la ocupación y no por las tarifas. El precio por habitación es más barato en España que en otros destinos europeos, y en Andalucía la diferenciases incluso mayor, según García Mateo. Por ello insistió en que no son necesarias más camas, sino reconvertir las que hay. «Es preciso invertir para poder reposicionar los proyectos a los estándares de calidad que demandan los operadores de primer nivel para operar a tarifas muchas más altas y comparables a otros mercados europeos», dijo, a la vez que advirtió de que, si no se hace esto, «se corre el riesgo de que España pase a ser mercado turístico de segundo nivel».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos