Lufthansa invertirá 210 millones en la compra del 62% de aviones de Air Berlin

J. A. BRAVO / COLPISA MADRID.

Lufthansa quiere ser la aerolínea europea favorita para volar, trono que desde hace años ostenta la compañía de bajo coste ('low cost') Ryanair y para ello no dudará en rascarse el bolsillo. El primer paso es consolidar su dominio local en Alemania y, por extensión, crecer más en el resto del continente. La factura inicial de esta expansión asciende a 210 millones de euros.

Con ese dinero adquirirá casi dos tercios de la flota de la quebrada Air Berlin (el 62% de sus activos), que dejará de volar el próximo día 28 -en las rutas de largo alcance se despedirá este domingo- tras haber sido durante décadas el segundo actor del mercado aéreo germano. En concreto, según anunció este jueves la empresa, la otrora rival se quedará con su filial de vuelos regionales LGW, la compañía austríaca de vuelos vacacionales Niki y otros 20 aviones.

1.200 empleos

En total, 81 aparatos de los 134 que tiene Air Berlín, además de comprometerse a mantener al menos 1.200 empleos suyos (el 37% de los puestos), si bien podría llegar a duplicar esa cifra incorporando personal de otras unidades de la empresa. El resto de la plantilla de hasta 8.000 efectivos deberá esperar a que culmine la negociación con el otro posible comprador, la aerolínea británica 'low cost' Easyjet, interesada en parte de sus aviones.

Para el consejero delegado de Air Berlin, Thomas Winkelmann, se ha dado «un gran paso» para salvar buena parte de sus activos, y con ello el empleo (hasta el 80%), ante su inminente cierre. La compañía se ha visto arrastrada por una pérdidas de 1.200 millones en los dos últimos años (solo en 2016 fueron 782 millones, un 75% más que el ejercicio anterior) y la renuncia de su socio mayoritario, la aerolínea de los emiratos árabes Etihad, a seguir financiándola.

En esta tesitura, y desde que se declarara insolvente el 15 de agosto pasado, esta aerolínea que ha tratado de reconvertirse en operador de bajo coste ha venido subsistiendo con un crédito puente de 150 millones del Gobierno alemán para garantizar sus operaciones mientras se resolvía, de no haber otra salida, su liquidación ordenada. No obstante, las autoridades tiene previsto reclamar en su momento la parte proporcional de ese préstamo a los compradores finales.

En España, Air Berlín tiene una pequeña base en Palma de Mallorca con 54 empleados. No obstante, debido a sus dificultades financieras desde marzo solo mantiene vuelos conectando ciudades alemanas con Barcelona, mientras que aquellos con destino a Baleares, Canarias, Alicante y Málaga son operados por Niki.

Fotos

Vídeos