La Junta vuelve a pedir a los hoteleros que repartan beneficios para evitar la huelga

Francisco de la Torre y Francisco Javier Fernández, ayer en el Palacio de Ferias y Congresos. :: francis silva/
Francisco de la Torre y Francisco Javier Fernández, ayer en el Palacio de Ferias y Congresos. :: francis silva

El consejero de Turismo defiende que los trabajadores se beneficien del crecimiento actual porque «son los que aportan calidad a la oferta»

JUAN SOTO MÁLAGA.

Nuevo tirón de orejas para los empresarios hoteleros de la provincia. El consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández, insistió ayer en que la patronal debe compartir beneficios para evitar una huelga en el sector durante el verano. Durante la presentación de un congreso sobre turismo sostenible, el máximo responsable andaluz consideró que los trabajadores «deben ser partícipes de la recuperación económica que se está produciendo».

El consejero explicó que todas las administraciones están actuando para evitar una convocatoria de huelga que está previsto que se concrete el próximo viernes durante una asamblea de trabajadores que ya ha sido convocada por los sindicatos. «Creo que hay buena voluntad por ambas partes, pero los beneficios del turismo deben repartirse con los trabajadores porque son los que aportan calidad a la oferta», insistió.

Aunque valora que de momento no se ha producido un impacto directo en la anulación de reservas ni la preocupación actual ha llegado a los turistas, Francisco Javier Fernández es consciente de que cualquier ruido crea distorsión en un sector tan sensible como el turístico. «Estamos seguros de que se va a llegar a ese acuerdo», apuntó.

UGT considera que la externalización sólo trae «explotación laboral y precariedad»

En la misma línea, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, también se mostró ayer optimista a la hora de encontrar una solución al conflicto. Tras mantener un contacto con ambas partes, el regidor confió en que se llegue a una solución antes del viernes porque sería sinónimo de tranquilidad para el sector. «Mi opinión -De la Torre se ofreció a ayudar la pasada semana- aún no ha tenido efectos, pero sería un error que no se llegara a un acuerdo», resumió.

Más cesiones

Aunque no es la primera vez que lo dice, las declaraciones del consejero cobran ahora más importancia que nunca porque las negociaciones entre la patronal y los sindicatos se encuentran actualmente rotas por la falta de entendimiento entre las partes y después de que el máximo responsable de Aehcos, Luis Callejón, dijera el pasado viernes que ellos ya han cedido en todo lo que pueden hacerlo.

En esta misma línea, los responsables de UGT lamentaron ayer que los empresarios defiendan «la externalización, la explotación laboral y la precariedad como base del sector». El secretario del sector de Hostelería y Turismo en el sindicato, Sergio de Oses, consideró que con esta apuesta los hoteleros «quieren fomentar la competencia desleal y buscar un futuro para el sector que dista mucho de la calidad y la innovación como principal reclamo frente a otros destinos de segunda o tercera categoría».

En respuesta a la entrevista que Callejón concedió a este periódico el pasado viernes, De Oses lamentó que a día de hoy, después de pasar la crisis y tras varios años de récord, aún no se han recuperado los niveles de empleo que había antes de la crisis ni en contratación fija ni en contratos a jornada completa, lo que supone una mayor carga de trabajo para los profesionales.

Actualmente el conflicto se encuentra enquistado y bloqueado fundamentalmente por dos puntos que los sindicatos consideran básicos en la negociación: la subida salarial y la externalización de servicios. En referencia al salario, tanto los hosteleros de Mahos como los de Aehcos ofrecen un aumento del ocho por ciento en un plazo de cuatro años cuando la exigencia de los trabajadores es llegar al 16% -reducida hasta el 13% en la mesa de debate-. Además, desde Aehcos han añadido a la negociación la aplicación de un plus que iría en función del aumento de precio de las habitaciones, algo que los sindicatos consideraron «impensable». Sobre la externalización, que se ha convertido en el principal caballo de batalla, los sindicatos piden a la patronal que incluya una cláusula para impedir que se externalicen servicios técnicos, limpiadoras y animación como ya ocurre con las camareras de piso, recepcionista, cocina y camareros, aspecto a lo que se niegan en rotundo los empresarios.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos