Javier Frutos será elegido hoy presidente de la asociación de hosteleros de Málaga

Frutos tomará el relevo de Jesús Sánchez/SUR
Frutos tomará el relevo de Jesús Sánchez / SUR

El hasta ahora dirigente, Jesús Sánchez, no se presenta a la reelección para centrarse en sus proyectos profesionales

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La asociación de hosteleros de Málaga (Mahos) cambia de nombres aunque no de filosofía. El empresario Javier Frutos será elegido hoy presidente del colectivo en sustitución de Jesús Sánchez, que ha decidido no optar a la reelección para centrarse en sus proyectos profesionales. Frutos, procedente de la antigua Amares, es socio del Mesón Cantarrana y de la Taberna El Mentidero, y encabeza la única candidatura que se presenta a las elecciones del colectivo, por lo que saldrá investido salvo sorpresa de última hora.

Frutos tomará el relevo de Jesús Sánchez, que ha decidido dejar la presidencia tras tres años en el cargo. Aunque se ha ofrecido para continuar en la junta directiva de la asociación, Sánchez entiende que ya era hora de que alguien nuevo asumiera la máxima responsabilidad. Sánchez confiesa que necesitaba tiempo para centrarse en su negocio (Asako), ya que tienen varios proyectos entre manos y necesitan de su máxima atención.

Sánchez ha estado tres años al frente del colectivo, que se enfrenta a grandes retos

En este sentido, explica que su salida no es una huida sino que seguirá trabajando desde dentro y acudirá siempre que le necesiten. «La asociación es como un equipo ciclista, y ahora necesita que otra persona se ponga en cabeza del pelotón», expone. Igualmente señala que el colectivo ha crecido mucho y requiere una mayor profesionalización. «Esta no es una asociación de nadie, sino que se trabaja por un bien común y el nombre del presidente es lo menos importante», asegura.

Sánchez, que antes de dirigir Mahos estuvo cuatro años al frente de la asociación Aserca, se marcha satisfecho al entender que ha cumplido los dos principales objetivos que se propuso a su llegada: la unión de un colectivo que funcionaba por separado, y tras haber saneado las cuentas. «Cuando yo llegué no llegábamos ni a 60 asociados, y ahora somos más de 400», dice.

Varios retos

No obstante, apunta que el colectivo de empresarios se enfrenta actualmente a varios retos de gran calado, que se resumen en lograr que se organice la ciudad sin dañar sus intereses. Entre otras, sobre la mesa se encuentran la nueva ordenanza de vía pública, la próxima declaración de zonas acústicamente saturadas o la designación de espacios de gran afluencia turística. «En estos asuntos también deberán involucrarse los grupos políticos, ya que si dañan al colectivo de hosteleros también dañarán al turismo», apunta.

Desde la asociación de hosteleros informaron ayer de que la asamblea se celebrará en la Cámara de Comercio, y que tras el acto el nuevo presidente presentará a su junta directiva y desgranará los retos y objetivos que se marcan para esta nueva legislatura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos