Las instalaciones turísticas son menos accesibles de lo que percibe el sector

Brazo robótico que las personas con alto grado de movilidad reducida pueden mover con la mirada. / F. SILVA

Expertos internacionales debaten desde ayer y hasta mañana sobre innovaciones tecnológicas que facilitan los viajes a discapacitados

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Una exhibición de cómo la tecnología facilita a las personas con discapacidad moverse por entornos desconocidos y descubrir nuevas culturas disfrutando como cualquiera de la experiencia de viajar se puede contemplar hasta mañana en el Palacio de Ferias y Congresos, en el que debaten expertos internacionales sobre el binomio innovación y turismo accesible. Unas balizas inteligentes «beepcons» instaladas por la empresa Ilunion, perteneciente a la ONCE y su Fundación, permiten a las personas ciegas moverse libremente gracias a la información que obtienen de una aplicación en su móvil y unos brazos robóticos que se mueven con la mirada, así como unas gafas inteligentes que convierten en audio lo que el usuario no puede ver son algunos de los ejemplos de cómo la tecnología favorece la autonomía personal y permiten romper barreras. Estas herramientas tecnológicas de vanguardia al servicio de discapacitados se presentan en el Congreso Internacional de Tecnología y Turismo para todas las Personas.

Bajo el lema 'Accesibilidad 4.0', en este foro internacional se dio a conocer ayer el Observatorio de Accesibilidad Universal del Turismo en España. Este informe analiza tanto la oferta como la demanda y constata que hay un claro desfase entre la percepción de accesibilidad que tiene de sí mismo el sector turístico y lo que supone ser realmente un espacio accesible. El director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, Jesús Hernández, dijo que de los más de 4.000 hoteles seleccionados, cerca de 1.500 dicen ser «aptos para silla de ruedas», lo que supone que disponen de aseos adaptados y que cuentan con un acceso correcto, pero el estudio advierte de que el personal no tiene la formación adecuada, la recepción no es accesible y de que un 40% no tiene una habitación adaptada.

El estudio que se ha realizado en 57 destinos, 4.000 hoteles y 40.000 restaurantes, así como en oficinas de turismo, páginas web y playas, y se ha entrevistado a cerca de mil usuarios y gestores, permite señalar que en el caso los restaurantes, algo más de la cuarta parte dicen ser aptos, si bien casi la mitad no tiene un aseo adaptado. Datos que advierten de que el sector turístico tiene un largo recorrido en este ámbito y que los avances no son generales. Así, precisa que los negocios en Andalucía declaran estar más adaptados que la media a grupos de turistas con discapacidad (67%) y que los ubicados en destinos de 'sol y playa' reconocen más que la media estar adaptados a turistas extranjeros que no conocen el idioma (92%).

El estudio analiza 57 destinos, 4.000 hoteles y 40.000 restaurantes, así como webs y playas

En el acto inaugural, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, insistió en que «dar respuesta a la accesibilidad en turismo es bueno para todos», y eso que el informe recalca que el sector no lo tiene así de claro. En un mensaje del secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, cifró en un 15% la población mundial que vive con una discapacidad y apuntó que «la accesibilidad debería ser considerada una prioridad en turismo». En este sentido, Annagrazia Laura, de la Red Europea de Turismo Accesible, puso el foco en que la tecnología tiende puentes, a lo que Borja Fonjul, del Real Patronato de Discapacidad, recordó que con su primer sueldo decidió viajar sólo a México y que aquello fue toda una aventura. «Ahora la tecnología permite solventar obstáculos y viajar más tranquilos». El vicepresidente ejecutivo de ONCE, Alberto Durán, advirtió que pese a los avances «para una persona con discapacidad es más difícil viajar y más caro», por lo que instó al sector público y privado a unir fuerzas para atender la accesibilidad en el turismo de una forma global.

El viceconsejero de Turismo, Diego Ramos, detalló una serie de iniciativas desarrolladas en Andalucía para mejorar la accesibilidad y precisó que con un turismo sin barreras «nos irá mejor a todos como sociedad».

Más

Fotos

Vídeos