Golpe a una banda inglesa que estafó 60 millones con falsas denuncias a hoteles

Golpe a una banda inglesa que estafó 60 millones con falsas denuncias a hoteles
Efe

Un total de siete personas de nacionalidad británica han sido detenidas en Baleares

EFE

Con la detención en Mallorca de siete personas de nacionalidad británica, que pasaron ayer a disposición judicial, la Guardia Civil da por desarticulada una banda que desde 2014 podría haber estafado a hoteles españoles 60 millones de euros mediante reclamaciones por falsas intoxicaciones alimentarias. El juzgado de instrucción 2 de Palma ha asumido la investigación derivada de la operación Claims, que el jefe de la Guardia Civil balear, Jaime Barceló, cree que tendrá repercusiones en el Reino Unido, donde existe un entramado responsable de la gestión de las reclamaciones.

Según venía denunciando la patronal hotelera mallorquina y de los principales destinos turísticos, el fraude consistía en la presentación de reclamaciones por falsas intoxicaciones alimentarias por parte de turistas británicos a quienes solo se les pedía para probarlo el recibo de algún fármaco antidiarreico y que exigían la devolución del coste de su viaje a los hoteleros a través de sus touroperadores.

Tras meses de investigación, agentes del instituto armado han realizado seis registros en domicilios y dos en locales comerciales de Palma y Calviá, donde han detenido a los siete responsables de la trama, que contaba con una red de «agentes comerciales» que en los alrededores de los hoteles ofrecían a los turistas tramitarles las denuncias fraudulentas y les indicaban la mecánica para documentar su reclamación a cambio de una parte de la indemnización.

La organización llevaba a cabo su actividad principalmente en Mallorca, donde el fraude ha sido cifrado por los empresarios hoteleros en unos 50 millones de euros, pero también actuaba en otras zonas turísticas españolas donde la estafa podría sumar otros 10 millones de euros.

La delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, ofreció ayer una rueda de prensa para celebrar el éxito de la operación llevada a cabo el pasado martes y que es el fruto de la colaboración entre la Guardia Civil, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y el gobierno británico, cuyo embajador en España, Simon Manley, visitó la isla en abril para abordar el tema.

En paralelo a una campaña en el Reino Unido advirtiendo a los turistas de que podrían cometer un delito si denunciaban intoxicaciones alimentarias falsas y del inicio de un proceso para modificar la normativa británica de consumo que facilita este fraude, el Instituto Armado puso en marcha una investigación para determinar quiénes dirigían en Mallorca la organización que convencía a los cientos de visitantes de participar en la estafa.

La patronal hotelera había detectado el incremento de las reclamaciones por intoxicaciones en hoteles por parte de turistas británicos en 2014, después de la entrada en vigor de un cambio de la normativa de arbitraje de consumo en el Reino Unido.

En 2015, según los datos facilitados por la delegada del Gobierno, 160 turistas británicos interpusieron demandas por haber enfermado debido a comida en mal estado durante sus vacaciones en Mallorca y exigieron un total tres millones de libras como compensación. Al año siguiente se formalizaron casi 400 reclamaciones que sumaban ocho millones de libras.

Esos 11 millones de libras (unos 12 millones de euros al cambio actual) son parte de los alrededor de 50 millones de euros a los que la patronal hotelera calcula que ascienden todas las reclamaciones que se han comenzado a tramitar, ya que el plazo para su presentación es de tres años desde la presunta intoxicación.

«Estas demandas se han producido también en otros lugares de España», ha indicado Salom, quien, no obstante, ha dado por desarticulada la organización estafadora con la operación llevada a cabo en Mallorca y ha subrayado su carácter disuasorio entre los turistas que pudieran ser tentados para participar en fraudes similares.

Fotos

Vídeos