Hoteleros pasan a la acción y piden más control al superarles las viviendas turísticas

Turistas se registran en la recepción del hotel a la llegada al establecimiento. /SUR
Turistas se registran en la recepción del hotel a la llegada al establecimiento. / SUR

La preocupación se extiende en el sector tras marcar el alquiler vacacional un punto de inflexión histórico en cuanto a la supremacía de la oferta de alojamiento

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

La preocupación cunde entre el sector hotelero al marcarse esta semana un punto de inflexión histórico en cuanto a la supremacía que han mantenido durante más de cinco décadas en la oferta de alojamiento. El sorpaso en la Costa de las viviendas con fines turísticas inscritas en el Registro de Andalucía ha hecho que los empresarios pasen a la acción y ayer mismo comenzaran a establecer contactos con las distintas administraciones para pedir más control sobre esta nueva oferta, comenzar a plantear cambios en la normativa que regula este sector y el de los apartamentos turísticos y para exigir que los empresarios del alquiler vacacionales cumplan con las obligaciones tributarias y con las de seguridad que los hoteleros. «Todos tenemos que jugar con las mismas reglas. Estamos muy preocupados con las dimensiones que se están alcanzando y que van a convertir a la Costa en un destino 'low cost' y saturado de turistas», explicó el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé.

Ayer mismo, Callejón Suñé se reunió con la delegada de Turismo en Málaga, Monsalud Galindo, que les trasladó los datos que publicaba SUR el pasado jueves y que constatan que la oferta de plazas de viviendas turísticas ya es superior a la de los hoteles. Concretamente, a fecha del pasado 26, se contabilizan 80.872 camas en las 15.402 viviendas que operan legalmente en la provincia de alquiler vacacional y 79.577 de hoteleras. Unas cifras que se quedan obsoletas por días. «Nos han comunicado que se registra una media cada día de 80 a 100 inmuebles en la provincia», explicó el presidente de Aehcos, consciente de que la fuerte concentración del negocio de alquiler vacacional en este destino, que reúne a más de la mitad de las viviendas de toda Andalucía, complicará las peticiones de llevar a cabo cambios en la normativa. «Lo que está claro es que en este momento sobra una norma o la de apartamentos, que es muy restrictiva y con grandes requisitos, o la de viviendas turísticas. Así se lo hemos planteado a la Junta. Acabaremos por reconvertirnos todos en viviendas turísticas, que es posible mientras estés en suelo residencial», dijo.

El presidente de los hoteleros advirtió que «cuando las pernoctaciones comiencen a caer también descenderá el empleo». En este sentido, también quieren trasladarle a los sindicatos cuestiones como por qué no denuncian la falta de creación de puestos de trabajo del alquiler vacacional o las condiciones laborales del mismo. «¿La precariedad es solo en los hoteles?. Nosotros con 79.000 plazas damos trabajo a 15.000 personas. ¿A cuántos emplean las viviendas turísticas con 80.500?», apuntó, dejando claro su malestar, pese a que esta situación se veía venir. De hecho hace ya unos meses que dejaron de ser los número uno en volumen de plazas en Málaga ciudad y en Marbella, pero como que no eran conscientes de que estaba cerca el dejar de ser líderes en la provincia.

Callejón Suñé detalló que en las próximas semanas quieren mantener también reuniones con la Junta, con responsables de la Agencia Tributaria y de las fuerzas de seguridad con el objetivo de estrechar el cerco a nivel tributario y exigir el cumplimiento de informar a diario de los huéspedes que alojan. También exigen que se controle a nivel estadístico la actividad de este sector.

Por su parte, varios directores de hoteles han coincidido en que para ellos las viviendas turísticas no son competencia, pero sí que reclaman un mayor control de los ayuntamientos ante la saturación de los municipios y ante la llegada de turistas con poco nivel de gasto, además de compartir el problema de que cuando contratan trabajadores de fuera no encuentran viviendas o el alquiler es desproporcionado. El director del AC Málaga Palacio, Jorge González, se mostró contundente: «o se toman medidas o acabaremos convirtiendo la capital y la Costa en un parque temático de turistas con un ocio desmedido. Hay que planificar y fijar límites como se hace con las terrazas o con los bares. Y eso que para mí esta oferta no es competencia. No critico esta opción de alojamiento ni los precios, pero ponemos en peligro la llegada de un turista de más nivel».

Fotos

Vídeos