Los hoteleros reivindican mayor celeridad en la «persecución» de las viviendas turísticas ilegales

Los hoteleros reivindican mayor celeridad en la «persecución» de las viviendas turísticas ilegales
MIGUE FERNÁNDEZ

El sector advierte durante su congreso nacional, celebrado en Málaga, de los posibles riesgos de la inestabilidad política en el desarrollo de la economía

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El desequilibrio fiscal entre los establecimientos regulados y los apartamentos turísticos ilegales y los posibles riesgos de la inestabilidad política en el desarrollo de la economía centran las ponencias y mesas redondas, y también los corrillos oficiosos, del Congreso de Hoteleros Españoles, que fue inaugurado este jueves en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Los hoteleros denuncian la competencia desleal de los alquileres sin regular y reclaman a las administraciones mayor dureza y celeridad para perseguir este fenómeno. La cita, que concluirá este viernes, está organizada por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) y la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos).

El presidente de la Cehat, Juan Molas, lamenta que en España «nos hayamos acostumbrado a que determinadas prácticas sean habituales», en referencia a los alquileres turísticos ilegales, y señala la paradoja de que en la última década el número de turistas haya crecido un 38 por ciento pese a que la planta hotelera únicamente haya aumentado un dos por ciento. Durante el acto inaugural del congreso, al que acudieron la secretaria de Estado de Turismo, Matilde Asián, y el consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Fernández, Molas solicitó «medidas persecutorias» ante lo que considera «un tsunami de ofertas de alojamiento ilegales». En concreto, los hoteleros españoles piden controles fiscales y laborales, además de un registro de huéspedes, entre otras actuaciones «que deben acometerse con rapidez».

También el presidente de Aehcos, Luis Callejón, incidió en la necesidad de establecer mecanismos de reacción «urgentes» ante las viviendas turísticas ilegales: «Si esperamos unos años, tal vez muchos de nosotros no tendremos negocios ya». Callejón denuncia la desigualdad fiscal existente «pese a que ofrecemos el mismo productos: camas». El posible impacto negativo que la inestabilidad política puede tener sobre la economía supone otro de los puntos de debate recurrentes entre los hoteleros, que reivindican que su industria «fue la última en padecer la crisis y la primera en salir de ella», sirviendo como motor de desarrollo y palanca para el resto de sectores.

Asián recordó que España «no puede competir en precios con otros países como Grecia, porque nuestra oferta se basa en la calidad» y respondió a la solicitud del sector hotelero asegurando que el Gobierno central impondrá obligaciones a las plataformas que promocionan los establecimientos ilegales para que declaren el nombre del titular de los inmuebles, los días de estancia de los visitantes, el precio y el modo de pago. Estos datos se cruzarán con el catastro, «algo que provocará un antes y un después». La secretaria de Estado de Turismo utilizó un símil para referirse al momento por el que atraviesan estos apartamentos y sus plataformas: «Están en período de declaración de renta».

Tasa «perversa»

Molas aplaudió estas medidas, aunque ha aprovechado para criticar que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) apenas aumentan la partida destinada al turismo, además de calificar de «perversa» la tasa turística de algunos ayuntamientos: «Es un impuesto sin una finalidad concreta fijado por el legislador de turno». Por su parte, el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, destacó la necesidad de impulsar la colaboración público-privada y de concienciar a todas las administraciones de que el turismo «es una cuestión de estado». El presidente provincial recuerda que entre enero y abril de este año se han registrado 1,4 millones de visitantes alojados en establecimientos malagueños, un 1,6 por ciento más que en el mismo período del año pasado, y 4,8 millones de pernoctaciones hoteleras. Bendodo también detalló que la industria turística genera más de 10.700 puestos de trabajo en la provincia, aunque insistió en la importancia de «desterrar la precariedad, si existe» para tener «trabajadores satisfechos y bien remunerados».

También Fernández defendió la importancia de impulsar un crecimiento «sostenible» y de repartir las ganancias del sector para lograr «unas condiciones de trabajo dignas y acabar con el desequilibrio social». En palabras del consejero de Turismo, el sector necesita «un crecimiento justo y solidario que no esté en las espaldas de algunos sino en las manos de todos». Fernández, que afirmó que los alquileres turísticos ilegales «deben ser un acicate para buscar soluciones conjuntas» entre el tejido empresarial y las administraciones públicas, hizo hincapié en que los hoteles resultan un activo clave para la industria hotelera: «Sin sus plazas no podemos traer rutas aéreas ni potenciar la oferta de los destinos».

El congreso tiene lugar en Málaga trece años después de que se celebrara por última vez en la Costa del Sol. El programa incluye mesas redondas y debates sobre los mitos de TripAdvisor, las nuevas tecnologías aplicadas al turismo, los retos de la gestión hotelera para la próxima década o la venta directa, además de conferencias de Emilio Duró y Marc Vidal, entre otros. Cayetano Soler, socio responsable de Turismo y Transporte de PwC, vaticinó las tecnologías que serán fundamentales en el proceso disruptivo de la evolución del sector: la inteligencia artificial, la ciberseguridad y el blockchain. «Ya más de un 20 por ciento de las empresas españolas están asumiendo inversiones importantes en inteligencia artificial y serán más en el futuro», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos