El Don Miguel de Marbella inicia el camino a su reconversión en hotel de alta gama

El hotel está siendo vaciado de todo el mobiliario y decoración antes de iniciar las obras. / Josele-Lanza -

La propiedad ha comenzado a vaciar las instalaciones de todo el mobiliario y decoración, que se está cediendo a diversas Organizaciones No Gubernamentales

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Movimiento después de 12 años en el antiguo Hotel Don Miguel. El edificio sigue coronado con el nombre con el que fue bautizado hace décadas pero en su interior ha comenzado hace unos días una incesante actividad para desalojar las instalaciones de todo el mobiliario utilizado mientras mantuvo su actividad. Sillas, mesas, cuadros, somieres y colchones, ponen rumbo a otros destinos. La propiedad del edificio tiene previsto comenzar en breve las primeras actuaciones –demolición de una de las áreas que no será reutilizada– para afrontar la reforma y posterior reapertura (situada en el año 2019) del mítico establecimiento, que será explotado por el Club Med como hotel cinco estrellas destinado a familias y en régimen de todo incluido. El calendario de trabajo está marcado desde que hace meses los responsables tanto de la empresa propietaria del edificio, Magna Hotels, como del grupo francés Club Med, se trasladaran a Marbella para exponer sus planes de negocio.

¿Dónde va ese mobiliario? Lejos a acabar en la basura la empresa ha apostado por la donación a diferentes ONGs tanto de Marbella como del resto de la provincia, según confirmaron a SUR desde la sede de la propiedad en Marbella. Serán estos colectivos los que realicen una distribución en función de las necesidades de las personas a las que atienden e incluso para las propias sedes de los colectivos. Personal voluntario de estas organizaciones, entre ellas, Cáritas, llevan días de intenso trabajo para la distribución del material.

En la puerta del hotel, escoltado por un vallado perimetral desde que el recinto fue adquirido en 2012 por el grupo inversor de capital árabe, el movimiento de coches y furgonetas de voluntarios es incansable. Desde la calle, la imagen más llamativa para conductores y vecinos la dejan las tareas que se realizan para la bajada de los colchones de las habitaciones a través de una grúa por la fachada del edificio.

El hotel reformó sus 500 habitaciones poco antes de cerrar, por lo que el mobiliario está en buen estado

Pese a la cantidad de años que acumula con las puertas cerradas, el interior del inmueble se ha mantenido intacto, tanto en lo que respecta a las instalaciones como a su decoración y mobiliario.

Cuando el establecimiento cerró sus puertas, en 2005, acababa de ser sometido a una reforma de su mobiliario y de sus 500 habitaciones. Ya en el año 2013 los nuevos propietarios hicieron público que su idea era que todos bienes pudieran reutilizados. De hecho, se iniciaron contactos con el Ayuntamiento de Marbella para coordinar la donación a organizaciones benéficas del término municipal.

Destinado especialmente a familias, el hotel marbellí, que perderá el nombre de Don Miguel, contará con 486 habitaciones, lo que se traduce en unas 1.000 camas, y espera recibir entre 30.000 y 40.000 clientes cada año. Piscinas (una de ellas climatizada), spa, pistas deportivas, campo de golf, salas de conferencias y diferentes estancias, divididas por edades, para el entretenimiento de los niños (a partir de 4 meses) son solo algunas de las características del nuevo hotel que funcionará bajo la fórmula del ‘todo incluido’ para familias.

Los promotores señalan que las obras crearán unos 300 puestos de trabajo. La puesta en funcionamiento generará otros 300 «fijos», indican.

Vuelve el Club Med

Club Med, la compañía francesa que gestionará el establecimiento, es la misma que explotó el Don Miguel –hotel que abrió sus puertas en 1975– hasta comienzos del año 2000. Por su parte, la empresa propietaria, Magna Hotels & Resorts, va a invertir 70 millones de euros en su previa puesta a punto. La inversión supondrá una revisión completa de las instalaciones eléctricas y mecánicas, una completa remodelación de los interiores y exteriores del complejo, incluida la fachada. La compañía, tras la que se encuentra un grupo inversor de origen árabe, compró las instalaciones del hotel hace ya cuatro años. En los dos últimos se ha estado trabajando en la selección del operador que se haría cargo del establecimiento. Se invitó a 23 operadores nacionales e internacionales. Finalmente se decantaron por el Club Med, según explicaba en mayo pasado durante su visita a Marbella el presidente de la empresa, Jihad Megharied.

Fotos

Vídeos