Golpe del Gobierno británico para frenar el problema de las denuncias falsas de turistas

Los hoteleros señalan que se nota este verano que hay avances positivos para frenar este asunto.
Los hoteleros señalan que se nota este verano que hay avances positivos para frenar este asunto. / S. SALAS

Los empresarios de la Costa coinciden en que se ha notado este verano el efecto de las acciones emprendidas por el Reino Unido

P. MARTÍNEZ /EFE MADRID.

El costoso y polémico problema de las denuncias falsas de turistas británicos comienza a remitir. Las actuaciones emprendidas por el Gobierno británico se han dejado sentir este verano en la provincia de Málaga, según avanzó ayer el presidente de los hoteleros de la Costa del Sol, Luis Callejón Suñé. La reflexión la realizó tras conocer el último golpe del Regulador de Gestión de Reclamaciones británico (Claims Management Regulator-CMR), que ha privado de su licencia a la empresa Allsure, con sede en Preston (Lancashire), por gestionar reclamaciones falsas, según informó la Embajada del Reino Unido en España.

El organismo británico, que pertenece al Ministerio de Justicia, suspendió a dicha empresa por «animar a los viajeros a inventarse o adornar síntomas de enfermedades gástricas para obtener una indemnización». Se trata de la más reciente de una serie de medidas severas adaptadas por el Gobierno británico contra reclamaciones fraudulentas por enfermedad contraída durante las vacaciones, para acabar con ellas.

La información recopilada por los agentes del CMR -que regula a las empresas que ofrecen su ayuda a particulares para obtener indemnizaciones por daños personales o venta indebida de productos financieros- reveló que Allsure también utilizaba argumentos comerciales engañosos, en los que se exageraban las cantidades para persuadir a los consumidores. Tras la investigación iniciada en febrero, se descubrió que Allsure había infringido las normas de conducta en sus llamadas a consumidores para comercializar las indemnizaciones por enfermedades contraídas en las vacaciones, al hacer reclamos falsos o infundados e intentar enseñarles para que dieran las respuestas indicadas y cumplir los criterios exigidos para formular una reclamación, informó Efe.

Medidas firmes

Como consecuencia de esta conducta, se ha anulado la licencia de la empresa, con lo que ya no podrá ofrecer sus servicios regulados de gestión de reclamaciones a nuevos ni actuales clientes, explicó la Embajada. El jefe del CMR, Kevin Rousell, aseguró que el organismo adoptará «medidas firmes contra empresas de reclamaciones que incurran en conductas graves» y que «no se va a tolerar la conducta de fomentar la interposición de demandas fraudulentas».

Después de que el sector turístico haya mostrado su preocupación por el repentino aumento de reclamaciones interpuestas a los seguros por turistas británicos con motivo de enfermedades gástricas como intoxicaciones alimentarias contraídas durante las vacaciones, el Gobierno británico «se ha tomado este asunto muy en serio». El Ejecutivo británico ya en julio pasado intervino para reducir los incentivos en metálico derivados de interponer reclamaciones falsas contra los touroperadores, que, de acuerdo con estas propuestas, desembolsarían una cantidad preestablecida, dependiendo del valor de la reclamación, permitiendo, así, que se pueda predecir el coste de defender una reclamación.

Allsure, que ha desarrollado su actividad en el sector de las reclamaciones por daños personales desde el 22 de abril de 2014, puede apelar esta suspensión y tiene 28 días para presentar sus declaraciones al Tribunal de Primer Tramo (F irst-Tier Tribunal), creado en 2008 en el marco de un programa para racionalizar el sistema judicial y compuesto por siete cámaras que dirimen sobre disputas legales en determinados ámbitos del derecho.

El presidente de Aehcos señaló que «hay avances muy positivos en este espinoso asunto. El Gobierno británico está actuando con firmeza y se ha notado una evolución positiva». En esta misma línea, el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, afirmó que el sector ha vivido un verano más tranquilo, confiado en el compromiso del Ejecutivo del Reino Unido de tomar medidas para poner coto a una situación que estaba haciendo daño al sector turístico español, de forma general.

Fotos

Vídeos