El Gobierno busca «unas reglas de juego» generales para los pisos turísticos

J. A. B.

MADRID. La proliferación casi sin freno de los llamados pisos turísticos ha propiciado el desarrollo en los últimos meses de diferentes normativas, tanto a nivel autonómico como local, que tratan de regular en parte este polémico negocio. Y ante lo que el Gobierno considera «un batiburrillo» de decretos ha decidido tomar cartas en el asunto, algo que venían reclamando hace meses tanto las administraciones implicadas como las empresas, en especial desde el 'lobby' turístico Exceltur.

«Trataremos de establecer unas reglas de juego», dijo ayer la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien reconoció no obstante que el Ejecutivo carece de «competencias y presupuesto» en este asunto. Aún así, «creo que efectivamente se pueden hacer cosas», dijo, para a continuación apuntar que se reunirán con las comunidades autónomas, aunque también es probable que tengan que hacerlo además con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP).

Y a partir de ahí, tratando de armonizar unas normas generales comunes para todos los territorios, cada administración autonómica determinará «hasta dónde llega». En la actualidad la única regla nacional para todo el país en este ámbito es la Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler, que limita de alguna forma el arrendamiento de viviendas con carácter vacacional y de apartamentos con fines turísticos a lo que determine cada comunidad en su zona. Y en caso de no haber reglas regionales, se aplicaría el régimen de arrendamientos por temporada.

El problema es que, a veces, ni siquiera en una misma región hay consenso. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid prohibió el alquiler de pisos por habitaciones pero, a la vez, eliminó la limitación de 90 días para el arrendamiento de viviendas con carácter turístico. El ayuntamiento de la capital, por su parte, ha restringido su presencia en el centro de la ciudad a un máximo del 10% respecto al total de viviendas alquiladas.

En Andalucía, el consejero de Turismo de la Junta, Francisco Javier Fernández, ha reiterado la necesidad de que el Gobierno central establezca una norma marco y regule como negocio las viviendas turísticas. A su juicio, la normativa reguladora puesta en marcha por la Junta «ha funcionado», pero no puede ir más allá porque al no considerarse una actividad económica, ésta no forma parte de las competencias de las comunidades autónomas y solo se circunscribe al ámbito de los alquileres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos