El Gobierno británico quiere poner fin a las reclamaciones falsas de turistas en hoteles españoles

Dieciocho millones de turistas británicos llegan a España al año.
Dieciocho millones de turistas británicos llegan a España al año. / SUR

Prepara cambios legislativos que cerrarán las lagunas que han permitido que progresen estos comportamientos fraudulentos

AGENCIAS

El Gobierno de Reino Unido está dispuesto a colaborar con el Ejecutivo español y quiere poner fin a las denuncias falsas por intoxicaciones alimentarias y reclamaciones a hoteles españoles por parte de turistas británicos que visitan España. Simon Manley, embajador británico en España, ha enviado una carta a las grandes cadenas hoteleras españolas informándoles de las medidas adoptadas por el Gobierno de Reino Unido para hacer frente a las reclamaciones de enfermedad fraudulentas, cuestión que ha tenido un grave impacto tanto para los hoteleros en España como para el paquete turístico británico de vacaciones.

En su misiva, Manley asegura que «las recientes medidas anunciadas por el Gobierno británico muestran la seriedad con que tomamos este asunto y nuestra determinación de reprimir las reclamaciones fraudulentas». «Dieciocho millones de turistas británicos visitan España cada año y, aunque la gran mayoría de los turistas no recurren a este tipo de reclamaciones, las nuevas medidas ayudarán a presionar a los que lo hacen», asegura el embajador.

A finales del mes de junio, el Gobierno de España reclamó a Reino Unido un cambio legislativo que exigiera «pruebas más concluyentes» a la hora de realizar reclamaciones para acabar con las falsas denuncias por intoxicaciones alimentarias de turistas británicos que visitan España.

Estas reclamaciones sufridas en hoteles españoles, principalmente en Canarias, se han multiplicado un 1.400% en tan solo un año y han provocado que algunos hoteles hayan tenido que desembolsar hasta 500.000 euros para hacer frente a unas denuncias, lo que puede ser una lacra para el sector turístico no sólo de España, sino también de otros destinos europeos como Italia, Grecia o Portugal.

Según explica el embajador Manley en su carta, el Ministerio de Justicia británico prepara cambios legislativos que cerrarán las lagunas que han permitido que estas reclamaciones fraudulentas progresen. El sistema de costes fijos recuperables se ha ampliado para cubrir los siniestros surgidos en el extranjero, limitando los costes legales que se pagan y haciendo previsibles los costes de defensa de una reclamación a los operadores turísticos.

Reducir el incentivo

El Consejo de Justicia Civil (patrocinado por el Ministerio de Justicia británico y responsable de modernizar el sistema de justicia civil) está revisando cómo se manejan las reclamaciones por daños personales de bajo valor, con el objetivo de reducir el incentivo para presentar reclamaciones. El Gobierno británico también ha pedido a la Asociación de Agentes de Viajes Británicos (ABTA) y a otros representantes de la industria que presenten más datos sobre el volumen y los costos de las reclamaciones, lo que ayudará a informar al gobierno ya la industria sobre la acción para abordar la cuestión.

Asimismo, el diplomático destaca que recientemente un tribunal de Reino Unido desestimó la reclamación de una familia británica que había sido alentada a presentar una reclamación por compañías de gestión de siniestros sin escrúpulos, alegando que habían caído enfermos de gastroenteritis durante unas vacaciones ‘todo incluido’ en Gran Canaria en 2013. El tribunal dictaminó que la reclamación no era plausible debido a la falta de evidencia médica y porque no se había hecho mención de enfermedad al personal del hotel o representantes del tour operador en ese momento. El juez ordenó a la pareja hacer frente a las costas legales.

Fotos

Vídeos