Estudian limitar las indemnizaciones para frenar las falsas denuncias de turistas británicos

E. P. LONDRES.

El Gobierno británico estudia poner límites a los costes legales que las compañías tendrían que afrontar si van a juicio ante las denuncias fraudulentas, mediante un proyecto de ley que modificaría la legislación existente, para poner freno al aluvión de denuncias falsas por intoxicación alimentaria por parte de turistas británicos en sus viajes a España aprovechando la falta de requisitos a la hora de presentar estas denuncias. En junio el Gobierno español reclamó a Reino Unido un cambio legislativo que exigiera «pruebas más concluyentes» a la hora de realizar reclamaciones para acabar con las falsas denuncias por intoxicaciones alimentarias entre los británicos que visitan España.

Según la legislación británica, los turistas pueden realizar las reclamaciones fuera de su país hasta tres años después de las vacaciones. El Ejecutivo de Theresa May prepara un proyecto de ley para limitar dichos costes con el objetivo de que las compañías no rechacen de antemano acudir a los tribunales y frenar así las falsas reclamaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos