La Costa del Sol, nuevo modelo turístico, mismo éxito

El sol y playa, el gran activo del verano en el turismo de la provincia./Salvador Salas
El sol y playa, el gran activo del verano en el turismo de la provincia. / Salvador Salas

El estancamiento en el negocio hotelero y un fuerte auge del resto de la oferta alojativa marca otro verano, que se perfila récord

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Superado el grueso del verano, y con grandes expectativas para este mes de septiembre incluso para octubre, se despejan las dudas para confirmar que se avanza hacia otra temporada alta histórica, en la que se ha marcado un cambio de modelo que sigue proporcionando éxitos a la Costa del Sol. Basta una visita al aeropuerto, a la estación de tren, un recorrido por los paseos marítimos y por los chiringuitos para comprobar que agosto ha sido intenso y que septiembre no se queda atrás, porque el litoral sigue lleno de turistas. Escudriñando en los datos oficiales, que ya hay sobre el negocio registrado en junio y julio, las estadísticas advierten de que la Costa del Sol sigue siendo un destino preferido para los viajeros porque se espera que lleguen un 5% más hasta superar los siete millones, pero que de este crecimiento ya no tiran los hoteles, sino una pujante oferta de apartamentos, camping y casas rurales con una demanda en alza. Eso sí, el volumen de estancias que suman estos alojamientos suponen el 40% del total que registran los hoteles hasta julio. Sin olvidar que la actividad de las viviendas turísticas aún no se computa estadísticamente, pese a que han llenado en agosto el 90% de las 76.614 plazas que se han registrado en la provincia en apenas quince meses desde que entró en vigor la norma que las regula.

Tras tres años de importantes crecimientos en el sector hotelero, los datos aportados por Turismo Costa del Sol, en base a los informes del Instituto Nacional de Estadística (INE) en lo que va de verano y en el cómputo hasta julio, ponen en evidencia que este negocio mantiene el volumen de viajeros en los tres millones, lo que supone un aumento del 0,8%, y también el de las pernoctaciones en 11,3 millones, es decir, un 0,1% más, en siete meses. Y es que los viajeros españoles siguen sin responder a la oferta hotelera, con descensos del 11% en este mismo periodo.

Ya centrados en junio y julio, los hoteles han conseguido atraer un 1,9% de viajeros más, y eso que siguen perdiendo un 7,6% de turistas españoles, que compensan con un 8% más de extranjeros. Sin embargo, una estancias más cortas han provocado que el número de pernoctaciones se mantengan en estos meses de gran tirón con solo una subida del 0,8%.

El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa (Aehcos), Luis Callejón Suñé, añadió que agosto ha funcionado muy bien, con una ocupación que esperan cerrar en el 89%, pero con unos viajeros que han gastado menos. Septiembre cambia este perfil y esperan llenar el 82% de las camas, un punto porcentual más, de clientes con mayor poder de gasto. «El dinamismo se mantendrá hasta octubre, si bien el crecimiento general del sector se estanca porque por 20 euros por persona duermes en una casa con cinco amigos más. Además, el turismo nacional es nuestro salvavidas en épocas de crisis, pero cuando hay recuperación busca aventuras en otros destinos. Así que podemos crecer más en pernoctaciones, pero en otros meses, lo que nos permitirá un mayor reparto del turismo durante el año y más mano de obra», dijo, para confirmar que se ha constatado que están funcionando mejor los meses fuera de los clásicos julio y agosto.

Por su parte, los propietarios de apartamentos turísticos, camping y casas rurales están que se salen. Turismo Costa del Sol prevé un crecimiento del 18% en estos alojamientos este verano. Los datos hasta julio hablan por sí solos. En los siete primeros meses han ganado un 22,8% de viajeros, siendo curioso que en estas modalidades alojativas los españoles crecen a ritmo del 24,3% y muestran mayor efervescencia que los internacionales. En cuanto al negocio, han cosechado un 14,6% más de estancias, creciendo el volumen de españoles, casi 25 puntos, el doble que los extranjeros. Frente a los exiguos crecimientos de los hoteles en pleno mes de julio, los apartamentos, camping y casas rurales atrajeron el mes pasado un 18,7% más de turistas, que reservaron un 15,8% más de noches, superando la barrera de 1,1 millones de estancias en julio.

El presidente de Turismo y Planificación Costa del Sol, Elías Bendodo, recalcó «gran parte del impulso de este buen verano las están generando los indicadores no hoteleros». En esta línea, el consejero de Turismo y Deporte de la Junta, Francisco Javier Fernández, destacó los buenos resultados de un verano que sigue marcando registros históricos y precisó que lo importante en estos momentos es consolidar los crecimientos. «Lo que está pasando es que se está diversificando la oferta. Ya los turistas ven como una opción tan normal como el hotel alojarse en un apartamento, acampar en un camping o descansar en una casa rural o en una vivienda turística. Esta situación nos abre nuevos nichos de empleo y poner en valor nuevos destinos que contribuyen a repartir los flujos no sólo en el tiempo sino también en el territorio, evitando así saturaciones».

Fuera de estas estadísticas está el negocio de los inmuebles particulares que se alquilan a turistas y que aún no computa ningún organismo. El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Carlos Pérez-Lanzac, valoró la ocupación registrada en agosto como positiva. «Creemos que ha sido un mes de agosto muy bueno con una ocupación por encima del 90%, lo que no es una sorpresa para Málaga», declaró. Sobre el perfil del cliente que acude a las grandes plataformas como Airbnb en busca de una vivienda en la que pasar sus vacaciones, dijo que se trata de un visitante que está formado principalmente por familias (51%), parejas (28%) y grupos de amigos. Sobre la procedencia de este viajero dijo que hay una mayor afluencia de turismo nacional en la semana de la feria de Málaga, que denota una recuperación respecto a otros años, aunque el porcentaje de turismo nacional y extranjero que se decanta por viviendas turísticas está igualado al 50%.

En esta modalidad alojativa que ha disparado la capacidad de carga de turismo en los principales municipios de la Costa también se alarga la temporada alta al mes de septiembre, para el que Pérez-Lanzac apuntó buenas expectativas. «Las previsiones son positivas y se espera que sea un mes con estancias altas», afirmó, para remarcar que este año, el mes de julio «ha sido especialmente bueno».

Otra clave de la actividad turística del verano ha sido el avance en la rentabilidad de los negocios, que en el caso de los hoteles se ha cifrado en un aumento del 11,8% en los ingresos medios por habitación disponible (Revpar), que sitúa éstos en 82,8 euros. Una subida que se ha generalizado en el conjunto de destinos del país y que en la provincia ha sido incluso inferior a la media nacional y unas décimas por encima de la subida que han experimentado las ganancias por habitación disponible en Andalucía.

En lo que coinciden los empresarios es que agosto no es precisamente el mes en el que más gasta el turista. Así como que ya no hay tanta diferencia entre la actividad del clásico periodo de vacaciones con otros meses estivales. «Estamos teniendo un verano estupendo, pero comprobamos que clientes que siempre venían en agosto ahora lo evitan. Es cierto también que ya se fraccionan más las vacaciones. Septiembre arranca muy bien», precisó el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez.

En un verano que se ha convertido en un tema estrella la calidad del turismo, el destino también apunta maneras porque a tenor de la evolución se confirman las previsiones de alcanzar los 459 millones de ingresos turísticos en esta temporada alta, una cifra que constata que se ha conseguido atraer a un viajero con mayor capacidad adquisitiva y dispuesto a realizar un mayor desembolso. Sobre este asunto, el consejero se mostró tajante y señaló que la mejor selección del cliente la hace la oferta turística del destino y en el caso de Andalucía, recordó, el 60% de la oferta hotelera que se ha puesto en marcha en los últimos diez años es de cuatro y cinco estrellas.

De esa mayor alegría en el gasto han dado cuenta los empresarios de playas. El presidente de éstos, Manuel Villafaina, aseguró que esperan un mejor verano en ventas, confiados en que a tenor de cómo ha evolucionado la temporada, los chiringuitos aumenten la facturación entre un 8 y un 10%. «En agosto ya no es tanta avalancha porque casi se iguala a un julio que ha ido muy bien y junio y septiembre cogen fuerza», declaró.

Esta temporada alta supondrá, al margen de un éxito para los negocios, una nueva prueba de que la Costa es un destino en continua transformación y capaz de adaptarse a los mandatos de un mercado que abre nuevos horizontes.

En cifras

1,8%
Las previsiones que maneja Turismo Costa del Sol apuntan a que el negocio hotelero crecerá este verano en este porcentaje, lo que evidencia una subida inferior a la de los últimos estíos.
18,4%
Esta es la subida que estima Turismo Costa del Sol que experimentará la oferta alojativa no hotelera durante este verano y que pone de manifiesto el auge de los apartamentos, camping y casas rurales.
7
Millones de turistas espera recibir la Costa del Sol durante este verano, es decir, de junio a septiembre. La cifra supone que se superará por primera vez la barrera de los siete millones de viajeros, lo que supone un crecimiento del 5,2%.
8,6%
Crece el empleo generado por los hoteles de la provincia de Málaga en el periodo junio-julio, los únicos sobre los que hay datos oficiales, ha superado los 16.600 puestos de trabajo.
459
Millones de euros espera ingresar este verano la Costa del Sol por turismo. La cifra supone un crecimiento del 6,3%, denotando un mayor desembolso en el destino por parte de los viajeros que recalarán en la Costa del Sol esta temporada.
11%
Crecerán las llegadas de turistas en el aeropuerto respecto al verano pasado, destacando las fuertes subidas que se prevén en la entrada de viajeros de Países Nórdicos, con una subida de un 22%; de Holanda, con un incremento de la oferta del 39%; Italia, con un aumento del 31%; Alemania, que es el segundo emisor internacional más importante y que crecerá un 22%.

Fotos

Vídeos