El B Bou Cortijo Bravo sube de categoría y se convierte en un cuatro estrellas

Vista del cortijo ubicado en la Axarquía, que alberga este hotel boutique, que ya luce cuatro estrellas.
Vista del cortijo ubicado en la Axarquía, que alberga este hotel boutique, que ya luce cuatro estrellas. / SUR

Tras una serie de mejoras este hotel boutique ubicado en la Axarquía cuenta con 21 habitaciones, piscina y salón para eventos

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En plena Axarquía, la cadena de hoteles boutique B Bou ha realizado una serie de mejoras en el establecimiento Cortijo Bravo, con las que ha conseguido elevar de categoría estas instalaciones para convertirlo en un cuatro estrellas, según confirmaron a este periódico los hermanos Andrés y María Herrero, impulsores de este grupo. El establecimiento, ubicado en la Axarquía, en Vélez- Málaga, es un edificio contemporáneo que rememora un antiguo cortijo andaluz del siglo XIX, que cuenta con 21 habitaciones. De ellas, cinco son 'junior suites' y en todas ellas se combina una elegante decoración típica de las casas señoriales andaluzas con las comodidades del siglo XXI.

Este alojamiento con encanto dispone de piscina y de salones para eventos, con unos jardines en los que también se ha invertido en su mejora y en los que se mezclan los pinares, con los aguacates y los mangos. «Ha sido una inversión de puesta en valor, de mobiliario, maquinaria y en servicios, con un refuerzo aún mayor de la apuesta que mantenemos por la gastronomía», explicó Andrés Herrero, que cifró en unos 300.000 euros el desembolso realizado para conseguir esta estrella más. De esta partida, una gran parte se ha invertido también en renovar por completo el salón de eventos del otro hotel que tiene esta cadena en la Axarquía: B Bou La Viñuela. «Hemos conseguido un salón que sorprende al abrir las dependencias al marco único del pantano de la Viñuela y del parque natural en el que está enclavado. Lo que hemos bautizado como la Toscana Axárquica», señaló María Herrero, que confirmó que cuentan con unas buenas previsiones para este verano.

La mayoría de los clientes de estos establecimientos son internacionales, con una fuerte presencia de alemanes, británicos, belgas, e, incluso, americanos.

Esta cadena de hoteles boutique, exclusivos del interior irrumpió a finales del pasado año, promovida por una empresa familiar malagueña, con raíces en el sector turístico de la Axarquía. B Bou, que tiene también presencia en Ronda con el hotel Molino del Arco, nació con la filosofía de que el turista viva una auténtica experiencia en los establecimientos. «B Bou se cimenta en la combinación de la experiencia de 14 años en el sector con la singularidades de todos nuestros hoteles y la obsesión por la excelencia en el servicio y los detalles», recalcó María Herrero.

Fotos

Vídeos