Aspirantes a viajero profesional

Cola del casting a Professional Traveller, ayer en la esquina del Muelle Uno. / Fernando González

Marina Ruiz Vázquez y Rocío Sánchez Quesada han sido elegidas para la final del concurso, lanzado por Easyjet y Booking.com 800 malagueños se presentan a un casting que les permitirá viajar un mes por Europa

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Una hilera de jóvenes y mayores, provistos de una pequeña maleta de mano, enfilaban ayer la esquina del Muelle Uno en torno a las nueve de la mañana. No eran cruceristas ni turistas sino aspirantes a convertirse en un viajero profesional. Más de 800 malagueños participaron ayer en un singular casting puesto en marcha por la aerolínea de bajo coste Easyjet, la segunda en movimiento de pasajeros en el aeropuerto de Málaga, y Booking.com, líder mundial en reservas de hoteles y otros alojamientos por Internet. El objetivo es elegir un turista profesional capaz de disfrutar al máximo de los lugares, de relatar sus experiencias en las redes y de compartir sus vivencias. El ganador del concurso, el Professional Traveller, dará la vuelta a Europa en 30 días, visitando 20 ciudades.

Antes de las nueve y media de la mañana ya había medio centenar de aspirantes, previamente inscritos en el casting. A medida mañana ya hubo que reorientar la cola para no obstaculizar el tránsito en la esquina de Muelle Uno. «Es una de las capitales en las que hemos tenido un mayor volumen de aspirantes. Vamos a hacer esta selección en cinco ciudades y al final serán unos 3.000 los inscritos», dijo Claudia Safont, responsable de Comunicación de EasyJet, que junto a Óscar Oliva, Product Performance Manager de Booking.com, conformaban el jurado que eligió a Marina Ruiz Vázquez y Rocío Sánchez Quesada como las finalistas malagueñas que participarán en la final del concurso, a celebrar en Barcelona el próximo día 29.

El ganador emprenderá el próximo día 2 de noviembre la vuelta a Europa con todos los gastos pagados. Pero antes, los finalistas tendrán que seguir superando curiosas pruebas con las que los expertos en la selección de ese viajero profesional constatarán la capacidad de desenvolverse, de captar las mejores imágenes, de dominar las redes y de comunicarse, aunque sea por señas.

«Mi principal motivación es viajar. Todos los años intento hacer varias escapadas» Sandra Moreno. Informática

«Soy un loco de los viajes y aún tengo un mes de vacaciones. Este premio me venía genial» Marcos Cabrera. Comercial

«Leí lo de este casting en SUR y pensé que era la oportunidad de cumplir un sueño» Carmen Bravo. Funcionaria

La primera prueba del casting de ayer fue una pequeña carrera con palo de selfie en mano para ir haciendo fotos y mostrar la destreza con la cámara del móvil en apenas unos segundos. Después llegó la parte cultural, en la que cada aspirante tuvo que responder a una pregunta del jurado sobre reclamos turísticos de los países europeos. Sandra Moreno, de las primeras en realizar el proceso, confesó haber empleado el móvil para intentar dar respuesta a la pregunta, basada en la procedencia de un dulce típico. Procedente de la Cala del Moral, informática de 35 años, consideró que este casting puede abrirle una nueva perspectiva en su afán de activar un blog de viajes potente. Carmen Bravo, con 53 años, lo tuvo más fácil para contestar con seguridad al interrogante de cuál es el río más largo de Europa. Era sólo el preludio de un cuestionario en el que el jurado quería saber por qué cada uno de ellos consideraba que debía ganar el concurso, que ya ha elegido a otros dos finalistas en Madrid y Palma de Mallorca, para repetir el proceso en Bilbao y Barcelona, donde se celebrará la final.

El jurado aseguró que «habían valorado la originalidad de las respuestas, las ganas de descubrir Europa y sus habilidades viajeras y de comunicación. La decisión ha sido difícil y después de muchas deliberaciones».

Tras demostrar las dotes culturales y la capacidad de convencer, los aspirantes tenían que mostrar su arte a la hora de preparar el equipaje idóneo para la experiencia de 30 días de viaje por 20 ciudades europeas diferentes. Entonces se fueron desvelando los secretos que cada participante escondía en su respectivo equipaje y con los que algunos ganaban puntos al exhibir su trayectoria viajera con detalles como el de llevar adaptadores para los enchufes. La cámara de fotos y los cargadores eran comunes en todas las maletas o mochilas. Después cada uno defendía su estrategia. «Llevo ropa solo para cuatro días porque se puede hacer una parada en la lavandería en cualquier sitio», apuntó Marcos Cabrera, el primero en afrontar la prueba. Claudia Safont explicó que el arte de hacer la maleta dice mucho del viajero aunque no hay nada escrito. «Los hay quienes llevan de todo y quienes prefieren llevar poco para poder ir comprando», señaló.

Muchos nervios y expectación en la larga cola, en la que todos, jóvenes y menos jóvenes, compartían su pasión por viajar. Esa que puede hacer de las vacaciones una forma de vida profesional.

Temas

Easyjet

Fotos

Vídeos