La CE aprueba la compra de la filial de Air Berlin por Lufthansa con condiciones

EFE BRUSELAS.

La Comisión Europea (CE) ha aprobado con condiciones la adquisición de la compañía aérea regional LGW, filial de Air Berlin, por la también alemana Lufthansa, según informó el propio Ejecutivo comunitario.

El visto bueno de Bruselas está condicionado a que Lufthansa cumpla los compromisos presentados al Ejecutivo comunitario, destinados a evitar las distorsiones de la competencia.

Si bien, en un principio, Lufthansa también pretendía adquirir una segunda subsidiaria de Air Berlin, la aerolínea austriaca de bajo coste Niki, durante el proceso de revisión de la fusión realizado por la Comisión decidió eliminarla de la propuesta de compra. «Nuestra misión consiste en velar por que las fusiones no perjudiquen a los consumidores europeos. Lufthansa ha propuesto remedios mejorados que garantizan que los efectos de la adquisición de LGW sobre la competencia son limitados», aseguró la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La política danesa precisó que en el aeropuerto de Düsseldorf la mitad de todos los permisos de aterrizaje y despegue en una fecha y hora determinada, los conocidos como 'slots', seguirán en manos de empresas competidoras y los de Lufthansa sólo crecerán un 1% tras la operación.

«Esto cubre nuestras preocupaciones sobre competencia, así que aprobamos la adquisición propuesta», añadió. Air Berlin, la segunda mayor aerolínea alemana, se declaró insolvente en agosto y puso en marcha un proceso de venta.

El 12 de octubre, Air Berlin cerró un acuerdo de compra y venta con Lufthansa para adquirir la aerolínea de bajo coste Niki y la regional LGW, así como aeronaves, tripulación y 'slots' pertenecientes a Air Berlin en varios aeródromos de la Unión Europea (UE), en particular en Austria, Alemania y Suiza. Estos últimos activos fueron transferidos a LGW, precisó la CE. El pacto con Lufthansa permitía deshacerse de Niki en cualquier momento antes de concluir la operación y la aerolínea decidió hacerlo el 13 de diciembre. Así, Niki se declaró insolvente ese mismo día y se puso en marcha un proceso de venta que aún está en marcha.

Las actividades de Niki y Lufthansa se solapaban en alrededor de 130 rutas y, de haberse producido la fusión, la oferta habría quedado «muy limitada», en unos 70 trayectos y en unos 50 la primera aerolínea alemana habría tenido una situación de «casi monopolio» para el suministro de asientos a pasajeros y touroperadores, indicó Bruselas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos