Andalucía registra la primera caída de turistas extranjeros tras 33 meses de subida

Turistas pasean en bicicleta por una playa de la Costa del Sol./SUR
Turistas pasean en bicicleta por una playa de la Costa del Sol. / SUR

Los datos del INE advierten de un descenso del 0,3% en febrero, el mismo mes en que el año pasado ganó un 18,7% de viajeros internacionales

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Cunde el runrún en el sector de que se avecinan nuevos tiempos y, con ellos, circunstancias con sus partes buenas y malas. Pues bien, el informe que publica mensualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) enciende la primera señal de alerta tras años de registros históricos: la llegada de turistas extranjeros a Andalucía cayó el pasado mes un 0,3%, respecto al mismo periodo de 2017, tras 33 meses de ascenso constante. Si bien la cifra puede parecer simbólica, porque básicamente muestra un estancamiento del destino en el escenario internacional, o el periodo en que se produce es cuestionable por ser habitualmente de baja actividad, lo cierto es que ambos elementos son rebatibles para determinar que este descenso viene a poner cara a esa nueva incertidumbre que ha recortado la tranquilidad de la que han gozado los profesionales en los últimos ejercicios.

Y es que basta recordar que el pasado año también en febrero, los destinos andaluces ganaron un 18,7% de viajeros internacionales, que se sumaron al crecimiento del 17,4% experimentado en dicho periodo en 2016. Y eso que en 2015, el segundo mes de año se destapó con la conquista de un 11,8% de turistas extranjeros. Y es que desde abril de 2015 no se registraba un retroceso en viajeros internacionales. El informe publicado ayer además deja claro que la tendencia andaluza está al margen del devenir del conjunto nacional, que cerró febrero con 4,2 millones de turistas internacionales, lo que supone un incremento del 2,6% respecto a febrero de 2017. De ellos, eligieron Andalucía 582.686 turistas de fuera de las fronteras, es decir, un 0,3% menos que en el mismo periodo del año pasado. El destino sigue siendo el tercero en llegadas de viajeros extranjeros, tras Canarias, que ganó un 0,8% de visitantes, y Cataluña, que aumentó un 2,8% más.

El descenso en el mercado británico en casi un 6% pasa factura a los destinos andaluces

El sector pone el foco de esta primer señal de alerta en el retroceso del mercado británico, del que los destinos andaluces tienen una fuerte dependencia. Y es que, el informe advierte de que el número de turistas del Reino Unido, el principal país emisor con el 20% del total a nivel nacional y que supone en los destinos andaluces hasta más del 30%, ha descendido en febrero un 5,9% en comparación con el mismo mes de 2017, hasta 865.316 personas en todo el territorio español.

Es más, no se trata de un hecho aislado. En el acumulado de los dos primeros meses, el turismo británico ha descendido un 3,1 %, con cerca de 1,7 millones de visitantes en total. A ello, se ha unido que también está en descenso, con una bajada del 2,2%, el turismo francés, el tercero más importante para la región. Desde el lobby Exceltur y la patronal hotelera Cehat ya han apuntado a que tras este nueve escenario están la recuperación del turismo en algunos de los países competidores del Mediterráneo, como Turquía, Túnez o Egipto, y un cambio menos favorable entre la libra y el euro. Precisamente, días atrás, la ministra de Turismo de Túnez, Selma Elloumi, anunció que el sector turístico tunecino prevé obtener un 25% más de ganancias que en 2017, cuando fueron de casi un millón de euros. Esta industria supone el 8% del Producto Interior Bruto (PIB) de Túnez. También avanzó que esperaban un número récord de turistas, lo que revertiría el daño infringido en el sector por los ataques terroristas registrados en varios puntos turísticos en 2015. De hecho, varias grandes empresas de turismo europeas como Thomas Cook o TUI han comenzado a volver a ofertar sus servicios en el país, después de dejarlo de lado durante tres años tras el atentado en la playa de Susa, en el que murieron 39 personas, y el Museo Nacional Bardo, en el que murieron otras 21. El pronóstico de llegar a los ocho millones de viajeros supera el número de turistas que llegaron a Túnez en 2014, el año anterior a los ataques.

La parte positiva para Andalucía es que pese a este freno en la llegada de turistas internacionales, el gasto de estos viajeros ha crecido un 11,8% hasta los 664 millones, lo que evidencia que se avanza en la conquista de un viajero de más nivel, según los datos de Egatur.

Turismo Costa del Sol destaca la subida de viajeros españoles

Aunque las estadísticas que realiza cada mes Turismo Costa del Sol en el boletín de coyuntura turística ya se recogía el descenso de casi 2 puntos de turistas británicos en enero, esta empresa pública destacó ayer el buen estado de salud del que goza el sector hotelero malagueño en los dos primeros meses del año, que justifica en el mayor tirón de los viajeros nacionales. «Los magníficos datos con los que la Costa del Sol ha terminado el año 2017 tienen su continuidad en estos primeros meses del año, que presentan crecimientos respecto a los mismos datos del año anterior en lo que a viajeros hoteleros y pernoctaciones se refiere», señalaron para apuntar que el aumento de turistas en los hoteles es del 5,8% y el de estancias hoteleras del 3,7%. De estos, los viajeros nacionales alojados en establecimientos hoteleros crecen un 8,2% y los internacionales un 4%. El presidente de Turismo Costa del Sol, Elías Bendodo, destacó también la subida del grado de ocupación en 0,7 puntos y «lo que es más importante el crecimiento del empleo en un 6,1% en estos dos primeros meses», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos