La ITB advierte a los destinos de que la oferta tecnológica es clave para el turista de hoy

Elías Bendodo, con alcaldes y concejales de turismo de municipios malagueños, en el expositor de la Costa del Sol./Salvador Salas
Elías Bendodo, con alcaldes y concejales de turismo de municipios malagueños, en el expositor de la Costa del Sol. / Salvador Salas

Desde fibra óptica en los hoteles hasta un enchufe al lado de la cama para cargar el móvil: el turista no renunciará ni un día a sus nuevos hábitos

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZEnviado especial. Berlín

La ITB ya lo había advertido en pasados certámenes, pero lo había hecho de manera ‘suave’, por decirlo de alguna manera. En esta edición, en el primer día, el mensaje que la gran feria alemana ha dejado encima de la mesa a los destinos es que la oferta tecnológica ya no sólo es algo que exige el turista, sino que el que no la tenga como un atractivo de captación más puede quedarse en fuera de juego frente a otros.

Noticias relacionadas

Lo advierte el ministro Álvaro Nadal; lo refrendan las autoridades de la Costa del Sol, pero también, sobre todo, quienes están en contacto directo con los clientes, los agentes turísticos, que tienen claro que un gran destino, por mucho y bueno que tenga y por mucho éxito que haya tenido hasta ahora, si no tiene una buena ‘cobertura’ tecnológica quedará desplazado en lo que podríamos denominar ‘nueva carta de exigencias’ de un público que ya está habituado a las nuevas tecnologías y no puede estar una, dos o tres semanas, ni siquiera días ni horas, sin adecuadas conexiones, potentes redes wifi y demás tendencias actuales. «El turista quiere sol, playa, gastronomía, cultura, divertirse... todo lo de siempre, pero ahora suma y exige algo nuevo: seguir conectado al nuevo mundo tecnológico, que su móvil entre en Internet sin demora, que esté conectado a las redes sociales sin problemas, que tenga capacidad de reservas directas en los puntos vacacionales... Un turista ya de 30 años ha vivido prácticamente toda su vida con las nuevas tecnologías, y no piensa renunciar a ellas, antes cambia de destino vacacional», asegura Manuel Molina, presidente de TSS Group, empresa que este año cumple su XXV aniversario y que ayer mantuvo una reunión, con otros destacados miembros del empresariado turístico alemán, con el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, quien estuvo en la feria acompañado por la secretaria de estado de Turismo, Matilde Asián; el director general de Tourespaña, Manuel Butler, y la embajadora de España en Alemania, María Victoria Morera. «España está preparada para este reto», afirmó Álvaro Nadal, y en el caso de la Costa del Sol, Elías Bendodo, fue claro en el sentido de que la capacitación tecnológica de nuestro destino es elevada «porque sabemos de la importancia que tiene para el turista».

Julio Andrade, Luis Callejón y Pepa Peñarroya, con la edición de SUR en la ITB, que también se ha repartido en Berlín junto al diario ‘Der Tagesspiegel’.
Julio Andrade, Luis Callejón y Pepa Peñarroya, con la edición de SUR en la ITB, que también se ha repartido en Berlín junto al diario ‘Der Tagesspiegel’. / Salvador Salas

Para Luis Callejón, presidente de Aehcos, el esfuerzo de los hoteleros malagueños y andaluces en general es «muy grande» para conseguir que los establecimientos estén dotados de todos los adelantos tecnológicos. Pero no sólo nos referimos a las fibras ópticas o a la posibilidad de contar con soportes para lo que viene, como el 5G, como refería un joven de prácticas en Turismo de Berlín, que en la feria estaba contratado para repartir folletos, y que hablaba perfectamente español, «nadie de mi edad concibe que no haya un enchufe al lado de cada lado del cabecero de la cama para cargar un móvil o un Ipad por la noche, eso es impensable, ya puede tener cinco estrellas o ser una pensión». Uwe Tredent, que vivió varios años en Calviá, estaba entre los expositores de Málaga y Baleares, colindantes en el Pabellón 2-1 de la Feria Internacional de Berlín, sin duda la mayor de cuantas se celebran en el mundo, y la que más claramente muestra las tendencias. Mientras la WTM de Londres es un barómetro muy fiable de cómo va a ir la temporada, y Fitur un escaparate de ofertas, la feria germana es la que se adelanta a las demás en las nuevas exigencias del cliente: aquí, por ejemplo, ‘nació’ el low cost, o se reconoció la importancia del turismo gay o la necesidad de una oferta de turismo sanitario para los ‘clientes’ de más de 70 años, pero también del cambio de ‘orientación’, ya que en Berlín fue donde primero se advirtió de que si antes un turista iba a un destino, ahora buscaba una oferta, que aunque pueda parecer que es lo mismo, para nada. «Al turista hay que ofrecerle comodidades y las nuevas tecnologías ya no son un uso, sino una necesidad», asegura Ramón de Isequilla, un viejo conocedor del turismo internacional por sus muchos años en la OMT.

Afectuoso saludo entre Susana Ibáñez y Elías Bendodo ayer en el ICC de Berlín.
Afectuoso saludo entre Susana Ibáñez y Elías Bendodo ayer en el ICC de Berlín. / Salvador Salas

La primera jornada en la ITB de 2018 estuvo marcada por la presencia de muchas autoridades en todos los expositores de España, que sigue siendo la gran potencia como destino en este mercado. El alemán elige como principal destino turístico su propio país, pero una vez que decide traspasar sus fronteras mira lo primero a España. Después, Turquía, Croacia y Egipto, pero ante todo, España, y dentro del mercado, uno de los puntos preferentes, aparte de las Islas Baleares y Canarias, son Málaga, Costa del Sol y Andalucía, que ha tenido un importante crecimiento en este mercado en los últimos dos años.

Nadal y Manuel Molina.
Nadal y Manuel Molina. / Salvador Salas

Junto al presidente de Turismo Costa del Sol y de la Diputación, numerosos alcaldes, como los de Estepona, José María García Urbano; Torremolinos, José Ortiz; Benalmádena, Víctor Navas; Torrox, Oscar Medina, y Rincón, Francis Salado, así como la presidenta de la Mancomunidad de la Costa del Sol Occidental, Margarita del Cid, y numerosos concejales de turismo de la práctica totalidad de los municipios costeros malagueños. «Estamos en un gran momento –especificó Bendodo– pero posiblemente por eso es por lo que hay que apretar más el acelerador y redoblar nuestro esfuerzo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos