El turismo nacional, nubarrón del verano en la Costa del Sol

Las ganas de disfrutar del mar y del sol convierte a esta oferta en el principal reclamo turístico.
Las ganas de disfrutar del mar y del sol convierte a esta oferta en el principal reclamo turístico. / Salvador Salas
  • Arrancan los meses más intensos para el turismo con la preocupación de la caída de viajeros españoles y la confianza en que pese a ello será una temporada récord

  • Hoteleros, agencias de viajes, rentacar y empresarios de restauración y de ocio prevén un crecimiento de entre un 2 y un 10%

Comienza junio y con él los meses de mayor actividad de la locomotora económica de la provincia, el turismo. Con la previsión de superar el mejor verano de la historia de la Costa, que fue el pasado año, la maquinaria turística se pone a toda marcha con la previsión de la Junta de Andalucía de rozar los 2,2 millones de estancias en los hoteles de la provincia durante este mes. Y es que hoteleros, agencias de viajeros, restauración, rentacar y empresas de centros y parques de ocio de la provincia coinciden en que esperan crecer en una horquilla que va desde el 2 al 10%. El único nubarrón que preocupa al sector es el retroceso del mercado nacional, que ha sido durante los peores años de la crisis el salvavidas de la temporada alta. Se trata de casi la mitad del negocio y preocupa la respuesta que tendrá este verano. De ella dependerá que la campaña se salde con un gran éxito, porque el sector tiene claro que la fuerza de la demanda internacional solapará la caída de españoles y propiciará otro verano histórico.

La crisis del turismo español no es pasajera. En los cuatro primeros meses de este año el enfriamiento de este mercado ha supuesto que se encare el verano con un descenso del 10,4% en las reservas de noches de hotel de los turistas nacionales, con bajadas mensuales superiores al 20%, sólo mitigadas por el tirón de la Semana Santa. De ahí el fuerte incremento de abril, con el agravante de que este año ha caído en abril y el pasado fue en marzo. Una cifra que en 2016 en este mismo periodo superó los 12 puntos.

Y la caída no es coyuntural por ser temporada baja. Se arrastra desde hace un ejercicio, incluida la temporada alta. Ya en junio del pasado año los hoteles perdieron un 9,1% de estancias de viajeros nacionales. Era sólo el comienzo de una situación que empeoró en julio, con un retroceso de 13 puntos, y se mantuvo en el mes por excelencia de vacaciones. En agosto las estancias nacionales bajaron un 9%, al igual que en septiembre. El nubarrón del mercado nacional se saldó en el conjunto de 2016 con la pérdida de 205.508 pernoctaciones hoteleras. Demasiado negocio. De ahí, que el sector busque las causas de esta situación, poniendo el foco en que estos clientes hayan optado por otra modalidad alojativa. Sin embargo, el tirón de los apartamentos, en los que sí creció este mercado en un 2,3% en 2016, tampoco justifica el retroceso porque estos alojamientos sólo ganaron 24.403 estancias nacionales. El problema es que no hay estadísticas sobre la actividad de las 66.000 plazas de las viviendas turísticas de la Costa, que entran de lleno este verano y que suponen una cuarta parte del total de la oferta alojativa. Por eso, la imposibilidad de saber si son clientes que están dando la espalda al destino o que han cambiado los hoteles por viviendas. «Urge incluir estas esta actividad en los sistemas estadísticos para saber qué está pasando y adoptar las medidas correctas. Hay que buscar las causas. No podemos interpretar el origen. Sabemos que la subida de precios no es el motivo», dijo el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, que confirmó que pese a ello las previsiones para el verano son buenas, pero que ya el invierno no ha ido tan bien como se esperaba por el retroceso nacional. «No tenemos aún datos, pero esperamos crecer entre junio y septiembre en torno al 2% en pernoctaciones respecto al pasado año», explicó, para destacar que los turistas van a encontrar una Costa más renovada en la que los hoteles han invertido en la mejora de las instalaciones. «Tenemos tres clases de clientes, los abuelos, los padres y los hijos, o lo que es igual al cliente analógico, el medio digital y el que no sabe lo que es un sacapuntas. Nos estamos adaptando para integrar estas tres generaciones», matizó, para instar a las administraciones la necesidad de mimar más el principal producto turístico, las playas.

La ausencia de datos de las viviendas turísticas parte desde las grandes plataformas. Airbnb, que cuenta con 10.000 anunciantes en la Costa del Sol y que el pasado año 1,1 millones de turistas viajaron a Andalucía a través de su portal, aseguró no disponer de ellos. El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas, Carlos Pérez Lanzac, aseguró que los únicos datos de previsiones que barajan son de Rentalia, que apuntan a una ocupación en julio del 77% con un precio medio de 54 euros por noche. Para agosto prevén llenar el 80% a un coste medio de 57,5 euros por noche. En cuanto a los mercados, hay un gran tirón internacional y español.

Otra de las causas que se barajan es que con la recuperación económica, una parte de los turistas nacionales que antes elegían la Costa estén viajando fuera del país. En este sentido, el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes, Pedro García, aseguró que este verano esperan crecer entre un 5 y un 8% en ventas. «Estamos muy esperanzados en tener una mejor temporada. Hay un aumento en la demanda de viajes para salir al exterior, pero creo que el retroceso de turismo nacional en los hoteles está más vinculado a las viviendas turísticas. Esta bajada de cliente nacional es algo que nos preocupa porque es una cuota de negocio importante», precisó. García explicó que los malagueños optan este verano en sus salidas al exterior por los circuitos europeos, Baleares y Canarias. En viajes largos, destaca Asia sobre Latinoamérica. En la Costa hay 600 puntos de venta de viajes.

El verano llega también marcado por la tendencia al alza de los precios, que ya acumulan un año de crecimientos y que en abril, con motivo de la Semana Santa, experimentaron un repunte superior al 17%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Sergio García aseguró que se constata una ausencia de ofertas y un aumento de precios, sobre todo, en las compañías aéreas. En este sentido, Callejón Suñé señaló que «la Costa sigue siendo el destino más económico de la franja mediterránea. Hemos empezado a recuperar rentabilidad, pero somos conscientes de que no podemos cargarnos la gallina de los huevos de oro. También consideramos que al subir los precios el destino está captando a un cliente de más nivel. Se hace una criba que interesa al conjunto de la provincia», declaró.

Por su parte, el presidente de los empresarios de playas de la Costa del Sol, Manuel Villafaina, señaló que en este sector se mantienen los precios y auguró un crecimiento de las ventas este verano de entre un 10 y un 12%. «Se nota más alegría en el consumo», apuntó. Para ello, los 397 chiringuitos que hay en el litoral y las más de mil parcelas de hamacas y zonas náuticas refuerzan sus plantillas hasta dar empleo a unas 10.000 personas. «Para Semana Santa ya aumentamos un 10% el personal y a ahora a partir del día 15 se reforzará un 20% más. Los problemas vienen por las dificultades para encontrar profesionales cualificados», precisó.

En los treinta parques y centros de ocio de la provincia también notan este fin de semana el inicio de junio. José María Yagüe, presidente de este colectivo, destacó que la Costa cuenta con la oferta de ocio más completa del Sur de Europa y que las previsiones apuntan a que aumentarán entre un 5 y un 6% los visitantes en esta temporada. Estos parques recibieron el pasado año a cuatro millones de personas. «Estamos tranquilos y esperanzados», aseguró. En el sector de los rentacar, al que preocupa el problema de recogida en el aeropuerto, también es optimista. «Pensamos que crecerá un 10% la demanda», apuntó Ana María García, presidenta de la Asociación de Vehículos de Alquiler, que cifró la flota de la provincia en unos 25.000, el 80% de Andalucía. La Costa, el alma del turismo andaluz, ya está a pleno rendimiento.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate