Diario Sur
Entrada a un complejo de ocho apartamentos en un edificio rehabilitado.
Entrada a un complejo de ocho apartamentos en un edificio rehabilitado. / Fernando González

Los hoteles pierden su hegemonía en Málaga

  • La oferta de plazas de los apartamentos y de las viviendas turísticas rebasa ya el volumen de camas hoteleras en la provincia, superando las 103.000

El crecimiento imparable de las nuevas modalidades de alojamiento regladas de apartamentos y de viviendas con fines turísticos ha provocado que en estos momentos los hoteles hayan perdido su hegemonía en la Costa del Sol en cuanto a volumen de plazas. Los datos del Registro de Turismo de Andalucía constatan que en este inicio de marzo y, tras cumplirse los diez primeros meses de aplicación de la primera normativa para regular los inmuebles destinados a alquiler por días a turistas, la oferta de plazas de apartamentos y viviendas regladas superen ya a la hotelera, y eso que ésta última roza la friolera de 100.000 camas. Esta situación, hasta ahora insólita, se ha producido por la avalancha de viviendas turísticas que han regularizado su actividad y que han inyectado a la provincia 48.881 camas, que se suman a las casi 55.000 de apartamentos turísticos y que elevan la oferta de estas dos formas de alojamiento en auge a más de 103.000 plazas. Las cifras ponen de manifiesto una nueva realidad del mercado, en el que surge un nuevo huésped que busca algo más que alojarse en una habitación en sus estancias y que encuentra ese plus de experiencia hospedándose en estas casas y pequeños inmuebles.

Aun así, los hoteles siguen liderando el volumen de reservas, duplicando en enero las estancias de los apartamentos turísticos, sin poder contabilizar el negocio de las viviendas debido a que no existe una estadística que lo cuantifique. En este indicador, el poder de los hoteles dista mucho del negocio que todavía alcanzan estas formas de alojamiento en alza. Basta señalar que el pasado año los hoteles cerraron con más de 20 millones de estancias, mientras los apartamentos superaron por primera vez el millón.

Sin embargo, el vuelco en cuanto a plazas de estas nuevas modalidades es un indicador claro de hacia dónde va el mercado y de que lo que hace unos años se pensaba que era una moda pasajera se ha convertido en una tendencia que se consolida y que echa raíces por la fuerte demanda. El informe de ocupación del Instituto Nacional de Estadística (INE) revela el impacto de esta transformación. Mientras los establecimientos hoteleros han arrancado el año perdiendo viajeros y pernoctaciones, a un ritmo del 2,6% y del 6,3%, respectivamente, los apartamentos turísticos han ganado casi un 30% de huéspedes y un 24,9% de estancias, superando las 357.000, según los datos facilitados por Turismo Costa del Sol.

De esta revolución en la forma de alojarse los turistas hablan por sí solas las cifras aportadas por el gigante Airbnb, que confirmó a este periódico que el crecimiento del número de anuncios de viviendas con fines turísticos fue de casi el 50% en 2016, tanto en la Costa del Sol como en la capital malagueña. La mayor plataforma que pone en contacto a los particulares que alquilan sus pisos con turistas con el viajero, nacida en California hace apenas ocho años, movió el pasado año en España 5,4 millones de huéspedes, un 82% más. La provincia malagueña no es ajena a este fenómeno. Desde Airbnb, que reúne 3.500 anuncios de inmuebles de la capital y 10.000 del conjunto de la Costa del Sol, precisaron que sólo la ciudad de Málaga recibió 160.000 viajeros en 2016, es decir, el doble que el año anterior. Además de destacar que los malagueños también se han sumado a esta moda y son ya 40.000 los que utilizaron esta plataforma para viajar durante el año pasado. Igualmente, este dato supone algo más del doble que el año anterior. El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Carlos Pérez Lanzac, recalcó que el hecho de que la Costa del Sol y la capital tengan este volumen de inmuebles destinados a los viajeros «es clave para mantener la competitividad de los destinos, porque esta oferta responde a la demanda de mercado».

Es más, apuntó que cuentan con informes que revelan que un 41% de turistas no viajaría a la provincia si no contara con esta modalidad de alojamiento. «Creo que se ha criminalizado de forma injusta a las viviendas turísticas y eso ha sido un error. Málaga es una de las ciudades que más se ha beneficiado de este modelo de alojamiento porque ha venido a paliar los problemas de capacidad de visitantes y ha sido clave en la rehabilitación de inmuebles en el Centro y en impacto económico que todo ello ha generado», declaró. Pérez-Lanzac valoró la iniciativa de la ciudad de activar una mesa del sector de alojamiento, que reúne a hoteleros, y a representantes de apartamentos y de viviendas turísticas para analizar de forma conjunta un crecimiento de la oferta global de hospedaje de forma sostenible y de calidad.

radiografía
  • El sector hotelero en Málaga

Igualmente, el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, destacó que Málaga es pionera es la unión de toda la oferta para trazar una hoja de ruta que evite morir de éxito y que una solución conjunta para el crecimiento de la oferta de alojamientos. De hecho, Callejón Suñé recalcó que el sector hotelero ha estado en contra de la oferta ilegal, pero no de las viviendas turísticas ahora regladas. «Es una oferta más, que incluso deberíamos ir de la mano porque el fin de ambos es el mismo», dijo, para señalar que no existe preocupación en el sector hotelero por este volumen de plazas que suponen ya los apartamentos y las viviendas turísticas. «En realidad esta oferta ya estaba funcionando. Han estado siempre ahí, pero de forma alegal. No existe preocupación porque se trata de productos diferentes y complementarios al del hotel», señaló. El presidente de Aehcos se mostró confiado en la vigencia del negocio hotelero e instó, como también lo hizo el responsable de la Asociación de viviendas Turísticas, a actualizar las estadísticas para que incorporen los indicadores de esta modalidad alojativa. Incluso hay ya cadenas hoteleras que han diversificado su actividad y entrado de lleno en el de las viviendas turísticas, como es el caso de Room Mate.

El perfil de estos nuevos huéspedes contradice uno de los tópicos de que son jóvenes con poco poder de gasto. Pérez-Lanzac precisó que estos viajeros no se mueven tanto por precio, sino por la experiencia que se les ofrece y porque esta forma de alojamiento se adapta más a su estilo de viajar. De hecho, apunta a que este nuevo huésped cuenta con una edad media de 46 años, que viaja en familia con un presupuesto de gasto de unos 2.000 euros, que se eleva a 3.000 cuando eligen una villa, y con una estancia media en el destino de 4,3 días. En este sentido, el portal Booking, que ofrece 49.000 propiedades repartidas en 21 tipos de alojamiento en el país en el que casi el 70% de su oferta corresponde a propiedades no hoteleras, apuntó que las tendencias de los viajeros para los próximos años se orientan hacia un importante crecimiento de los alquileres de apartamentos y casas vacacionales, según el estudio elaborado por este operador.

«En España, los hoteles todavía siguen liderando el ranking de las propiedades más reservadas, pero la demanda de alojamientos alternativos está al alza. Esto responde a la creciente voluntad de los viajeros por tomarse unas vacaciones sin horarios de desayunos, por ejemplo, y sintiéndose como en casa, fuera de la suya», precisaron desde este portal de reservas.

El ‘boom’ de los apartamentos turísticos ha disparado también la oferta de esta modalidad. Basta con echar la vista atrás y comprobar que en 2006 en la capital se contabilizaban cuatro establecimientos de apartamentos turísticos con 304 plazas. A finales del pasado año estas cifras se disparaban hasta los 120 negocios con 3.000 camas. El fenómeno ha tenido una evolución menor en la provincia, pasando de 307 establecimientos hace una década a 571 en 2016, es decir, de una oferta de 34.973 plazas a la actual de unas 55.000, según los datos del Registro de Turismo de Andalucía.

Guillermo Cuevas está al frente del proyecto familiar Londging Málaga, que ha reconvertido una histórica ferretería en un negocio de ocho apartamentos, en un reformado edificio de 1890 ubicado en el corazón de Málaga, en plena plaza de la Constitución. «El secreto está en dar calidad y buen servicio. Con estas máximas no tenemos miedo a la competencia ni al fuerte incremento de la oferta. Es un cambio de concepto, en el que el viajero busca sentirse en casa y convivir con la gente de la ciudad, de ahí que somos conscientes de que esta forma de alojamiento tiene aún mucho recorrido», aseguró, para apuntar que la ocupación en el primer verano que han operado superó el 80%. «Es otra historia».

El mapa de la distribución de plazas hoteleras y de viviendas turísticas en la provincia constata que hay municipios de gran tirón como Mijas o Nerja en los que la oferta de inmuebles vacacionales supera ya a la de hoteles. Frente a ellos, se advierte como el pionero Torremolinos es el que mejor resiste el envite de esta nueva modalidad. Todo apunta a que se abre una nueva era.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate