Diario Sur

La Junta destinará 420 millones para la evolución del sector turístico hasta 2020

Susana Ibáñez, junto a Juan Carlos Maldonado y Fuensanta Lima, ayer, en Mijas. :: m. gámez
Susana Ibáñez, junto a Juan Carlos Maldonado y Fuensanta Lima, ayer, en Mijas. :: m. gámez
  • Susana Ibáñez inaugura en Mijas una jornada sobre el papel de esta industria como motor de desarrollo y crecimiento en el ámbito local

La Junta de Andalucía destinará un total de 420 millones de euros en el plan que marca las pautas para dirigir la evolución de la industria turística hasta el año 2020. Es la principal conclusión de la jornada formativa 'El Turismo en Andalucía: motor de cambio para el desarrollo local', celebrada ayer el salón de plenos del Ayuntamiento de Mijas y organizada por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) junto a la Consejería y el mencionado ayuntamiento.

Susana Ibáñez, secretaria general para el Turismo de la Consejería de Turismo y Deportes de la Junta de Andalucía, fue la encargada de inaugurar dicha jornada junto al alcalde del municipio, Juan Carlos Maldonado, y a la teniente alcalde y concejala de Turismo, Fuensanta Lima.

Ibáñez trasladó a los representantes de los municipios asistentes el nuevo marco de planificación estratégica en materia turística que ha desarrollado el Gobierno autonómico para el denominado Horizonte 2020. Esta planificación tiene como eje principal el Plan General de Turismo Sostenible de Andalucía 2020, que define el marco estratégico para consolidar el sector como motor de crecimiento y de generación de empleo de calidad.

La nueva estrategia, consensuada con los agentes socieconómicos, está integrada por ocho líneas de actuación y 30 programas, y cuenta con un presupuesto de 420 millones de euros para sus cinco años de vigencia.

La secretaria para el Turismo resaltó que «Andalucía ya tiene velocidad de crucero en el desarrollo económico» y puso como ejemplo que el turismo en nuestra comunidad autónoma representa «el 13 por ciento del PIB», si bien hizo mención a la necesidad de apostar «por la calidad» frente a la precariedad, «y eso parte desde el servicio que presta la empresa a la amabilidad de los vecinos en la carnicería, la seguridad, la limpieza, la salud y cualquier cosa que se haga en el municipio y que es percibido por el turista, que tiene que irse con la sensación de que tiene que volver».

El plan marca las pautas para dirigir la evolución de la industria turística y dotarla de capacidad de respuesta ante los cambios del entorno, del mercado, de la competencia y de la tecnología. Asimismo, sirve de referencia para los demás instrumentos de planificación en la materia, como la Estrategia Integral para el Fomento del Turismo Interior Sostenible, los Planes de Grandes Ciudades o el Plan de Marketing.

Ibáñez destacó la necesidad de tener un planteamiento de trabajo, a medio y largo plazo, para el desarrollo futuro del sector basado en el apoyo al tejido empresarial, en la colaboración entre administraciones y en la implicación de la población local, ya que, según enfatizó, dentro de 15 años la industria turística debe estar muy consolidada y asentada en la economía regional pero, sobre todo, en la local. En este sentido, incidió en la búsqueda de sinergias entre distintos sectores productivos y la colaboración público-privada.

Juan Carlos Maldonado explicó que el objetivo de la FAMP, del que es el actual presidente de la Comisión de Turismo, es «crear una red de municipios para que tengamos una economía sostenible en materia turística y en puestos de trabajo», además de referirse a la trascendencia de «la lucha contra la estacionalidad turística».

Por su parte, Lima también aludió a la precariedad de los trabajos temporales. «En Mijas hay casi 7.000 parados. En octubre se han generado 1.700 empleos, de los que 1.400 eran del sector servicios, pero solo 141 de ellos eran empleos fijos».