Diario Sur

Las recetas para evitar el 'Brexit' turístico

gráfico

La presidenta de la Junta y el consejero de Turismo, en la inauguración del expositor de Andalucía en la WTM de Londres. / Pilar Martínez

  • Las previsiones inmejorables en el Reino Unido garantizan el éxito del turismo de los destinos andaluces para el próximo año, pero los fuertes crecimientos obligan a abrir un debate sobre cómo consolidar esta época de esplendor

  • Modernizar los destinos, los productos turísticos, crear hoteles que sean el centro de la experiencia del viaje o anticiparse a los cambios son parte de esas recetas de éxito

Ganar la partida en el Reino Unido es para el turismo una garantía de éxito para el próximo. La recién clausurada World Travel Market (WTM) ha sido considerada por los profesionales andaluces y malagueños como la mejor edición por las inmejorables previsiones de que la llegada de viajeros británicos crecerá a ritmo de dos dígitos en el entorno del 20% el próximo invierno y durante la temporada alta. Pero también han despejado las dudas que se cernían sobre el impacto del ‘Brexit’ constatando que éstas al menos no se dejarán sentir en el 2017.

Para cuadrar el círculo, los operadores y las principales aerolíneas han valorado como nunca, porque en cada una de las ediciones han sido prolijos en poner más de una pega a la dependencia del sol y playa, a los precios o a la pérdida de la tan valorada hospitalidad, la diversidad de la oferta de la Costa del Sol, con la capital de Málaga como un complemento clave para la nueva tendencia de hacer varias escapadas al año de ‘city break’, y las buenas conexiones aéreas, que hacen del aeropuerto malagueño un puente aéreo con el Reino Unido, con vuelos directos a 18 ciudades y 22 infraestructuras aeroportuarias inglesas. Málaga es la tercera ciudad de Europa con más conexiones aéreas con el país británico. Estas previsiones de crecimiento, con un aumento del 27,7% la oferta de asientos para volar este invierno, y esta apuesta por los destinos andaluces, con un 30% más de ventas para temporada baja que el año pasado en estas mismas fechas, son vitales para el turismo.

El Reino Unido es el principal emisor de turistas extranjeros hasta suponer el 30% del negocio de los hoteles y más de un tercio de los viajeros que transitan por el aeropuerto malagueño, más de 4,4 millones de llegadas y salidas. Si el turismo británico estornuda, la Costa sufre una gripe, pero si, por el contrario, ocurre como ahora que goza del mejor estado de salud supone que el sector respira con tranquilidad. Una paz que no debe suponer dormirse en los laureles. Es precisamente este futuro despejado lo que obliga a las administraciones y a los empresarios a actuar para convertir esta época de esplendor, un tanto coyuntural por la inestabilidad de competidores fuertes como Turquía o Egipto, en un avance firme.

El objetivo es que este fuerte impulso, impensable hace apenas un par de años, se convierta en un salto definitivo que se consolide en el tiempo. Conscientes de ello comienzan a trazar una nueva hoja de ruta y aportan recetas con las que sacar músculo en el mercado británico para afianzar este importante repunte y esquivar, si fuera necesario, los efectos del ‘Brexit’. Los empresarios consideran clave renovar hoteles para hacer de ellos el centro de la experiencia del viaje, a innovar en productos dirigidos a nuevos perfiles de turistas, insistir en la calidad, velar por los precios y poner más en valor ese intangible en alza que es el de la seguridad integral del destino.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, destacó que esta región es el principal destino peninsular de los ingleses que tienen en España su país preferido para viajar. Por eso, 2016 ha sido el mejor año del turismo británico en la Comunidad, con un 17% más de viajeros y un 18% más de pernoctaciones, casi seis millones. Para mantener este nivel, anunció un plan para reforzar la marca y redirigir los productos turísticos hacia esas nuevas tendencias que valoran el turismo urbano, la oferta de ocio complementaria o la gastronomía. También instó a trabajar para adaptarse a un viajero más exigente que quiere nuevos atractivos, conocer más a fondo el territorio y convivir con sus gentes. «Andalucía tiene que ser la referencia para cualquier británico a la hora de pensar en sus vacaciones. El amante del cine debe saber que tiene en Almería un lugar ideal, o el que busca disfrutar del buen comer debe pensar en Huelva como capital española de la gastronomía, sin olvidar que ya lo es para los que quieren sol y playa, o jugar al golf», dijo Díaz, para insistir en que hay que invertir más en este mercado. «Vamos a destinar un 15% más para redoblar nuestra presencia y para reforzar nuestra oficina en Londres», dijo mientras respaldaba un año más a la industria turística en Londres.

Más de 2.000 contactos profesionales se han mantenido en el expositor de Andalucía en la WTM de Londres.

Más de 2.000 contactos profesionales se han mantenido en el expositor de Andalucía en la WTM de Londres. / Salvador Salas

Por su parte, el consejero de Turismo de la Junta, Francisco Javier Fernández, también apuntó que el nuevo escenario que se abre en el Reino Unido traerá cambios. Sin embargo, precisó que «hay una cosa que no va a cambiar: la gran valoración y atracción del turista británico por el destino Andalucía. El ciudadano británico tiene muy claro que viajar no es un lujo sino una necesidad y no va a dejar de hacerlo por muy complicado que se presente su horizonte», precisó. El reto, ahora, apuntó es que la oferta andaluza debe seguir aumentando su competitividad de cara a consolidar su privilegiada posición. «En la Junta tenemos claro que ese incremento de competitividad va a venir determinado por apostar por una oferta integral, donde el concepto de sol y playa siga dejando paso al ‘Beach+’, que aprovecha la capacidad de atracción del litoral para vender el resto de ofertas del destino, así como ir abriendo camino en segmentos como el turismo urbano, uno de los grandes protagonistas de esta pasada feria», señaló. También añadió: «Habrá que diversificar la cartera de demanda ampliando su cobertura a nuevos grupos y nichos de mercado, como es el caso del público joven o el senior con cierto poder adquisitivo, poniendo en valor los productos de turismo específicos que conforman su cesta de la compra». Por último, consideró imprescindible no perder impulso en materia de calidad. «La diferenciación vía calidad va a seguir siendo nuestra mejor mano para ganar la partida a los competidores», insistió.

En este sentido, el presidente de Turismo Costa del Sol, Elías Bendodo, apuntó que es necesario «seguir recualificando la oferta Costa del Sol para incrementar gasto en destino, avanzar en la promoción durante los meses de invierno, así como en los nuevos segmentos como el deportivo o el religioso. Avanzar en la comercialización del destino firmando acuerdos con operadores y líneas aéreas, así como en el conocimiento y la mejora de la reputación de la marca Costa del Sol, son iniciativas claves». La innovación para conocer mejor el mercado y anticiparse a los cambios o la sostenibilidad son parte de las recetas con las que cocinar el éxito.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, no dudó en que para que estos crecimientos de turistas británicos no sean efímeros hay que trabajar sobre diferentes aspectos. «Es cierto que será difícil seguir creciendo por encima del 25%, como este año, pero en 2017 volveremos a registrar un incremento muy notable. Para ello, tenemos que seguir trabajando en muchas direcciones. Por un lado, vamos a seguir haciendo importantes acciones de promoción en el mercado británico. Por otro, tenemos que seguir apostando por la calidad, que debe ser nuestro sello de identidad, lo que nos diferencie. Por ese camino vamos a conseguir siempre buenos resultados». Asimismo, destacó que «la WTM, como buen termómetro de la industria turística, ha puesto también de manifiesto un cambio de tendencia en el turismo británico al apostar por fraccionar las vacaciones, repartiéndolas en puentes y fines de semana largos. Ahí Málaga tiene un gran recorrido. Nosotros somos especialistas en ‘city break’». Otra de las propuestas es la de diversificar los perfiles de turistas buscando acuerdos con operadores especializados.

El turismo malagueño está ante un momento único, es la hora de formalizar el compromiso global por esta industria.