Diario Sur

Uno de los mayores touroperadores de Japón apuesta por aumentar su oferta en Andalucía

Un total de 30 empresarios, agentes de viaje y prescriptores turísticos, todos ellos clientes de 'Miki Travel Group', uno de los principales turoperadores de Japón, han visitado esta semana Andalucía, comenzando por la provincia de Granada, con el propósito de conocer nuevos destinos y atractivos turísticos e incorporarlos en el catálogo de viajes que ofertan a sus clientes.

Según informó la Diputación de Granada en una nota, la estancia, organizada por el Patronato Provincial de Turismo y Turismo Andaluz, ha incluido visitas a la capital y Montefrío, pero los directivos del turoperador nipón han mostrado también interés en otras zonas como la Alpujarra.

Miki aglutina a más de 5.000 agencias de viaje en Asia -Japón, Corea del Sur y China principalmente- que comercializan vacaciones en todo el mundo, incluida España y, por supuesto, Granada. El diputado de Turismo, Enrique Medina, explicó que «el Patronato lleva años colaborando con este turoperador que vende gran parte de las estancias que los japoneses realizan en la provincia».

Nuevas experiencias

El objetivo perseguido con esta visita es ofrecer a Miki y sus compradores alternativas para captar a 'Special Interest Travelers', es decir, turistas que no se conforman con el tradicional viaje organizado y buscan nuevas experiencias.

Así, Medina señaló que «el viajero japonés suele venir a Granada en grupo y visitar la ciudad como parte de un circuito de turismo cultural, pero cada vez aumenta más el porcentaje de turistas individuales que buscan una oferta diferente».

En este sentido, el diputado destacó que el Patronato busca vender en el mercado asiático experiencias complementarias de inmersión cultural junto con la Alhambra, de forma que «el monumento nazarí debe ser el gancho para poder ofrecerles los productos y recursos del resto de la provincia, desde una cata de vinos a una visita a un secadero de jamón o a un templo budista».

La estancia de los clientes de MIki en la provincia ha incluido visitas a la capital y a Montefrío, una población mítica para los turistas japoneses desde que el prestigioso fotógrafo Yoji Oyama, que en 1981 visitó la villa varias veces y durante largos periodos de tiempo, publicó un diario de imágenes del municipio y dos exposiciones, en Yokohama y Tokio, que tuvieron una gran repercusión. Años después, un spot publicitario para el mercado nipón con imágenes del castillo, acabó por forjar el mito de Montefrío en Japón.