Diario Sur

El turismo de congresos se convierte en un negocio rentable para Málaga

El Palacio de Ferias acoge el 40 por ciento de los congresos que se celebran en Málaga capital.
El Palacio de Ferias acoge el 40 por ciento de los congresos que se celebran en Málaga capital. / Sur
  • La celebración de esos eventos deja en la Costa del Sol un impacto económico que asciende a unos 400 millones de euros al año

El turismo de congresos es un negocio muy rentable para la Costa del Sol, que recibe un impacto económico anual de unos 400 millones de euros gracias a los aproximadamente 5.000 eventos que se desarrollan en la provincia de Málaga. A la cabeza de ese segmento están los congresos médicos, que son los que más profesionales reúnen y los que dejan una mayor cantidad económica, según confirmaron a este periódico fuentes de las agencias de viajes.

Málaga es uno de los destinos preferidos por los organizadores de eventos. De hecho, la participación aumenta entre el 15 y el 20 por ciento cuando se celebran aquí si se compara con la asistencia habida en otras ciudades españolas, afirmó el director del Convention Bureau de Málaga, Francisco Quereda. Este experto indicó que el dinero que gasta un congresista diariamente durante su estancia en la capital del la Costa del Sol es de unos 420 euros. Ese importe se reparte entre el alquiler del Palacio de Ferias, el precio de la habitación de hotel, las comidas o cenas, el transporte utilizado para moverse por la ciudad, las compras, las visitas a museos o a espectáculos de ocio, etcétera. Como la estancia media de esas personas es de dos días, el importe medio que deja cada una en Málaga es de unos 840 euros.

Por poner un ejemplo, ayer se clausuró el 58.º congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Este evento, celebrado en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, contó con unos 1.600 inscritos, cifra que fue de 2.350 en el congreso de la Sociedad Española de Oftalmología que tuvo como escenario el citado Palacio de Ferias el mes pasado. Los meses de mayo, junio, septiembre y octubre son los preferidos por las sociedades médicas para el desarrollo de sus reuniones anuales.

Palacio de Ferias, escenario

Del total de eventos que recibe la capital malagueña, el 40 por ciento tiene como escenario el Palacio de Ferias; el resto se distribuye por hoteles, indicó Francisco Quereda. Añadió que Málaga superará en 2016 la barrera de los 200 congresos, con la participación de unas 100.000 personas. En la última década, el crecimiento del número de eventos ha sido notable. Hace diez años en Málaga capital se celebraban cien congresos, con unos 30.000 asistentes, manifestó Quereda.

La directora del Convention Bureau de la Costa del Sol, Renée Kachler, señaló que el turismo especializado en congresos, viajes de incentivos, reuniones y otros eventos es uno de los más estratégicos de la Costa del Sol desde un punto de vista económico por su potente factor desestacionalizador. El número de actos que se celebran en la Costa del Sol anualmente ronda los cinco mil. Los más importantes, en cuanto al número de participantes se refiere, se desarrollan en palacios de congresos y en hoteles de cinco estrellas.

En cuanto a la estancia media de los congresistas en la provincia de Málaga, esta se sitúa en torno a 2,28 días. Los valores mayores a la media se registran cuando los eventos se llevan a cabo en palacios de congresos, destacó Renée Kachler.

Este experta aseguró que el segmento de congresos es, junto con el del golf, el más rentable en términos económicos, puesto que rompe la estacionalidad (los visitantes llegan fuera de la época vacacional). Además, tiene un importante efecto multiplicador, pues el congresista regresa posteriormente a la Costa del Sol con su familia.

El que Málaga esté situada en la cabeza de España como lugar elegido para la celebración de congresos guarda una estrecha relación con el crecimiento y la mejora que ha experimentado la ciudad en los últimos años con la llegada del AVE, la construcción de hoteles, la ampliación del aeropuerto, las nuevas rondas viarias y una serie de mejoras en infraestructuras.

Francisco Quereda comparte el análisis de Renée Kachler y considera que el relieve alcanzado por Málaga como destino del turismo de congresos ha coincidido «con la llamada década prodigiosa, en la que Málaga se ha situado en el mapa turístico tras una profunda transformación en todos los niveles».

Quereda defiende que hay que consolidar las cifras logradas. El objetivo es que Málaga sea la tercera ciudad de España, tras Madrid y Barcelona, en cuanto al número de eventos de ese tipo. «Tenemos que avanzar para conseguir más congresos internacionales, para lo que contamos con la ventaja de disponer del tercer aeropuerto de la Península. También hay que captar eventos de mayor volumen de asistentes», reseñó este experto.

Otro sector al alza es el del turismo de cruceros. Así, se espera cerrar el año con la llegada a Málaga de 450.000 cruceristas a bordo de 250 barcos (un incremento que supera el 7 por ciento respecto a 2015), con un impacto económico que rebasará los 26 millones de euros.