Diario Sur

La ocupación hotelera aumenta hasta el 15 por ciento con los grandes eventos

  • Hosteleros destacan que los clientes que llegan a Málaga relacionados con la actividad congresual son de calidad y no suelen mirar el gasto

La elección de Málaga como destino de congresos, sobre todo los que reúnen a un elevado número de participantes, como suele suceder con los eventos médicos, trae consigo un beneficio para los sectores hotelero y hostelero. La celebración de eventos como los de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SENN), clausurado ayer, con unos 1.600 participantes, repercute de forma directa en la economía de la capital. Un congreso de esa índole deja en torno a algo más de un millón de euros en Málaga, con una incidencia directa en hoteles y establecimientos de restauración.

El responsable de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Francisco Moro, en declaraciones realizadas a este periódico, dijo que el miércoles y el jueves de esta semana los hoteles de la capital tuvieron un índice de ocupación del 97-98 por ciento debido al congreso de los endocrinólogos. «Cuando en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga hay un evento al que asisten más de mil personas, se nota en los hoteles, puesto que la ocupación crece entre el 12 y el 15 por ciento», explicó Francisco Moro. Según indicó, los congresistas contratan con los hoteles el alojamiento y el desayuno.

Otros negocios en los que la celebración de congresos trae consigo un aumento de la clientela son los de restauración. José Simón, portavoz de la Asociación Málaga Hostelería (Mahos), señaló que la repercusión de los congresos es «muy grande y muy positiva». Así, dijo que esos clientes son de calidad en cuanto al gasto económico que hacen y al comportamiento que tienen. José Simón subrayó que los beneficios que los congresistas dejan va en aumento año tras año en Málaga, aunque aseguró que es difícil concretar cuál es el incremento de esa facturación, ya que depende del tipo de congreso y de la fórmula que se aplique a la hora de organizarlo.

El portavoz de Mahos comentó que los congresistas demandan cada vez locales con más capacidad para albergar a muchos comensales. «Son clientes que buscan calidad en el servicio y comer bien», señaló. Añadió que en el caso de visitantes extranjeros suelen pedir mucho el típico pescaíto frito y asistir a espectáculos de flamenco.