Diario Sur

Westin culmina una reforma de cinco millones en su hotel de La Quinta y apunta al mercado americano

Recepción del hotel, que ha sido totalmente renovado. :: josele-lanza
Recepción del hotel, que ha sido totalmente renovado. :: josele-lanza
  • Los gestores del establecimiento aspiran también a captar clientes en Asia tras la fusión entre Starwood y Marriott, que los convierte en la primera cadena del mundo

Seis años después de haber abandonado el hotel La Quinta, el único que gestionaba en la la Costa del Sol, la marca norteamericana Westin ha vuelto a hacerse cargo del establecimiento con el objetivo puesto en el mercado de Estados Unidos. Lo hace ahora como parte de la mayor cadena hotelera del mundo tras la fusión de Starwood, propietaria de Westin, con Marriott, lo que ha dado lugar a una sociedad con 30 marcas hoteleras y 5.700 hoteles repartidos por todo el mundo.

En el año 2000 Westin se asoció con el grupo Pascual para la construcción del resort de golf La Quinta, un cinco estrellas con un campo de golf de 27 hoyos situado en los términos municipales de Benahavís y Marbella. Nueve años después, la cadena, que contaba con el 20 por ciento de la propiedad, abandonó el proyecto y el grupo español Meliá se hizo con la gestión del hotel.

El establecimiento fue adquirido en 2014 por el grupo de inversión Phoenix, del magnate chileno Orlando Chacra, que decidió unificar la gestión del hotel y del campo del golf bajo un mismo operador y recuperar para ello a Westin, que a principios de este año se hizo cargo tras la firma de un acuerdo por 15 años.

La cadena americana aterrizó a principios de este año y puso en marcha una reforma que acaba de terminar y en la que la propiedad ha invertido cinco millones de euros.

La actuación ha consistido en la renovación de las habitaciones y la creación de una suite presidencial de 250 metros cuadrados, producto de la fusión en una sola de tres habitaciones. Todas las obras han estado dirigidas a centrar el hotel, con un total de 170 estancias, en un posicionamiento de marca basado en la naturaleza y el bienestar en las que Westin centra su estrategia.

La iniciativa tiene un objetivo claro: mantener los mercados que a lo largo de estos años se han convertido en los tradicionales del establecimiento -principalmente el británico, el español y el escandinavo, como en la mayor parte de la Costa del Sol- y avanzar sobre aquellos en los que el grupo hotelero tiene mayor incidencia, con el americano en primer lugar y también el chino, el japonés y los latinoamericanos. La intención, según ha explicado el director del hotel, Alexander Peev, es convertirlo en un establecimiento que pueda permanecer abierto durante los 12 meses del año.

Durante la gestión anterior, el hotel cerraba durante cinco meses y este año lo hará entre diciembre y febrero, aunque el campo de golf y su 'club house' con todos sus servicios permanecerán abiertos. Además, durante los dos primeros meses del año funcionará exclusivamente para equipos de fútbol que acudirán a hacer una concentración durante el periodo de receso invernal en las ligas del Este y el centro de Europa.