Diario Sur

El turismo de golf genera un impacto de más de 400 millones en la Costa del Sol

El golf atrae cada año a cerca de medio millón de visitantes a Andalucía. :: a. g.
El golf atrae cada año a cerca de medio millón de visitantes a Andalucía. :: a. g.
  • La Diputación prevé que el segmento, que atrae a visitantes de alto poder adquisitivo, crezca un cuatro por ciento este año respecto a 2015

El turismo de golf crecerá en la Costa del Sol un cuatro por ciento este año respecto a 2015, un dato que confirma la recuperación del segmento, uno de los más importantes para la economía andaluza pero también de los más castigados por la crisis. Desde la Diputación de Málaga aseguran que el turismo de golf ya genera un impacto directo superior a los 400 millones de euros, cifra que aumenta hasta los 900 millones si se suman los ingresos indirectos. La Costa del Sol, que cuenta con más de 70 campos, es uno de los principales destinos europeos para este tipo de visitantes, especialmente atractivos por su alto poder adquisitivo.

Los buenos datos del segmento se extienden al resto de Andalucía, donde los turistas atraídos por este deporte gastan una media de 130 euros diarios, una cantidad muy superior al gasto de los visitantes de otros segmentos, y prolongan su estancia en torno a los once días. Desde la Consejería de Turismo destacan «la labor desestacionalizadora» de este sector y su gran infraestructura, con más de cien recorridos, en su mayor parte en la Costa del Sol. Estos campos son, precisamente, el concepto mejor valorado por los turistas que viajan a Andalucía. En una escala hecha pública por la Junta, los visitantes otorgan 8,6 puntos a los campos de golf, por encima del patrimonio cultural, con 8,5 puntos. Las ocho provincias andaluzas reciben cada año a más de medio millón de turistas atraídos por su oferta golfística.

El 69 por ciento de estos turistas aseguran no tener un motivo secundario para visitar Andalucía más allá de la práctica del golf. A comienzos de año, numerosos clubes malagueños, entre ellos Baviera, El Paraíso, Lauro, Doña Julia, Torrequebrada o Río Real, acometieron mejoras en sus instalaciones para culminar su puesta a punto de cara al verano. El presidente de Turismo Costa del Sol, Elías Bendodo, destacó entonces que estas acciones «son una muestra más de la responsabilidad y el compromiso de los empresarios para ofrecer un destino con equipamientos siempre en buen estado».

La renovación de las instalaciones parece haber dado sus frutos a tenor de los resultados obtenidos en los tres primeros trimestres de este año. En términos generales, la Costa del Sol pone punto y final a otro verano histórico en el que ha recibido más de seis millones de turistas por primera vez, lo que supone un aumento del once por ciento respecto a 2015. Los viajeros dejaron en la provincia un total de 5.940 millones de euros, catorce puntos más que entre junio y septiembre del pasado año.

La nacionalidad predominante entre los turistas de golf que vienen a Andalucía es la británica; cuatro de cada diez visitantes procede de Reino Unido. Le siguen, aunque a gran distancia, españoles y alemanes, que captan el catorce y el once por ciento del total, respectivamente. La estancia media de los visitantes de golf es de 11,9 días, frente a los 8,8 días del cómputo general, datos que afianzan su posición como «visitantes de calidad». El Plan de Acción elaborado por la Consejería de Turismo tiene en cuenta estos aspectos diferenciales y recoge numerosas acciones promocionales tanto a nivel nacional como internacional. Los cien campos habilitados para la práctica de este deporte en Andalucía suponen un 22 por ciento del total de la oferta española. Cataluña y Castilla y León, inmediatos perseguidores, agrupan el 9,9 y el 9,7 por ciento de la oferta, respectivamente.

IVA «desproporcionado»

El segmento continúa peleando contra un 21 por ciento de IVA que los empresarios consideran «desproporcionado» porque no reconoce la condición de reclamo turístico del golf. El Gobierno central subió este porcentaje del ocho al 21 por ciento, una medida muy criticada en el sector. Como fortalezas del destino andaluz, sin embargo, los expertos citan la notoriedad del destino, con la Costa del Sol como marca de renombre internacional, el clima, el amplio número de campos y de oferta complementaria y la cercanía a los principales emisores gracias a la conectividad aérea.

Los profesionales del sector también destacan la capacidad de los campos para recuperar terrenos altamente degradados, convirtiéndolos en espacios de alto valor ambiental que devuelven la dignidad perdida a vertederos de basura, escombreras y escoriales, y recuerdan que desde hace años permanece decretada la utilización de aguas residuales para el riego del césped de los campos.