Diario Sur

Las cifras históricas de la capital avalan una ampliación de la oferta hotelera

  • Andrade avanza el interés de cadenas nacionales y extranjeras por abrir nuevos establecimientos ante los registros del sector

Que Málaga sea el destino urbano que crece a mayor ritmo en la conquista de viajeros en el país y que sea una de las dos capitales, junto a Bilbao, con una mayor rentabilidad hotelera son titulares que se repiten desde hace meses, y que han acrecentado el interés de cadenas hoteleras, nacionales e internacionales, por encontrar ubicaciones en la ciudad en las que abrir nuevos establecimientos. Las cifras históricas que cosecha el sector turístico en la capital, y que se repiten en el verano que comienza a tocar su fin, han provocado también que los inversores pongan su foco en el destino para comprar edificios y convertirlos en apartamentos turísticos. La demanda de esta modalidad de alojamiento se ha disparado un 70% en lo que va de año. Así lo explicó ayer el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, durante la presentación del balance turístico de la capital entre los meses de junio y agosto.

Andrade señaló que la capital ofrece ya al turista 38.000 camas entre las hoteleras, que superan las 13.000, y las de apartamentos y viviendas turísticas. A pesar de ello consideró que la oferta hotelera de la ciudad debe ampliarse, al margen de los proyectos ya anunciados como los del Gran Hotel Miramar, el hotel del puerto, o la ampliación, para duplicar las plazas, que ya tiene en marcha el NH Málaga. «Este verano los hoteles de la ciudad han recibido un 8% más de viajeros, casi un 5% más de pernoctaciones y la estancia media supera los dos días. Todo ello hace que la rentabilidad hotelera sea una de las más altas del país, porque el turismo crece a mayor ritmo que la media de la provincia, la regional, la nacional y la de las grandes ciudades como Madrid y Barcelona», dijo Andrade.

El concejal consideró que hay que crecer en hoteles de cinco y de cuatro estrellas superior, a lo que el director de Turismo, Javier Hernández, añadió establecimientos con amplio volumen de camas o que cubran, por ejemplo, la demanda de un turismo familiar en auge. «El debate en Málaga es seguir creciendo con calidad estable, de manera sostenible y que los ciudadanos y residentes del centro histórico quieran que vengan turistas», agregó.

Las cifras del tirón de la ciudad hablan por sí solas. Entre junio y enero, los hoteles han registrado 336.927 turistas, que han generado 723.837 pernoctaciones. Los datos del informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) constatan que la estancia media es de 2,15 días y el grado de ocupación se ha situado en el 84,6%, casi un 1,5% más que en el mismo periodo de 2015. Las previsiones apuntan a que en la recta final del año se mantendrá la tendencia, obligando a revisar al alza las expectativas del año, que se cerraría con nuevos récords: casi 1,3 millones de viajeros, casi 2,5 millones de estancias hoteleras y 1.600 millones de euros de impacto económico.