Diario Sur

Una empresa familiar malagueña impulsa una nueva cadena de hoteles boutique

Vista del spa del hotel La Viñuela, germen del proyecto de la cadena.
Vista del spa del hotel La Viñuela, germen del proyecto de la cadena. / Sur
  • B bou es la marca que se acaba de lanzar al mercado, que engloba a cuatro establecimientos y espera incorporar otros dos más el próximo año

Una empresa familiar malagueña, con raíces en el sector turístico de la Axarquía, ha lanzado al mercado una nueva cadena de hoteles boutique, exclusivos del interior. B bou irrumpe acogiendo cuatro establecimientos que comparten una misma filosofía: que el turista viva una auténtica experiencia en hoteles exclusivos de tres y cuatro estrellas. La empresaria María Herrero, impulsora y cofundadora de este proyecto junto a sus padres, su hermano Andrés y otros socios de capital andaluz, señaló que B Bou nace con los hoteles La Viñuela & Spa y Cortijo Bravo, ambos en la Axarquía; Casa Romana, en Sevilla, y Molino del Arco, en Ronda. La cadena contempla sumar otros dos establecimientos más el próximo año y prevé acometer una inversión de dos millones de euros en los próximos dos ejercicios.

Esta profesional del turismo, reconocida el pasado viernes como ‘Mejor Empresaria’ en los Premios Andalucía del Turismo, explicó que B Bou «nace de la experiencia acumulada durante 14 años en hoteles Boutique, como La Viñuela, y que hoy se cimenta en la fuerza y determinación de nuestro equipo y en la belleza y singularidades de todos nuestros hoteles, en los que se cuida muy mucho la gastronomía, se apuesta por los productos locales, y se lleva como una obsesión la excelencia en el servicio y los detalle».

Con el logo B{ }bou estos profesionales aseguran que pretenden hacer un guiño lingüístico, «que parte de ‘Somos Boutique’, pero ese ‘be’ se queda abierto para integrar a aquellos que nos visitan en esta nueva forma de hacer y que sean ellos los que transmitan las sensaciones que experimentan. En definitiva, es ilusión, deseo y sensaciones», precisó.

Interior de uno de los hoteles de B bou.

Interior de uno de los hoteles de B bou. / Sur

Los hoteles que integran esta nueva marca reúnen unas características comunes que cuentan con gran tirón en los mercados internacionales. «Reino Unido, Alemania, Polonia y Estados Unidos son los países de donde proceden la mayor parte de nuestros clientes», dijo Herrero. En este sentido, destacó que en el caso del hotel Casa Romana, un singular edificio del siglo XVIII ubicado en el casco antiguo de Sevilla, el 22% de los viajeros son americanos. «Con esta nueva marca queremos ampliar nuestra presencia en estos mercados, en los que vendemos el trato personalizado que nos caracteriza», dijo.

El germen de este proyecto está en el hotel La Viñuela, un cuatro estrellas ubicado a orillas del embalse de la Viñuela y junto al Parque Natural de la Sierra de Tejeda-Almijara. El establecimiento, con 37 habitaciones, cuenta también con salones donde celebrar congresos y eventos y un spa. El establecimiento, reconocido por su gastronomía y en el que sus propietarios invirtieron cuatro millones de euros en una reforma integral, está rodeado de 15.000 metros cuadrados de jardines.

Este es el espejo en el que se miran el resto de hoteles, que lucen ya la marca B Bou y que aúnan una oferta como la de Cortijo Bravo, un tres estrellas situado en Vélez -Málaga en un edificio contemporáneo construido rememorando un antiguo cortijo andaluz del siglo XIX. Este establecimiento cuenta con veinte habitaciones. Mientras el Molino del Arco se erige en un antiguo cortijo-almazara del siglo XVIII. Herrero destacó que «se trata de un edificio que ha estado en la misma familia por mas de cinco siglos y que en 2004 se transformó en hotel con un mimo y cuidado exquisito. El gran protagonista es un jardín mediterráneo de 10.000 metros cuadrados en el que tres jóvenes paisajistas requirieron al arquitecto, ya desaparecido, Miguel Fisac».

Temas